Salud

  • Aditivos alimentarios
    ¿Cómo puedo reconocer los aditivos alimentarios?

    Los aditivos alimentarios al incorporarse a los alimentos se convierten en un componentes de estos y deben figurar en el etiquetado de los alimentos como ingrediente, bien por su nombre o por su número E. De esta forma, el etiquetado proporciona información al consumidor que le va a permitir elegir o evitar consumir alimentos que contengan determinados aditivos.

    Para facilitar su uso, etiquetado y ser reconocibles internacionalmente se nombran mediante un código de una letra (que si son de la normativa europea es la "E") seguida de tres cifras; la cifra de las centenas hace referencia al tipo de aditivos, clasificados en los siguientes cuatro grupos:

    1.Colorantes.

    2.Conservantes.

    3.Antioxidantes.

    4.Estabilizantes. Las otras cifras corresponden, además del aditivo, a la familia y a la especie. Las demás categorías son solamente provisionales y tienden a modificarse frecuentemente. En España existen aún aditivos que empiezan por la letra "H", lo cual indica que aunque están recogidos en la normativa española, aún no están reconocidos en la europea.

    ¿Cuándo se pueden utilizar los aditivos alimentarios?
    El Código Alimentario Español sólo contempla la utilización de aditivos si: - Existe una necesidad manifiesta y representa una mejora evidente sobre las condiciones de los alimentos. - Se ha comprobado experimentalmente que su uso está exento de peligro para el consumidor. - Reúnen las debidas condiciones de pureza. - Pueden identificarse en los alimentos mediante métodos analíticos sencillos. Se prohíbe la utilización de aditivos siempre que exista la posibilidad de lograr los mismos efectos por otros métodos, si puede provocar engaño al consumidor por enmascarar la verdadera calidad del alimento, si disminuye el valor nutritivo de los alimentos o si los alimentos a los que se agregan pueden ser una parte importante de la ración de grupos vulnerables (lactantes, niños).
    ¿Para qué sirven los aditivos alimentarios?
    Según la función para la que sirven, se suelen clasificar en: - Modificadores de los caracteres organolépticos: influyen sobre el color, sabor y olor, como son el caso de los colorantes, potenciadores del sabor, edulcorantes y sustancias aromáticas. - Estabilizadores de las características físicas: emulgentes, espesantes, antiapelmazantes, ablandadores y reguladores del pH. - Inhibidores de alteraciones de tipo químico como son los antioxidantes o biológicos. - Mejoradores y correctores: utilizados en la panificación, vinificación y en la regulación de la maduración de productos cárnicos o del queso.
    ¿Qué aditivos alimentarios se pueden utilizar?
    El uso de aditivos está regulado por Ley y en el Código Alimentario Español y las Reglamentaciones Técnico Sanitarias que lo desarrollan y fijan las condiciones generales para su autorización. España tiene las denominadas "listas positivas" donde se reflejan todos aquellos aditivos que la Ley permite y que van actualizándose a lo largo del tiempo en función de los nuevos conocimientos. Existe además una referencia internacional dada por el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios que evalúa estos productos y revisa su seguridad. De esta forma, las Directivas Europeas que posteriormente se incorporan a la legislación nacional de los Estados miembros gozan de la máxima seguridad. Con el fin de controlar al máximo la dosis incorporada de aditivos al alimento, se ha establecido el IDA (Ingesta Diaria Admisible o Dosis Diaria Aceptable), que expresa en miligramos el aditivo por Kg. de peso corporal, es decir, la dosis que el ser humano puede consumir durante un periodo prolongado, incluso durante toda la vida, sin peligro para la salud.
    ¿Qué son los aditivos alimentarios?

    Los aditivos alimentarios se definen, según el Código Alimentario Español, como las sustancias que pueden ser añadidas intencionadamente a los alimentos y bebidas con el fin de modificar sus caracteres, sus técnicas de elaboración o conservación o para mejorar su adaptación al uso al que son destinados. Los aditivos alimentarios se diferencian de otros componentes de los alimentos en que se añaden voluntariamente, no pretenden enriquecer el alimento en nutrientes y solamente se utilizan para mejorar alguno de los aspectos del alimento, como son el tiempo de conservación, la mejora del sabor, del color, de la textura, etc.

    Los aditivos no se consumen como alimentos ni se usan como ingredientes característicos en la alimentación, independientemente de que tengan o no valor nutritivo.

  • Etiquetado de alimentos

    ¿Cómo debe ser la presentación de la etiqueta en un producto de alimentación?

    La etiqueta es uno de los medios de control de la seguridad de los alimentos. La normativa en relación al etiquetado de alimentos establece que:

    - Debe ser legible, comprensible, indeleble y fácilmente visible.

    - Debe decir la verdad y no inducir a error al consumidor, no resultar confusa especialmente sobre las características del producto alimenticio y, en particular, sobre su naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, origen o procedencia y modo de fabricación o de obtención

    La normativa sobre etiquetado prohíbe que éste:

    - Atribuya al producto efectos o propiedades que no posea.

    - Sugiera que el producto alimenticio posee características particulares, cuando todos los productos similares tengan estas mismas características.

    - Atribuya  al producto propiedades preventivas, terapéuticas o curativas de una enfermedad humana que no posea (exceptuando las aguas minerales y los productos destinados a una alimentación especial, como es el caso de los alimentos sin gluten para celíacos).

    Estas prohibiciones se aplicarán igualmente a la presentación de los productos alimenticios (en especial, a la forma o al aspecto que se dé a éstos o a su envase, al material usado para éste y a la forma en que estén dispuestos, así como al entorno en que estén expuestos) y a la publicidad.

    ¿Cómo puedo conocer el contenido de cafeína de una bebida?

    Las bebidas que contienen cafeína, en proproción superior a 150 mg/l, deben tener la siguiente advertencia: “Contenido elevado de cafeína: No recomendado para niños ni mujeres embarazadas o en período de lactancia”.

