Bio

Cuidado con los falsos adelgazantes

La vuelta tras las vacaciones de verano suele conllevar algunos kilos de más, que se convierten en el objetivo de distintas marcas que intentan vendernos productos con propiedades supuestamente adelgazantes.

Por Miguel Ángel Serrano

Todas las épocas del año suelen tener campañas publicitarias específicas que buscan recordar a los consumidores que existen productos que pueden adquirir para cubrir sus necesidades estacionales. Cuestión distinta es si tales necesidades son reales o si el mercado es quien realmente las provoca. Esto sería otro debate.

Entre las campañas publicitarias clásicas del final del verano encontramos las dirigidas a la vuelta al colegio, que la inmensa mayoría de los niños esperan con ilusión y alegría desmesurada (nótese aquí la ironía) y la publicidad encaminada a eliminar los kilos adquiridos por los excesos de las dietas veraniegas. En este segundo caso, a su vez encontramos dos modalidades, los anuncios dirigidos a incentivar la práctica de algún deporte (generalmente matricularse en un gimnasio o centro deportivo equivalente), y los anuncios de determinados productos destinados a que la persona adelgace sin realizar los arduos esfuerzos que puede implicar una dieta estricta y/o el ejercicio físico constante.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 42.767