Ocio

De vuelta al gimnasio

Tras la vuelta del verano, son muchas las personas que deciden acudir a uno de estos establecimientos. ¿Qué derechos protegen a los usuarios de estos negocios?

Por Alejandro García

Finaliza el periodo estival y con ello la ciudadanía abraza a dos grandes tradiciones de esta nueva época del año: la depresión posvacacional y la vuelta a los gimnasios. Respecto a lo primero, no puedo más que solidarizarme, desear mucho ánimo y recomendar la práctica de ejercicio físico, lo cual nos lleva precisamente al objeto del presente artículo, el regreso al gimnasio y, con ello, los derechos de sus usuarios.

Son muchos los gimnasios que ofrecen una amplia carta de servicios deportivos para tratar de diferenciarse de la competencia para llegar a una mayor población que decida contratar sus servicios. Para ello, suelen ofrecer un calendario repleto de diferentes actividades guiadas (yoga, zumba, pilates, GAP...) dentro de un dilatado horario que abarca desde la mañana hasta la noche.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 42.767