    Además, esta indicación debe situarse en el mismo campo visual que la denominación de la bebida, especificando, entre paréntesis, el contenido de cafeína del producto (expresado en mg por 100 ml).

    ¿Cómo puedo conocer si un alimento ha sido descongelado antes de haberlo comprado?

    Los alimentos que han sido descongelados antes de que los hayas adquirido deben incluir en su denominación “descongelado”, excepto en los casos en los que:

    1) sólo hayan sido descongelados algunos ingredientes presentes en el producto final,

    2) sean alimentos para los que la congelación es un paso tecnológicamente necesario en el proceso de producción,

    3) la descongelación no tiene un impacto negativo sobre la seguridad o la calidad de los alimentos.

    ¿Cuáles son los alérgenos/ingredientes sobre los que se debe facilitar información de forma destacada?

    El Reglamento incluye catorce alimentos/categorías de alimentos sobre los que se debe facilitar información de forma destacada. Éstos pueden constituir el producto en sí o formar parte de la lista de ingredientes del alimento que se adquiere y son:

    - Cereales que contengan gluten; entre ellos trigo, centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas y productos derivados. Pueden formar también parte de panes, rebozados, pastas, masas, entre otras.

    - Crustáceos y productos a base de crustáceos. Pueden estar presentes también en salsas, cremas, rebozados.

    - Huevos y productos a base de huevo. Pueden aparecer como ingrediente de salsas, empanados, platos preparados, pasteles, entre otros.

    - Pescado y productos a base de pescado. Pueden formar parte también de sopas, pastillas de caldo, pizzas, entre otros.

    - Cacahuetes y productos a base de cacahuetes. Puede encontrarse también en aceites, chocolates, cremas, entre otros productos.

    - Soja y productos a base de soja. Puede estar presente en aceites, harinas, postres, entre otros.

    - Leche y sus derivados (incluida la lactosa). Puede encontrarse en fiambres, yogures, tartas, helados y otros postres, mantequillas, entre otros.

    - Frutos de cáscara, es decir, almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, pistachos, nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados. Pueden también ser ingrediente de bombones, galletas, panes, aceites, entre otros productos.

    - Apio y productos derivados. Puede encontrarse en sopas, salsas, cremas, condimentos, etc.

    - Mostaza y productos derivados. Puede formar parte de panes, salsas, snacks, currys, entre otros.

    - Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo. Puede encontrarse en aceites, harinas, pastas, etc.

    - Dióxido de azufre y sulfitos. Puede emplearse como conservante en zumos, productos cárnicos, frutas desecadas, vegetales, etc.

    - Altramuces y productos a base de altramuces. Pueden estar presentes en panes, harinas, pasteles, entre otros productos.

    - Moluscos y productos a base de moluscos. Pueden encontrarse en salsas, sopas, preparados para platos, etc.

    ¿En qué idioma debe presentarse la información alimentaria?

    La información alimentaria obligatoria debe facilitarse, forzosamente, en una lengua que comprendan fácilmente los consumidores de los Estados donde se comercializa el alimento.

    Las indicaciones obligatorias del etiquetado de productos que se comercializan en España deben expresarse, al menos, en español. En el caso de productos tradicionales elaborados y distribuidos exclusivamente en el ámbito de una comunidad autónoma con lengua oficial propia, pueden expresarse en la lengua oficial propia de dicha comunidad autónoma. 

    ¿En qué parte del envase debe aparecer la información referida al contenido neto del producto?

    En los artículos constituidos por dos o más envases individuales que contengan la misma cantidad y producto, deberá indicarse en la etiqueta la cantidad neta de éste, mencionando la contenida en cada envase individual y el número total de éstos.

    Esta información sólo puede omitirse en el caso de que el número total de envases individuales pueda verse y contarse claramente desde el exterior y cuando pueda verse claramente desde el exterior, al menos, una indicación de la cantidad neta contenida en cada envase individual.

    Cuando un artículo envasado esté constituido por dos o más recipientes individuales que no se consideren unidades de venta (por ejemplo, packs de yogures), deberá informarse acerca de la cantidad neta de producto, mencionando la cantidad neta total y el número total de envases individuales.

    ¿Es obligatorio que las etiquetas indiquen las calorías de un producto?

    La indicación de las calorías en un producto alimentario forma parte de la información nutricional dentro del etiquetado.

    Entra dentro de esta denominación, toda información que aparezca en la etiqueta en relación con el valor energético y los nutrientes como proteínas, hidratos de carbono, grasas, fibra alimentaria, sodio y vitaminas y algunas sales minerales.

    La información nutricional deberá constar en la etiqueta a partir del 13 de diciembre de 2016. No obstante, cuando un alimento facilite la información nutricional de forma voluntaria o deba ofrecerla por hacer declaraciones nutricionales o de propiedades saludables, o por tratarse de un alimento al que se han adicionado vitaminas, minerales u otras sustancias, deberá cumplir con las nuevas exigencias a partir del 13 de diciembre de 2014.

    ¿Es obligatorio que los alimentos faciliten la información nutricional?

    La información nutricional debe aparecer obligatoriamente en prácticamente todos los alimentos envasados a partir del 13 de diciembre de 2016. 

    A partir de la fecha señalada, esta información deberá figurar en el etiquetado (de forma agrupada y en el mismo campo visual), tanto en lo que se refiere a composición de grupos de nutrientes (grasas totales y saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal) como también del valor energético por 100g o por 100ml. Además, dicha información nutricional también podrá expresarse, sin ser obligatorio, “por porción”.

    De forma voluntaria, la información podrá complementarse con los valores de otros nutrientes como ácidos grasos mono o poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria, vitaminas o minerales. Además, la etiqueta podrá repetir la información nutricional en la cara principal del envase, sin ser esto algo obligatorio.

