FACUA Sevilla resuelve tus dudas sobre el suministro eléctrico

El precio de la luz es uno de los problemas que más afecta a la economía doméstica de los consumidores. La asociación responde a las preguntas más recurrentes acerca de la factura eléctrica.

FACUA Sevilla resuelve tus dudas sobre el suministro eléctrico

FACUA Sevilla considera que la formación es un aspecto clave en la defensa de los intereses de los consumidores en los últimos tiempos, y uno de los problemas que más ha afectado a su economía doméstica es el vertiginoso ascenso de la factura de la luz. Por ello, responde a las dudas más comunes que pueden surgir respecto a este sector.

1. Diferencias entre comercializadora y distribuidora: ¿Qué servicios prestan a los consumidores? ¿Podemos elegir libremente a nuestra comercializadora y distribuidora?

Las empresas comercializadoras se encargan de poner en venta la energía eléctrica, y los consumidores pueden escoger libremente con cuál iniciar una relación contractual.

En cambio, las empresas distribuidoras llevan el suministro eléctrico desde la red de transporte hasta los domicilios. A diferencia de las comercializadoras, no pueden escogerse libremente, puesto que cada una opera en diferentes zonas.

No obstante, cada consumidor puede identificar a su distribuidora zona a través del contrato de acceso que aparece en el desglose de las facturas. Ésta será la responsable de la calidad y continuidad del suministro eléctrico, así como de la toma de lectura de los contadores de cada uno de los usuarios finales.

2. Siendo posible la libre elección de comercializadora, si quiero cambiar ¿Puedo solicitar a la nueva que quiero contratar que se encargue de gestionar el cambio?

El cambio de una empresa a otra es un proceso gratuito. Es más, el usuario puede exigir a su nueva comercializadora que el proceso se gestione en el plazo máximo de 21 días, sin que sea admisible que las actuaciones administrativas y técnicas impidan al consumidor que se materialice la transición.

3. Escuchamos en los medios de comunicación la existencia de un mercado libre y un mercado regulado en el sector de la electricidad: ¿De qué se trata

En España, a partir de 2009 existen estos dos mercados diferenciados para la electricidad: por un lado, está el regulado y, por otro, el libre.

Como puede deducirse por su propio nombre, el mercado libre está compuesto por comercializadoras que fijan libremente el precio de forma independiente al precio del kilovatio. Es decir, las condiciones contractuales a aplicar serán aquellas que se recojan en el contrato firmado entre la empresa y el consumidor.

Cuando el usuario se disponga a firmar las condiciones contractuales que la comercializadora le ofrezca (lo que se conoce como contrato de adhesión, ya que el clausulado es redactado por una de las partes sin intervención de la otra, que se limitará a aceptar o no las condiciones contractuales recogidas en el mismo) debe tener en cuenta la posible existencia de varios factores. Entre ellos, los más relevantes son la eventual revisión de los precios recogidos en el contrato; la cláusula de penalización por rescisión anticipada del contrato -exceptuando la rescisión del contrato en caso de prórroga del contrato cumpliendo con el plazo de preaviso de 15 días a la finalización del contrato-; la obligatoriedad de contratar servicios accesorios tales como servicios de mantenimiento, así como activación de facturas electrónicas.

En cambio, en el mercado regulado, los precios de la luz lo fija el mercado mayorista de manera diaria y es supervisado por el Gobierno. Las comercializadoras que forman parte del mercado regulado ofrecen lo que se conoce como Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC).

4. En nuestras facturas de suministro eléctrico vemos los conceptos de "lectura": ¿A qué hace referencia?

Se refiere a la cifra que marca nuestro contador de la luz del suministro. Es decir, la cifra numérica que consta en la pantalla de nuestro contador.

Hasta el 1 de junio de 2021, únicamente existía una lectura (esto es, una cifra numérica que aumentaba conforme se consumía energía en el inmueble). En cambio, tras la modificación de la normativa, existen 3 lecturas distintas:

- Lectura del periodo punta.

- Lectura del periodo llano.

- Lectura del periodo valle.

A la derecha de las tres lecturas de los periodos se indica el símbolo kWh. Este concepto indica el consumo de electricidad que se ha realizado en el periodo que abarca la factura. Este consumo se multiplica por el coste del kilovatio por hora para obtener así el gasto correspondiente.

Por tanto, para comprobar que la lectura es correcta, se deben anotar las tres lecturas que constan en la pantalla del contador y cotejarlo con lo que aparece en factura.

