La huella ecológica

Combustibles y agua
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 32
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Bio
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Combustibles

El transporte es el principal causante del cambio climático: el 20% del total de las emisiones de CO2.

No existen los coches ecológicos: con el grano necesario para producir el combustible de un único depósito de un coche deportivo podría alimentarse una persona durante un año completo.

El transporte es el mayor consumidor de los derivados del petróleo y una importante fuente generadora de contaminación atmosférica.

En España, los coches causan más de 10.000 muertos y 160.000 heridos al año y provocan el efecto invernadero y cambio climático. Además, las autovías, carreteras, aparcamientos, túneles, implican la pérdida de miles de hectáreas de suelo.

Los coches invaden las calles y plazas, contaminan la atmósfera y causan ruidos. Han conseguido convertir muchos espacios públicos en aparcamientos masivos y poco respetuosos con los peatones y las calles en simples vías de comunicación con un tráfico muy denso, exasperante y peligroso.

Los coches emiten medio kilo de CO2 por cada litro de gasolina consumida, esto es el 20% del dióxido de carbono (CO2) lanzado a la atmósfera, el gas clave del efecto invernadero. Además causan la lluvia ácida al emitir el 34% de los óxidos de nitrógeno vertidos a la atmósfera.

Hábitos responsables en el consumo de combustible:

- Realizar los desplazamientos a pie. Se hace ejercicio y se contribuye a frenar la contaminación atmosférica. Se podrían ahorrar 1.000 millones de litros de combustible al año si se hiciran a pie todos los desplazamientos inferiores a 2 kilómetros que actualmente se hacen con el coche particular.

- Utilizar la bicicleta. En muchas ciudades de España ya se cuenta con carril bici para este medio de transporte.

- Utilizar los transportes públicos, es la mejor medida para descongestionar el tráfico en la ciudad y hacerla más habitable.

- Exigir mejores transportes públicos a precios populares o gratuitos, con más unidades, servicios diurnos y nocturnos, silenciosos y no contaminantes.

- Intentar compartir los viajes en coche, conducir con precaución y no superar los 90 a 120 Km/h. Evitar los acelerones y el abuso de las marchas cortas: se gasta más combustible.

- En los núcleos urbanos, respetar los límites de velocidad, no aparcar en zonas peatonales, y evitar el uso abusivo del claxon y las molestias de las alarmas.

- La contaminación acústica es un problema importante: hay que disminuir el ruido de coches y motos.

Agua

1.200 millones de seres humanos no tienen acceso a agua potable y 2.600 millones no cuentan con servicios básicos de saneamiento.

Consumiendo agua de manera responsable, se puede ahorrar 3.000 litros al año por persona.

El agua es un recurso escaso e imprescindible para vivir. Se hace muy importante convertir en gestos sencillos una serie de propósitos que se traduzcan en ahorrar el consumo de agua potable y evitar su contaminación.

Un ciudadano europeo consume cada día un promedio de 3 litros de agua para cocinar y beber, más de 40 en el inodoro y 150 en la higiene personal (duchas, baños, lavadoras...). Si a esto le sumamos los 1.700 litros correspondientes por industrias, servicios, etc., hace que el consumo de agua potable por habitante y día sea de casi 2.000 litros. Esto es un despilfarro si se compara con el consumo de un asiático (200 litros) y un africano (algo menos).

El consumo de agua en España roza continuamente el límite de las reservas. Las comarcas afectadas por restricciones son muchas todos los años.

Hábitos responsables en el consumo de agua:

- Sustituir el baño por una ducha rápida y cerrar el grifo para enjabonarse. La ducha consume poca agua y energía, cinco o seis veces menos que el baño.

- Cerrar el grifo al cepillarse los dientes, afeitarse, fregar los platos...

- Colocar botellas llenas de agua en la cisterna del inodoro. Puede ahorrar uno o dos litros cada vez que se tire de la cisterna.

- Arreglar los grifos que gotean (1 gota por segundo son 30 litros por día).

- Escoger electrodomésticos que ahorren agua. Hay lavadoras y lavavajillas que permiten lavados con media carga de agua (se ahorran de 30 a 50 litros por lavado).

- Reciclar el agua. Aprovechar el agua sin detergentes que haya podido usarse para fregar el suelo, regar las plantas...

- No tirar residuos tóxicos (aceites, pinturas, disolventes, corrosivos...) a los desagües. Echarlos a la basura envueltos en papeles y bolsas de plástico o intentar localizar algún lugar donde se hagan cargo de ellos. Por ejemplo, existen asociaciones que recogen el aceite usado para hacer jabón.

- Utilizar detergentes biodegradables.

- No dejar la vajilla mucho tiempo sin lavar, es más difícil de limpiar y se necesita mucha agua.

- Procurar ensuciar lo mínimo las aguas residuales, no tirando tampones, protege slip, o cigarros en el WC. Es conveniente tirar el papel higiénico a la papelera. El papel higiénico arrojado al WC consume más agua y se contaminan los ríos: utilizar la papelera.

- Utilizar dispositivos de ahorro de agua para grifos, cisternas, etc...
alt : guia105.pdf