    Esta información nutricional obligatoria será aplicable a prácticamente todos los alimentos envasados, con la excepción de los suplementos alimentarios, el agua mineral, las infusiones de hierbas, la sal, el café, el té, las bebidas alcohólicas y los envasados pequeños.

    Los alimentos no envasados estarán exentos del etiquetado nutricional, salvo que los Estados miembros, dentro de su ámbito nacional, decidan lo contrario.

    ¿Es posible conocer el país de origen de los productos que consumo? 

    Hasta abril de 2015 únicamente era obligatoria la indicación de origen para la carne de vacuno y los productos a base de carne de vacuno, desde la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina, así como para la miel, las frutas y hortalizas, el pescado y el aceite de oliva, además de aquellos casos en los que la omisión de la indicación de origen pudiera suponer un engaño al consumidor.

    Desde el 1 de Abril de 2015, en virtud del Reglamento de Ejecución (UE) nº 1337/2013 de la Comisión, también lo es para la carne fresca de cerdo, ovino, caprino y aves de corral. De este modo, en la etiqueta de la carne destinada al suministro al consumidor final o a las colectividades, debe indicarse el país de cría y el país de sacrificio de la carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y aves de corral, además del código del lote que identifica la carne suministrada al consumidor o a las colectividades.

    En este sentido, podrás encontrar en la etiqueta información relativa al país de cría bajo la indicación que responda al siguiente formato: “País de cría: (nombre del Estado miembro o tercer país)”.

    Asimismo, podrás encontrar la información correspondiente al país de sacrificio bajo la indicación que responda al siguiente formato: “País de sacrificio: (nombre del Estado miembro o tercer país)”.

    En el caso de que el animal haya nacido y haya sido criado y sacrificado en el mismo Estado miembro de la Unión Europea, dicha información te será facilitada teniendo en cuenta la siguiente indicación: “Origen: (nombre del Estado miembro o tercer país)”.

    ¿Existen excepciones a la información obligatoria?

    En el caso de que la superficie de mayor tamaño del envase del producto sea inferior a 10 cm² (una cajetilla de chicles, por ejemplo), sólo resulta obligatorio ofrecerte información relativa al nombre del alimento, los posibles ingredientes que puedan causar alergias/intolerancias, la cantidad neta de producto y la fecha de duración mínima/fecha de caducidad.

    Pese a ello, si estás interesado/a en conocer la lista de ingredientes del producto que pretendes adquirir podrás tener acceso a dicha información a través de otros medios y, en cualquier caso, deberán facilitártela si la solicitas. 

    ¿Pueden comerse las envolturas de los embutidos?

    Los productos que se presentan embutidos pueden ser introducidos en una tripa natural o en una envoltura artificial.

    Las envolturas artificiales que suelen emplearse para este tipo de productos pueden ser de colágeno (extraído de las pieles de los bovinos) o sintéticas (entre las que se encuentran las envolturas de plástico empleadas normalmente en el caso de embutidos cocidos como las mortadelas o los chópedes, entre otros productos).

    En caso de que la envoltura en la que se presente el producto no sea comestible, el etiquetado del producto debe informar de esta característica.

    ¿Puedo conocer la fecha de congelación de un alimento?, ¿de qué productos?

    En los productos cárnicos, preparados de carne y productos pesqueros no transformados, es obligatorio que se informe de la fecha de congelación o primera congelación. Esta información aparece en la etiqueta del producto bajo la expresión “fecha de congelación: …”, la cual deberá ir acompañada de la fecha en concreto o una referencia al lugar de la etiqueta donde ésta se indica (por ejemplo, “fecha de congelación: ver en parte posterior” o “fecha de congelación: 03/08/2015”).

    Hay que tener en cuenta que en los “productos de la pesca no transformados” se incluyen, según la Comisión, aquellos que han sido “divididos, partidos, seccionados, rebanados, deshuesados, picados, pelados o desollados, triturados, cortados, limpiados, desgrasados, refrigerados, congelados, ultracongelados o descongelados”, lo que implica que, en caso de haber sido congelados y, pese a que se presenten en estas formas, también deberá facilitársete la fecha de congelación o primera congelación.

    ¿Qué datos deben aparecer en la etiqueta de un producto de alimentación?

    El etiquetado de los productos alimenticios requerirá, salvo las excepciones previstas en la norma, las siguientes indicaciones obligatorias:

    -La denominación de venta del producto.

    - Identificación de la empresa: el nombre, la razón social o la denominación del fabricante o el envasador o de un vendedor establecido dentro de la Unión Europea y, en todo caso, su domicilio.

    -La lista de ingredientes.

    - La cantidad de determinados ingredientes o categoría de ingredientes.

    - La cantidad neta, para productos envasados.

    - La fecha de duración mínima o la fecha de caducidad.

    - Las condiciones especiales de conservación y de utilización.

    - Modo de empleo.

    - Lote.

    - Lugar de origen o procedencia.

    - El grado alcohólico en las bebidas con una graduación superior en volumen al 1,2 por 100.

    ¿Qué es la información nutricional?

    La información nutricional de un alimento hace referencia a la presencia del valor energético y de determinados nutrientes en los alimentos. Además, permite la comparación entre productos y la selección de aquellos que se adapten mejor a nuestras necesidades dietéticas. Es importante que los consumidores dispongan de información suficiente sobre el contenido nutricional de los productos, no sólo porque tengan derecho a saber qué contienen los alimentos que consumen, sino también porque esta información permite realizar elecciones alimentarias correctas y seguir una dieta saludable y equilibrada.

    ¿Qué es una declaración de propiedades saludables?

    Cualquier declaración que afirme, sugiera o dé a entender que existe una relación entre una categoría de alimentos, un alimento o uno de sus constituyentes, y la salud; como por ejemplo la Vitamina D favorece la absorción del calcio” o los “fitosteroles pueden reducir el colesterol en la sangre”.