5. ¿Qué diferencia hay entre una lectura real o una lectura estimada?

La lectura real se refiere a que en una fecha concreta, nuestra distribuidora toma la lectura de nuestro contador en los 3 periodos: punta, llano y valle.

Actualmente, la gran mayoría de los contadores disponen de telegestión, es decir, son contadores inteligentes. Esto permite que la lectura de consumo sea tomada por la distribuidora sin necesidad de que un personal de la empresa tenga que desplazarse hasta los domicilios para registrar los datos de manera analógica.

Asimismo, es posible que se den problemas en la comunicación de la lectura dentro de los sistemas. En ese caso se realiza una lectura estimada.

La lectura estimada se trata de una valoración aproximada del consumo que puede haber tenido nuestro suministro. Esta valoración se toma de acuerdo a históricos del suministro y puede ser mayor o menor del consumo real, por lo que, posteriormente, por medio de una lectura real se deberá regularizar nuestro consumo.

6. ¿Cómo se mide la energía consumida?

La energía consumida se mide a través de Kwh, por medio de la diferencia entre lecturas realizadas al principio y final del periodo de facturación. Las correspondientes a punta, llano y valle hacen referencia a kilovatios hora como indicador de la energía consumida de luz.

7. ¿ Qué es la potencia eléctrica?

La potencia determina la cantidad de energía que se puede utilizar a la vez en nuestro domicilio. Dependiendo del uso de electricidad que utilicemos en nuestro inmueble, necesitaremos más o menos potencia.

Sin perjuicio de que podemos solicitar a nuestra distribuidora el incremento de la potencia contratada, debemos tener en cuenta que dicha solicitud puede ser denegada en el caso de que la empresa detecte que la instalación del inmueble no soporte el aumento de energía.

En el caso de haber pedido un aumento de potencia y sea denegado por el motivo anterior, la distribuidora puede enviar a un profesional autorizado en el sector para que realice una adecuación de la instalación eléctrica y, posteriormente, una vez comunicado a la distribuidora, se reinicie la solicitud.

Suspensión del suministro eléctrico

8. ¿Cuándo puede la empresa distribuidora suspender ("cortar") el suministro eléctrico por impagos?

Se permite a la empresa distribuidora suspender el suministro eléctrico a consumidores (tanto en el mercado libre como en el mercado regulado) cuando hayan transcurrido al menos dos meses desde que se les hubiera sido requerido fehacientemente el pago -ya sea tanto por comercializadora y distribuidora, como por distribuidora únicamente-.

El requerimiento fehaciente de pago es aquel que se remite a la dirección del cliente por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Antes de proceder a la suspensión del suministro, la comercializadora, con una antelación de 15 días hábiles previos a la fecha de finalización del plazo de dos meses, volverá a comunicar al consumidor de forma fehaciente la fecha concreta en la que podrá suspender el suministro.

Este plazo de dos meses será ampliado a cuatro para los consumidores acogidos al bono social.

9. ¿Cuál será el contenido de la comunicación de corte de suministro?

En la comunicación deberá especificarse de forma clara el inicio del trámite de interrupción del suministro por impago. Igualmente, se fijará la fecha a partir de la que se podrá efectuar la interrupción del suministro eléctrico en caso de que no se proceda al abono de las cantidades adeudadas. Por lo tanto, también se desglosará el importe pendiente de abono.

En relación a la fecha que se fije para la suspensión del suministro eléctrico, la empresa distribuidora no podrá señalar como día para la interrupción un día festivo ni aquellos en los que, por cualquier motivo, no exista servicio de atención al cliente tanto comercial como técnica a efectos de la reposición del suministro, ni en víspera de aquellos días en que se dé alguna de estas circunstancias.

10. ¿Puede la empresa distribuidora interrumpir el suministro eléctrico por otros supuestos, distintos al impago?

Sí, la empresa distribuidora podrá interrumpir el suministro de forma inmediata en los siguientes casos:

- Cuando se haya realizado un enganche directo sin previo contrato.

- Cuando se establezcan derivaciones para suministrar energía a una instalación no prevista en el contrato.

- Cuando se manipule el equipo de medida o control o se evite su correcto funcionamiento.

La interrupción del suministro se llevará a cabo por la empresa distribuidora, comunicándose a la Administración competente, por escrito o por cualquier otro medio aceptado entre las partes.

En estos 3 casos señalados, la facturación se efectuará en función de los siguientes aspectos: en primer lugar, siguiendo un criterio objetivo -por ejemplo, teniendo en cuenta el histórico de consumo del suministro eléctrico en el domicilio en cuestión-.

