Estás en facuainforma» 2005» 30 de marzo

Pulsa sobre la imagen para sumarte a la campaña.

 

FACUA emprende una campaña por la modificación de la Ley de Propiedad Intelectual para acabar con los sistemas anticopia y el canon

La Federación solicita al Gobierno y todos los grupos del Congreso y el Senado la modificación de la Ley para acabar con prácticas que recortan derechos de los usuarios de forma injusta y arbitraria.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha puesto en marcha a través de su portal en Internet una campaña de recogida de firmas para reivindicar la modificación del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual para acabar con los sistemas anticopia en obras musicales y audiovisuales, que recortan los derechos de los usuarios, y la actual imposición de un canon injusto y arbitrario por la compra de CDs y DVDs vírgenes.

Los internautas pueden sumarse a la campaña dirigiendo al Gobierno y los grupos con representación en el Congreso y el Senado el manifiesto elaborado por FACUA en la web FACUA.org/noalcanon.

FACUA ha dirigido una carta a los ministerios de Cultura, Sanidad y Consumo e Industria, Turismo y Comercio, y a todos los grupos políticos del Congreso y el Senado, en la que solicita la modificación del artículo 25 de la Ley de forma que en el establecimiento de remuneraciones para compensar los derechos de propiedad intelectual no sólo queden excluidos, como hasta la fecha, los programas de ordenador, sino también los soportes en CD y DVD, los equipos informáticos, las conexiones a Internet y cualquier otro dispositivo informático y sistemas de almacenamiento o reproducción digital.

Actualmente, al adquirir CDs y DVDs vírgenes los usuarios pagan un elevado canon establecido de forma injusta y arbitraria, ya que se abona independientemente de que el destino de estos soportes sea la reproducción de música y películas o la de otros archivos no protegidos por derechos de autor, como por ejemplo sus propias fotografías.

Asimismo, la Federación demanda que quede reconocido expresamente como un derecho del usuario la reproducción para uso privado, en el artículo 31 de la norma, a fin de acabar con la utilización de sistemas anticopia en obras musicales y audiovisuales, los cuales son fácilmente sorteados por las mafias de la piratería y no hacen más que limitar al usuario la posibilidad de realizar copias de sus discos digitales para, por ejemplo, disfrutarlos en los reproductores de MP3.

FACUA denuncia que los sistemas anticopia que utilizan multinacionales de la industria discográfica como Sony, EMI o Warner no hacen más que ayudar a las mafias que se dedican a la piratería.

La Federación advierte que las discográficas saben perfectamente que cualquier sistema anticopia que se utilice en un soporte digital puede ser sorteado sin demasiados problemas por los piratas, por lo que los principales perjudicados son los usuarios que pagan los elevados precios de los discos originales para recibir a cambio un producto cargado de deficiencias.

El sistema anticopia provoca en el CD un defecto que hace que no funcione en determinados reproductores de CD de automóviles y ordenadores personales. Además, los usuarios que carecen de programas informáticos (perfectamente legales y de venta en los mismos establecimientos que comercializan los discos) capaces de sortear los mecanismos anticopia, ven imposibilitada la conversión de los archivos de audio para escucharlos en los reproductores de MP3.

Por ello, FACUA cree que los usuarios que se encuentran con estos problemas dejarán paulatinamente de comprar discos originales y, lamentablemente, muchos de ellos acabarán adquiriendo la música en el mercado pirata.

FACUA considera que el hecho de que las multinacionales intenten impedir a millones de consumidores que utilicen los productos que esas mismas empresas han introducido en su vida cotidiana sobrepasa la obscenidad. ¿Cómo puede Sony poner en el mercado discos con esos sistemas anticopia si ella misma vende, CDs grabables, grabadoras de CDs, reproductores de CDs para ordenadores personales y automóviles y reproductores de MP3? ¿Acaso pretenden los proveedores de Internet que los usuarios contraten los servicios que les permiten descargar archivos a alta velocidad para otra cosa que, precisamente, descargar archivos a alta velocidad?