    Estas declaraciones para poder constar en un producto deben seguir un procedimiento de autorización que varía según el tipo de declaración y que se regula en el Reglamento Europeo número 1924/2006 y cuyo reglamento de autorización establece las condiciones de uso de la declaración.

    ¿Qué es una declaración nutricional?

    Cualquier declaración que contenga el producto que afirme, sugiera o dé a entender que un alimento posee propiedades nutricionales benéficas específicas con motivo de su aporte o no aporte energético (valor calórico) o los nutrientes u otras sustancias que aporta o no.  Como por ejemplo la declaración “bajo contenido en grasa” o “Fuente de proteínas”.

    Sólo se pueden indicar aquellas que se encuentran autorizadas por el Reglamento Europeo número 1924/2006. 

    ¿Qué hago si compruebo que la etiqueta informativa de un producto alimentario no coincide con su contenido?

    Si un producto no cumple las expectativas esperadas, publicitadas y garantizadas se podrá interponer una queja, mediante hoja de reclamaciones o escrito explicativo ante el establecimiento de compra y ante el fabricante del mismo. Si no se obtiene respuesta o ésta no es satisfactoria, podrás dirigirte a las administraciones competentes en materia de Consumo para denunciar el citado producto, con la finalidad de que se inicie un procedimiento de regulación, en su caso, o la retirada del mercado del mismo.

    ¿Qué información debe aparecer en la etiqueta respecto a los aceites/grasas de origen vegetal presentes en los alimentos?

    La presencia de aceites/grasas de origen vegetal debe indicarse de forma agrupada en la lista de ingredientes, con la designación aceites vegetales y grasas vegetales.

    Además, resulta obligatoria la información del origen de cualquier aceite y grasa vegetal presentes en los alimentos, de modo que tras las designaciones mencionadas, deberá seguir una lista con el origen específico vegetal (por ejemplo, aceite de palma y coco), el cual podrá complementarse con la expresión en proporción variable.

    De igual modo, en caso de que los aceites/grasas de origen vegetal presentes en el alimento hayan sido hidrogenados, podrás obtener esta información buscando las indicaciones totalmente hidrogenado o parcialmente hidrogenado.

    ¿Qué información especial debe facilitarse respecto de las bebidas alcohólicas?

    Las bebidas que tengan más de un 1,2% en volumen de alcohol (entre las que se incluyen los “alcopops” o refrescos con alcohol), además de incluir la información común obligatoria de todos los alimentos, deben contener la cifra correspondiente a su grado alcohólico,  seguida de la expresión “% vol.”. Optativamente, dicha expresión podrá estar precedida por la palabra “alcohol” o su abreviatura “alc.”, por lo que podrás conocer la información relativa a este aspecto en las siguientes formas: por ejemplo, “12% vol.”, “alcohol 12% vol.” ó “alc. 12% vol”. En cuanto a las bebidas alcohólicas con más del 1,2% de alcohol, éstas no están obligadas a incluir lista de ingredientes ni a facilitar información nutricional.

    ¿Qué son la fecha de duración mínima o consumo preferente y la fecha de caducidad?

    Tanto la fecha de duración mínima como la de caducidad deben aparecer indicadas siempre en la etiqueta de un producto, independientemente del tamaño del envase de éste.

    La fecha de duración mínima es aquella hasta la que el alimento conserva sus propiedades específicas cuando se almacena correctamente. Debe aparecer en la etiqueta en alguno de estos dos formatos diferentes:

    - “Consumir preferentemente antes del…”, seguido del día/mes/año.

    - “Consumir preferentemente antes del fin de…”, seguido de mes/año o solo año.

    Además, las expresiones anteriores pueden ir acompañadas de la referencia al lugar donde se indica en la etiqueta dicha información (por ejemplo, “consumir preferentemente antes del… ver tapón”).

    Asimismo, existen ciertas excepciones a la obligación de indicar la fecha de duración mínima, en concreto, las relacionadas con los siguientes productos:

    - Frutas y hortalizas frescas, incluidas las patatas, que no hayan sido peladas, cortadas o sometidas a cualquier otro tratamiento similar (sin incluir las semillas germinantes y productos similares, como los brotes de leguminosas).

    - Vinos, vinos de licor, vinos espumosos, vinos aromatizados y productos similares obtenidos a partir de frutas distintas de la uva, así como las bebidas del código NC 2206 00 obtenidas a partir de uvas o mostos de uva.

    - Bebidas con una graduación de un 10 % o más en volumen de alcohol.

    - Productos de panadería o repostería que, por su naturaleza, se consumen normalmente en el plazo de veinticuatro horas después de su fabricación.

    - Vinagres.

    - Sal de cocina.

    - Azúcares en estado sólido.

    - Productos de confitería consistentes casi exclusivamente en azúcares aromatizados o coloreados.

    - Chicles y productos similares.

    La fecha de caducidad es aquella a partir de la cual el producto no se considera seguro para la salud humana. Se utiliza para alimentos microbiológicamente muy perecederos y que puedan suponer un peligro inmediato después de un corto periodo de tiempo (como la carne picada o el pescado fresco). Puedes encontrarla, en la etiqueta de cada porción envasada del producto, en el siguiente formato:

    - “Fecha de caducidad…”, seguido del día/mes y, eventualmente, el año.

    Al igual que sucede con la fecha de duración mínima, la expresión anterior puede ir acompañada de la referencia al lugar donde se indica en la etiqueta dicha información (por ejemplo, “fecha de caducidad… ver tapón”).

    Además, la fecha de caducidad debe completarse con las condiciones de conservación del producto alimenticio que pretendas adquirir.