En defecto de un criterio objetivo, la empresa distribuidora girará una facturación por un importe correspondiente al producto de la potencia contratada, o que se hubiese debido contratar, por 6 horas de utilización diarias durante un año. Lo anterior, sin perjuicio de las acciones penales o civiles que la distribuidora pudiera interponer en defensa de sus intereses.

Retraso en la facturación

11. En los últimos meses se están produciendo retrasos a la hora de recibir las facturas periódicas de mi consumo de electricidad: ¿Puede mi comercializadora expedir facturación de manera extemporánea?

En el caso de que existan retrasos en la facturación a los consumidores, puede provocar en el consumidor una evidente preocupación ante la posible recepción de diversas facturas, todas "de golpe". Esto ocasionaría un manifiesto descontrol de los gastos previsibles en la economía doméstica. De acuerdo a la normativa aplicable las cantidades debidas a efectos de pago podrán ser fraccionadas en tantas facturas mensuales como meses transcurrieron en el error, sin que pueda exceder el aplazamiento ni el periodo a rectificar de un año.

Autoconsumo

12. En los últimos meses podemos observar muchos anuncios sobre el "autoconsumo". ¿En qué consiste?

Técnicamente, el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica lo define como "el consumo por parte de uno o varios consumidores de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación próximas a las de consumo y asociadas a los mismos". En definitiva, consiste en producir electricidad para el consumo propio, tanto individual como colectivo (aquel en que un grupo de propietarios comparten la instalación generadora).

En el autoconsumo individual debemos tener claro que, a priori, existen dos tipos de instalaciones.

Por un lado, la instalación aislada de la red eléctrica. No dispone de conexión a la red eléctrica, por lo que únicamente tiene acceso a la energía eléctrica que previamente haya producido.

Por otro lado, la instalación conectada a la red. Es aquella en la que el consumidor produce su propia electricidad para autoconsumirla y, además, permanece conectado a la red eléctrica para los momentos en los que no dispongan de energía suficiente.

13. Dentro del tipo de instalación conectada a la red, ¿cuáles son las modalidades de autoconsumo a las que podemos acogernos?

Si disponemos de una instalación conectada a la red, podemos elegir entre el autoconsumo sin excedentes, que en ningún momento puede realizar vertidos de energía a la red, y el autoconsumo con excedentes, en el que sí se pueden realizar vertidos a las redes de distribución y transporte, ya sea compensando la factura de la comercializadora, o vendiendo ese excedente al mercado.

Verter energía producida a la red eléctrica supone que esa energía, que al principio pertenecía al usuario, pasa a ser propiedad de la empresa comercializadora con la que se tenga contratado el suministro eléctrico.

Para ello, el consumidor y la empresa deberán pactar el precio de la energía vertida a la red eléctrica, que se verá reflejado en su factura a través de descuento, siempre y cuando se cumpla con una serie de condiciones. Dichos requisitos se recogen en el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, y son los siguientes:

-"Que la fuente de energía primaria sea de origen renovable".

-"Que la potencia total de las instalaciones de producción asociadas no sea superior a 100 kW".

-"Si resultase necesario realizar un contrato de suministro para servicios auxiliares de producción, que el consumidor haya suscrito un único contrato de suministro para el consumo asociado y para los consumos auxiliares de producción con una empresa comercializadora, según lo dispuesto en el artículo 9.2 del presente real decreto".

-"Que el consumidor y productor asociado hayan suscrito un contrato de compensación de excedentes de autoconsumo definido en el artículo 14 del presente real decreto".

- "Que la instalación de producción no tenga otorgado un régimen retributivo adicional o específico".

Por tanto, el usuario tiene posibilidad de elegir en qué modalidad de autoconsumo situarse, dependiendo de la relación que finalmente quiera tener con la Red Eléctrica. De este modo, podrá optar por el autoconsumo aislado si pretende autoabastecerse, mientras que, si no desea "desconectarse por completo", podrá contratar la compensación o venta de excedentes y de esta manera continuar vinculado a una comercializadora de su elección y la distribuidora de su zona.

14. ¿Qué pasos debo seguir para la instalación de autoconsumo que permite la compensación de energía (modalidad de compensación de excedentes)?

