FACUA.org
Recomendar esta información  

Tu nombre
Tu correo-e
El correo al que quieres enviar la noticia


Devuelven la señal de 1.000 euros por un coche de gasolina tras pretender entregar a un usuario uno diésel

Tras la reclamación de FACUA Galicia, el concesionario Pérez Rumbao Car SL ha devuelto la señal de 1.000 euros por un coche de gasolina a un usuario después de pretender entregarle uno diésel.

En noviembre de 2017, José Antonio B.V. pidió a esta empresa, situada en la localidad de Vigo, el vehículo. Dejó claro que quería uno de gasoil. En enero de 2018, el usuario solicitó un presupuesto a una aseguradora sobre el Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria para contratarlo una vez que tuviera el coche. La aseguradora le indicó que el vehículo era de gasoil, no de gasolina.

La concesionaria, tras confirmar por correo electrónico a José Antonio que el vehículo asignado era uno diésel, anuló el pedido y volvió a solicitarlo, en este caso de gasolina, pero ahora le exigía un pago de 700 euros adicionales.

Ante la negativa de pagar un euro más por este cambio, José Antonio decidió acudir en febrero de 2018 a FACUA Galicia. El usuario no fue informado de las características del vehículo que compraba. En su escrito, el equipo jurídico de la asociación argumentó que el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, en su artículo 60.1, letra a, expone que antes de que el usuario "quede vinculado por un contrato" la empresa "deberá facilitarle de forma clara y comprensible" la "información relevante, veraz y suficiente sobre las características principales" del mismo y que la empresa deberá informarle de "las características principales de los bienes o servicios, en la medida adecuada al soporte utilizado y a los bienes o servicios".

Por su parte, Pérez Rumbao Car SL contestó a la asociación que en el contrato de arras aparecían "las siglas TDI, las cuales son de conocimiento común para todos los usuarios de vehículos como de combustible diésel" y que José Antonio había "incumplido" lo pactado, por lo que "conforme a lo establecido en el apartado 3 de las condiciones generales de venta suscritas, supone la pérdida de la señal entregada".

Sin embargo, un año y medio después, en junio, tras la reclamación de FACUA Galicia, la empresa concesionaria ha reintegrado a José Antonio la señal de 1.000 euros que dio por el vehículo que pidió.