    Finalmente, debes tener presente que, en virtud del art. 5 del Real Decreto 1808/1991, de 13 de diciembre, en caso de que se indique en el etiquetado la fecha de duración mínima o la fecha de caducidad, no resulta obligatoria la indicación del lote de su producto, si dicha fecha señala, de forma clara y en orden, el día y el mes.

    ¿Tiene que aparecer el lugar de origen en la fruta?

    Sí, entre el contenido mínimo obligatorio en el etiquetado de la fruta tiene que aparecer el origen del producto, indicando la zona de producción. Para los productos importados se indicará el país de origen.

    ¿Tienen las etiquetas de los alimentos que indicar o advertir de la presencia de gluten? 

    Sí. Los productos aptos para celíacos tendrán que indicar “sin gluten” cuanto tal y como se venden al consumidor final no contienen más de 20 mg/kg de gluten; o “muy bajo en gluten”, cuando este nivel sea inferior a 100 mg/kg en el alimento.

    En lo referido a productos “sin envasar”, sólo es obligatorio declarar el cereal, y se indicará la presencia de gluten junto con el nombre del cereal de manera voluntaria; siendo optativo señalar la existencia de gluten. 

    ¿Tienen los envases que informar sobre la cantidad neta de producto que se ofrece?

    La cantidad neta de producto tiene que indicarse siempre en la etiqueta, independientemente del tamaño de su envase. Solo podrá omitirse dicha información en los siguientes casos:

    1) cuando el alimento pueda sufrir pérdidas considerables de volumen o masa, y se venda por unidades o se pese ante el comprador (por ejemplo, el caso de las frutas o vegetales frescos),

    2) cuando la cantidad neta sea inferior a 5g o 5 ml (excepto en el caso de especias y plantas aromáticas),

    3) cuando se vendan por unidades, si el número de artículos pueden verse y contarse claramente desde el exterior o se indique en el etiquetado.

    Además, tienes que saber que debe acompañarse el peso neto escurrido en aquellos alimentos que se presenten en un líquido de cobertura (por ejemplo, salmueras, vinagres, sustancias edulcorantes, etc.). En los alimentos glaseados, el peso del glaseado no deberá tenerse en cuenta a la hora de indicar el peso neto del producto.

    En el caso concreto de los alimentos glaseados debe informarse de la indicación del peso neto y del peso neto escurrido en base a uno de los tres sistemas siguientes:

    - Sistema de doble indicación:

    peso neto: x g

    peso escurrido: x g

    -Sistema comparativo:

    peso neto = peso escurrido: x g

    - Indicación única:

    peso escurrido: x g

    En el caso concreto de la carne picada y los recortes de carne, ¿puedo conocer su país de origen?

    Tienes derecho a que esta información se te facilite en el caso de que estés interesado/a en adquirir este tipo de productos. La indicación sobre la procedencia de este tipo de carne podrás encontrarla en la etiqueta del producto, la cual deberá atender a los siguientes requisitos:

    - En el caso de que el producto haya sido elaborado exclusivamente a partir de carne obtenida de animales nacidos, criados y sacrificados en diferentes Estados miembro de la Unión Europea, podrás encontrar la indicación sobre la procedencia buscando la siguiente referencia: “Origen: UE”.

    - En el caso de que los animales hubieran sido criados y sacrificados (no nacidos) en diferentes Estados miembro, la referencia sobre la procedencia vendrá indicada atendiendo al siguiente formato: “País(es) de cría y sacrificio: UE”.

    - En caso de que el producto hubiera sido producido exclusivamente a partir de carne importada en la Unión, la indicación sobre la procedencia seguirá el siguiente formato: “País(es) de cría y sacrificio: no UE”.

    - En caso de que el producto hubiera sido elaborado exclusivamente a partir de carne obtenida de animales importados en la Unión como animales destinados al sacrificio y sacrificados en uno o diferentes Estados miembro, la referencia sobre la procedencia vendrá indicada de la siguiente forma: “País(es) de cría: no UE” y “País(es) de sacrificio: UE”.

    - Por último, en caso de que el producto hubiera sido elaborado a partir de carne obtenida de animales importados en la Unión y sacrificados en uno o diferentes Estados miembro o a partir de carne obtenida de animales criados y sacrificados en uno o diferentes Estados miembro y de carne importada en la Unión, la indicación sobre la procedencia de la carne vendrá presentada de la siguiente forma: “País(es) de cría y sacrificio: UE y no UE”.

    En el caso de alimentos que contengan ingredientes que causen alergias o intolerancias, ¿deben informarme?

    El Reglamento señala la obligatoriedad de que los alimentos envasados indique la presencia de ingredientes o sustancias que causen alergias e intolerancias. Estas advertencias deben reflejarse en la lista de ingredientes del producto, debiendo aparecer de forma destacada mediante una composición tipográfica que la diferencie claramente del resto de la lista de ingredientes (por ejemplo, mediante el tipo de letra, el estilo o el color de fondo).

    En el caso de que el producto no contenga lista de ingredientes, en la etiqueta debe aparecer la mención “contiene” seguida de la sustancia que pudiera causar alergia o intolerancia, por ejemplo: Contiene leche y sus derivados (incluida la lactosa).

    Otra posibilidad es que esta información se suministre únicamente en el nombre del alimento, por ejemplo: avellanas.

    Debe facilitarse incluso, en los alimentos no envasados que se adquieran o se envasen en el propio punto de venta (por ejemplo: en comercios minoristas, cafeterías o restaurantes).

    La información al respecto se puede encontrar en:

    -Etiquetas unidas al alimento: en caso de que éste hubiera sido envasado previamente (el tamaño de la letra debe ser de 1,2 mm, con carácter general).

    -Carteles situados junto al mismo: en los alimentos previamente envasados siempre que la venta se realice con vendedor, como en el caso de alimentos que se suministran sin envasar o se envasan en el lugar de venta a petición del consumidor (por ejemplo: fiambres, panes, sándwiches, comidas preparadas, etc).