La instalación de autoconsumo con modalidad de compensación de excedentes se encuentra sujeto a una serie de trámites para legalizar la instalación:

- En primer lugar, se debe contar con un proyecto o memoria técnica de la instalación, que será elaborado por el instalador autorizado (conforme el Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión). En él se hará constar información relativa a la instalación, las características técnicas de los equipos, así como los costes de instalación, entre otros aspectos.

- Más tarde, solicitar licencia de obra aportando el proyecto o memoria técnica de la instalación.

- Una vez se haya concedido la licencia de obra, se podrá iniciar el proceso de instalación.

- Después, el instalador autorizado debe legalizar la instalación ante la administración autonómica competente, a través de la entrega de un boletín firmado.

Finalmente, la administración autonómica competente gestionará de oficio la inscripción de la instalación en el registro administrativo de instalaciones de producción de energía eléctrica, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

- Por último, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico comunicará a la empresa comercializadora el CUPS (Código Unificado de Punto de Suministro) donde se ha efectuado la instalación de autoconsumo legalizada, para que la empresa y el usuario pacten el precio al que se compensarán los excedentes.

15. Voy a firmar un contrato de arrendamiento, ¿Debo poner el contrato de suministro eléctrico a mi nombre?

Es frecuente que a la hora de contratar el arrendamiento de la que va a ser nuestra vivienda, se haga referencia en el contrato a todas las cuestiones relativas al pago del suministro eléctrico, dejando en el olvido quién debe aparecer como titular del mismo. Según la normativa aplicable, "el titular deberá ser el efectivo usuario de la energía".

Esto quiere decir que debe cambiarse el contrato de suministro a nombre del inquilino mientras dure el arrendamiento.

Además, tiene diversas consecuencias legales: En primer lugar, el obligado a pagar frente a la empresa comercializadora es directamente el inquilino, quedando al margen el arrendador, al que no se le podrá exigir ninguna responsabilidad.

En segundo lugar, finalizado el alquiler, el arrendatario deberá dar de baja el servicio. No obstante, es una práctica habitual que se llegue al acuerdo de que el propietario gestione el cambio de titular en un corto plazo para no generar sobrecostes en la vivienda.

Por último, es importante asegurarse del efectivo cumplimiento, por parte del casero, del acuerdo acerca del cambio de titular, ya que en el caso de que no se dé de baja el servicio o no se cambie el titular del suministro, el usuario puede llevarse la sorpresa de que se le requiera para el pago de facturas de electricidad de periodo posterior a la finalización del contrato.

Ante esta circunstancia, la única vía legal posible será la de exigir al propietario los gastos de dichas facturas previamente abonadas a la entidad comercializadora.

16. ¿Cómo puedo reclamar si me he visto afectado por una vulneración de mis derechos en el suministro eléctrico?

Con la normativa actual, se debe realizar la reclamación contra la comercializadora para que ésta responda o, dependiendo de la responsabilidad, se tramite la reclamación ante la distribuidora “en nuestra representación”.

En caso de que la reclamación no resulte fructífera, desde FACUA Sevilla, teniendo en cuenta la complejidad de la normativa aplicable, se recomienda que se acuda a las asociaciones de consumidores que tramiten reclamaciones de forma directa con la empresa para que, por medio de sus mecanismos, se dé solución al problema planteado.

Desde la administración competente en consumo también se podrá asesorar y orientar respecto a la reclamación.

Algunas empresas del sector están adheridas al Sistema Arbitral de Consumo, por lo que en esos supuestos se entiende que es una vía rápida y gratuita para dar una solución al conflicto planteado.

En caso de reclamación, los consumidores deben:

1- Pedir las hojas de reclamaciones en una oficina de la empresa.

2- Cumplimentarla con sus datos personales y exponer de forma clara el motivo.

3- Pedir a la persona que la recepcione que la selle y la firme.

4- De los tres ejemplares, uno es para la propia empresa, otra es para entregar en la administración de consumo o en una asociación de consumidores y la otra la debe guardar el consumidor.

5- Presentar el ejemplar correspondiente a la administración, acompañando las fotocopias de la documentación relacionada con la reclamación (como el contrato o las facturas, pero también la publicidad concerniente al servicio) en la autoridad competente en consumo o en asociaciones de consumidores, como FACUA Sevilla.

Además de poder reclamar ante la empresa y de intentar iniciar el arbitraje de consumo, puede presentarse reclamación ante la delegación competente en materia de energía.

Esta información forma parte de una campaña de FACUA Sevilla subvencionada por el Servicio de Consumo del Ayuntamiento de Sevilla.

 

Ya somos 249.541