    -Mediante otros medios apropiados (menú o carta, recetario de los productos que se comercializan en el establecimiento o mediante información oral): no pueden suponer un coste adicional y deben estar accesibles antes de que se realice la compra. Debe indicarse, además, el lugar del establecimiento donde el consumidor puede obtener esta información o a quién debe dirigirse para solicitarla.

    -Venta a distancia (por ejemplo, la efectuada mediante pedido telefónico a un establecimiento de comida para llevar): la información sobre alérgenos deberán proporcionarla antes de que se realice la compra (por ejemplo, por teléfono o en la página web), y de forma escrita en el momento de la entrega del alimento.

    En el caso de que al adquirir un producto uno de los ingredientes esperado por el consumidor haya sido sustituido, ¿debe informarse?

    En el caso de alimentos en los que se produce la sustitución de un ingrediente por otro que se espera haya sido utilizado (por ejemplo, queso de cabra al que se le ha incorporado leche de vaca en su elaboración), en el etiquetado debe indicarse, además de la lista de ingredientes, el componente por el que haya sido sustituido total o parcialmente cerca de la denominación del producto y utilizando un tamaño no inferior a 1,2 mm (por ejemplo, “Queso de cabra y vaca”).

    He comprado un producto y me resulta imposible leer la información que contiene por el tamaño de la letra, ¿establece la regulación criterios específicos en este sentido?

    El Reglamento establece criterios medibles relacionados con la legibilidad del etiquetado alimentario, con intención de que puedas conocer las características de los productos y seleccionar aquellos que se adapten a tus necesidades. En concreto, establece un tamaño mínimo de letrade 1,2 mm., con la excepción de que la superficie máxima del envase del producto que tengas intención de adquirir sea inferior a 80 cm² (una tableta de chocolate, por ejemplo), caso en el que la información podrá aparecer recogida con un tamaño mínimo de letra de 0,9 mm.

    Además, dicha información debe suministrársete de tal forma que se encuentre situada en un lugar destacado, te resulte legible y sea indeleble (imborrable). De igual modo, ésta no puede estar disimulada, tapada o separada por ninguna otra indicación o imagen, ni por ningún otro material interpuesto.

    En este sentido, debes tener presente que se considera que un texto resulta legible si una persona con una agudeza visual normal puede leerlo fácilmente en condiciones adecuadas.

    Entre otros factores, para asegurarte la legibilidad de la letra, las empresas deberán haber prestado especial atención a aspectos relacionados con el tamaño de la letra (con los requisitos ya señalados), la separación entre los caracteres (lo recomendable es que exista un espacio superior a 1 punto de letra), la separación entre líneas (haber utilizado, al menos, el 120% del tamaño de la fuente de letra sería lo recomendable), el grosor del trazo, el tipo de letra (las fuentes sin remates y que permitan el uso de minúsculas sería lo recomendable), la relación entre la anchura y la altura de las letras, la superficie del material (los envases con forma curva pueden aumentar el brillo y requieren de mayor atención al contraste, por ejemplo), la calidad de la impresión y el contraste entre el texto y el fondo (lo recomendable es que exista un contraste evidente entre los colores o, en caso de que el envase sea transparente, que exista un buen contraste con el producto).

    Si compro un alimento a distancia (por ejemplo mediante internet) ¿deben facilitarme algún tipo de información?

    Los alimentos que se compran a distancia deben ofrecer los mismos datos que los alimentos vendidos en comercios. Además, la  información alimentaria obligatoria (con la excepción de la fecha de duración mínima o la fecha de caducidad) debe estar siempre a disposición el consumidor antes de que se realice la compra, así como en el momento en el que se entreguen los productos. La información concreta sobre el producto que se pretende adquirir debe figurar en el soporte en el que realiza la compra (página web o app móvil, por ejemplo), o ser facilitada a través de otros medios apropiados, sin que puedan suponer coste alguno para el usuario.

    Respecto a las sustancias/ingredientes que causen alergias o intolerancias, el consumidor tiene derecho a que, antes de realizar la compra, se le faciliten los datos sobre alérgenos y, en cualquier caso, también deberán facilitar dicha información de forma escrita en el momento en el que entreguen el producto en su domicilio.

    Compré un producto de alimentación en el supermercado y al abrirlo observé que se encontraba en mal estado. ¿Qué puedo hacer?
    Lo aconsejable en este caso es elevar la reclamación al comerciante o establecimiento vendedor, para lo que será necesario conservar el tique de compra y el producto defectuoso para así poder reclamar el cambio del mismo por otro de similares características o la devolución del precio pagado por él y garantizar, al mismo tiempo, la retirada de la tienda de los productos del mismo lote.
    Compré un producto enlatado y al llegar a casa me di cuenta que estaba caducado. ¿Cómo puedo reclamar?
    Si una persona adquiere un alimento "pasado de fecha" tiene derecho a que el vendedor se lo restituya por otro similar cuya fecha de caducidad o de consumo preferente no haya pasado. De no ser posible tendrás derecho a que se te devuelva el precio pagado por él.
  • Ley del Tabaco
    ¿Dónde se puede fumar?
    La Ley señala que sólo está permitido fumar en los lugares y espacios en los que no está prohibido hacerlo.
    ¿Puede cualquier establecimiento de hostelería vender tabaco?
    La venta de tabaco sólo podrá realizarse en los establecimientos en los que esté autorizada su venta y que cumplan con los siguientes requisitos: instalar en lugar visible carteles que informen de la prohibición de vender tabaco a los menores de 18 años y advierta sobre los perjuicios para la salud derivados del uso del tabaco. Las máquinas expendedoras sólo podrán ubicarse en el interior de los locales en los que no esté prohibido fumar.

    Las maquinas expendedoras sólo podran ubicarse en el interior de quioscos de prensa situados en la via publica y en locales cuya actividad principal sea la venta de prensa con acceso directo a la via publica, en las tiendas de conveniencia que esten ubicadas en estaciones de servicio, en salas de fiestas, establecimientos de juego, hoteles, hostales y establecimientos analogos, bares y restaurantes, en una localizacion que permita la vigilancia directa y permanente de su uso por parte del titular del local o de sus trabajadores. En la parte frontal de las maquinas figurará la advertencia sanitaria sobre los perjuicios para la salud derivados del uso del tabaco.
    ¿Puede un usuario fumar en un taxi?
    No, la Ley prohíbe fumar en los vehículos o medios de transporte colectivos urbanos e interurbanos, vehículos de transporte de empresa, taxis, ambulancias, funiculares y teleféricos.
    ¿Puedo fumar en las marquesinas de autobuses? ¿y en los aledaños de un hospital o centro de salud?
    Las marquesinas de autobuses se encuentran normalmente en la vía pública y al aire libre, por lo tanto en principio se podría fumar en ellas, sin embargo, estaría prohibido el consumo de tabaco si la misma contara con unas dimensiones inferiores a 5 m2 o si estuviera acotada en sus tres cuartas partes.
    La ley prohíbe el consumo de tabaco en los centros, servicios o establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos, por tanto siempre que se encuentre en los aledaños del centro, y en  la zona acotada no se podría fumar.
    ¿Qué entiende la ley por espacios de uso público?¿son los bares espacios de uso público?
    Sí, dado que la norma entiende por espacios de uso público los lugares accesibles al público en general o lugares de uso colectivo, con independencia de su titularidad pública o privada, de ahí que se incluyan los bares y restaurantes.
    En este sentido, en el ámbito de la hostelería, se entiende por espacio al aire libre todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos.
    También se consideran espacios de uso público los vehículos de transporte público o colectivo.
    ¿Se puede fumar en las terrazas de los bares? ¿y en una carpa?
    La ley prohíbe el consumo de tabaco en “bares, restaurantes y demás establecimientos de restauración cerrados”, a sensu contrario en las terrazas y veladores que se encuentran en la vía pública y no están acotadas sí se podría fumar.
    En el mismo sentido una carpa se encuentra en la vía pública, dado que a pesar de estar techada no está rodeada por más de  por más de dos paredes, muros o paramentos.
    En mi trabajo han habilitado una zona para los fumadores. ¿Pueden hacer esto?
    No, la Ley prohíbe fumar en todos los centros de trabajo sin distinción.
    Existen hoteles que cuentan con habitaciones para fumadores, ¿cuántas habitaciones puede haber?
    En los hoteles, hostales y establecimientos análogos se podrán reservar hasta un 30% de habitaciones fijas para huéspedes fumadores, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:
    - Estar en áreas separadas del resto de habitaciones y con ventilación independiente o con otros dispositivos para la eliminación de humos.
    - Estar señalizadas con carteles permanentes.
    - Que el cliente sea informado previamente del tipo de habitación que se pone a su disposición.
    - Que los trabajadores no puedan acceder a las mismas mientras se encuentra algún cliente en su interior, salvo casos de emergencia.
    Le han vendido a mi hijo de 12 años un juguete que imita un paquete de tabaco con cigarrillos similares a los de verdad que incluso imitan el humo del tabaco, ¿es legal?
    Se prohíbe vender o entregar a personas menores de dieciocho años productos del tabaco, así como cualquier otro producto que le imite e induzca a fumar. En particular, se prohíbe la venta de dulces, refrigerios, juguetes y otros objetos que tengan forma de productos del tabaco y puedan resultar atractivos para los menores.
    Los vecinos de mi edificio fuman en el ascensor. ¿Está permitido?
    No, la Ley establece la prohibición total de fumar en ascensores y elevadores.
    Si un cajero automático dispone de cenicero, ¿está permitido fumar?
    No, la Ley prohibe fumar en los recintos de los cajeros automaticos, cabinas telefonicas y otros espacios de uso publico de reducido tamaño. Se entiende por espacio de uso publico de reducido tamaño aquel que no ocupe una exension superior a 5 metros cuadrados.
  • Servicios sanitarios
    ¿Cuáles son las prestaciones sanitarias básicas reconocidas por el Sistema Nacional de Salud?
    Las prestaciones sanitarias básicas son la Atención Primaria, la Atención Especializada, la Prestación Farmacéutica, las Prestaciones Complementarias y los Servicios de Información y Documentación Sanitaria.
    ¿En qué consiste la Prestación Farmacéutica?
    Comprende las especialidades farmacéuticas, los efectos y accesorios, las fórmulas magistrales y productos galénicos, así como las vacunas. Se rige por el Real Decreto 63/95 y también por la normativa propia de cada comunidad autónoma.
    ¿Qué es Atención Especializada?
    Es la asistencia prestada por los médicos especialistas en los Centros de Especialidades y en los hospitales en todas las especialidades médicas y quirúrgicas legalmente reconocidas. Son los médicos de Atención Primaria quienes valoran habitualmente la necesidad de Atención Especializada, en caso de que se requiera.
    ¿Qué es la dietoterapia compleja?
    Son tratamientos que indica el especialista para algunos trastornos metabólicos.
    ¿Qué es la oxigenoterapia a domicilio?
    La oxigenoterapia es un método terapéutico para inducir la inspiración de oxígeno en enfermedades en que se encuentra disminuido en el propio domicilio del paciente. Es realizada por los centros o servicios especialistas que hayan sido autorizados por los Servicios de Salud
    ¿Qué incluye el transporte sanitario?
    Comprende el transporte especial de enfermos o accidentados en caso de que se produzca una situación de urgencia con riesgo vital o daño irreparable para la salud del afectado y así lo ordene el facultativo correspondiente, o por imposibilidad física del interesado u otras causas médicas que impidan al paciente la utilización de un medio ordinario de transporte para desplazarse a un Centro Sanitario o a su domicilio tras recibir la atención sanitaria correspondiente.
    ¿Qué incluye la prestación ortoprotésica?
    Incluye prótesis quirúrgicas, prótesis externas, vehículos para inválidos, ortesis, prótesis especiales.
    ¿Qué podría hacer ante una posible negligencia médica?
    El procedimiento más habitual para reclamar una negligencia médica de la Sanidad Pública es a través del Procedimiento de Reclamación Patrimonial a la Administración, procedimiento administrativo común para reclamar todo daño que el funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos cause al administrado. Se debe presentar en el plazo de un año desde que se manifiesta el daño, desde la curación o la determinación del alcance de las secuelas. Se presenta ante el Organismo sanitario competente del Ministerio de Sanidad mediante un escrito en el que se expresarán la narración de los hechos ocurridos, las lesiones sufridas, la relación entre estas lesiones y el funcionamiento anormal del Servicio Sanitario y, si es posible, la valoración económica de las secuelas. Se puede acompañar o solicitar todas las pruebas e informaciones que se consideren necesarias. Si en seis meses desde su interposición no se ha recibido respuesta expresa se entiende que la resolución es contraria a indemnizar, abriéndose entonces el plazo para interponer la reclamación ante los tribunales mediante un recurso contencioso-administrativo.
    ¿Qué se entiende por Atención Primaria?
    Es la asistencia prestada por médicos generales, pediatras y personales de enfermería en los Centros de Salud y Consultorios. En el Distrito de Atención Primaria están los servicios de apoyo a estos profesionales: salud mental, fisioterapia, salud bucodental, unidades de planificación familiar, integrados por el personal con la formación específica que se requiere.
    ¿Qué se entiende por Prestaciones Complementarias?
    Son las que suponen un elemento adicional y necesario para la consecución de una asistencia completa y adecuada. Incluyen la ortoprotésica, el transporte sanitario, la dietoterapia compleja y la oxigenoterapia a domicilio.
    ¿Qué son los Servicios de Información y Documentación Sanitaria?
    Son servicios relacionados con: - La información al paciente sobre los derechos de los servicios asistenciales y de su utilización. - La facilitación del informe de alta y del informe de consulta externa. - La comunicación o entrega, a petición del usuario, de un ejemplar de su historia clínica o de determinados datos de las mismas. - Expedición de informes o certificados sobre el estado de salud que deriven de las prestaciones sanitarias.
  • Transgénicos
    ¿Puedo identificar los organismos genéticamente modificados o transgénicos en las etiquetas de los productos?
    Los actuales criterios de información y etiquetado no garantizan que el consumidor que así lo quiera pueda excluir de su dieta los productos transgénicos. Con la normativa vigente se establece que sólo aquellos productos que contengan OMGs en porcentaje superior al 0,9% están obligados a declararlo en su etiqueta, porcentaje que se reduce al 0,5% en los casos de productos transgénicos evaluados técnicamente, pero aún pendientes de autorización. Desde FACUA se entiende que estos límites son insuficientes y condenan al consumidor a la ignorancia en los supuestos en que la presencia de OMGs son menores, aún cuando es técnicamente posible detectarlos hasta en un 0,1%. Por ello, y para preservar con todo rigor el principio de información, FACUA exige la obligatoriedad de la información desde ese porcentaje mínimo. Tampoco se obliga a que se traslade información alguna a los consumidores en los casos de animales para posterior consumo humano que hayan sido alimentados con productos que contienen OMGs.
    ¿Qué son los organismos genéticamente modificados o transgénicos?
    Los organismos genéticamente modificados, (OMG) o transgénicos, pueden ser plantas, animales, hongos o bacterias a las que se le introducen genes de especies distintas, manipulando su secuencia genética con la finalidad habitual de obtener mayor resistencia, eficacia o productividad en su cultivo o cría, así como posibles valores añadidos en su transformación o elaboración, lo que incrementa su posible rentabilidad económica y las perspectivas de beneficios para los productores y comercializadores de los mismos.
    ¿Son los alimentos transgénicos perjudiciales para la salud?
    Para responder a este tema habría que plantear antes una pregunta razonable y coherente con la obligación de proteger la salud de las personas y el equilibrio de los ecosistemas: ¿se ha demostrado fehacientemente que los productos modificados genéticamente no representan ningún riesgo para la salud? Las razonables dudas científicas sobre la existencia de tales riesgos, tanto para la salud humana como para el medio ambiente, son más que suficientes y tienen el bastante calado como para exigir una inversión de la carga de la prueba sobre aquellos que están implantándola y extendiéndola de forma indiscriminada. Los diferentes organismos OGM incluyen genes diferentes insertados en formas distintas. Esto significa que cada alimento OGM y su inocuidad debe ser evaluado individualmente y que no es posible hacer afirmaciones generales sobre la inocuidad de todos los alimentos OGM. Por ello se considera que no es admisible que se acepte y se fomente su producción y comercialización en tanto no quede acreditada que no tendrá efectos perniciosos. Por ello se deben adoptar todas las medidas para impedir su extensión generalizada en tanto que no haya constancia cierta y probada de su inocuidad, algo que a estas alturas puede empezar a descartarse, aunque sólo sea por su demostrado impacto ambiental y su potencial riesgo para la biodiversidad del planeta.

Tu denuncia

Si quieres informar a FACUA de un abuso, envíanos tu denuncia.
Soy socio de FACUA Aún no soy socio
Tu denuncia

Tus derechos

Mi proveedor de telefonía me ha enviado una carta informándome de que va a modificar las condiciones contractuales. ¿Puede hacerlo sin mi consentimiento?
Ver respuesta ¿Quieres resolver otras dudas?
Tus derechos