FACUA.org
Recomendar esta información  

Tu nombre
Tu correo-e
El correo al que quieres enviar la noticia


La CNMC desarticula un cártel que se repartía contratos de suministro de la Aemet

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha informado de que ha "desarticulado" un cártel que se repartía los contratos de suministro de equipos de radares meteorológicos que utiliza la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), al que ha impuesto sanciones por un total de 610.000 euros por cometer una infracción "muy grave".

La trama estaba formada por las empresas: Adasa Sistemas, Schneider Electric España y DTN Services and Systems Spain, que se repartieron los concursos de suministro de radares que se utilizan para localizar las precipitaciones o la velocidad del viento y calcular su trayectoria e intensidad.

La Agencia Estatal de Meteorología cuenta con una amplia red de control con observatorios convencionales y sistemas de teledetección y mantiene una vigilancia permanente sobre los fenómenos meteorológicos adversos que puedan producirse en cualquier lugar del territorio, y elabora predicciones a muy distintos plazos, e incluso en tiempo real.

La CNMC afirma que la trama engañó a la administración repartiéndose los concursos públicos de la Aemet para el mantenimiento de los radares meteorológicos y equipos relacionados y suministro de repuestos.

El primero, en 2014, cuando la Aemet convocó una licitación para el mantenimiento del Sistema de Observación Radar por valor de 2,211 millones de euros (IVA incluido). La única oferta presentada fue de una Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Adasa Sistemas y Telvent Energia con una baja del 1,51 por ciento.

Así, la CNMC "considera probado" que ambas empresas se repartieron el contrato mediante un acuerdo anticompetitivo, y que la UTE que formaron no estuvo basada en criterios de razonabilidad económica.

De hecho, concluye que "nada justificaba la asociación", salvo que se tratara de un acuerdo para repartirse ilícitamente el contrato a través de un instrumento que permitía a las empresas ofrecer una apariencia de legalidad en el procedimiento de licitación.

La segunda ocasión tuvo lugar en 2017, cuando las empresas Adasa y DTN Services decidieron extender el acuerdo a un segundo contrato para el suministro de filtros de radiofrecuencia por valor 15.730 euros.

Otra vez en esa ocasión simularon competir entre ellas a la hora de presentarse al concurso, cuando en realidad habían decidido su reparto con anterioridad, con el consiguiente engaño a la administración y al resto de empresas licitadoras, a pesar de que finalmente perdieron el concurso.

Fue la Autoridad Catalana de Competencia la que informó a la CNMC en enero de 2018 de la denuncia del Servicio Meteorológico de Cataluña (Meteocat) contra las empresas MCV y Adasa por haber presentado ofertas similares en la licitación de radares y las sancionó.

Tras analizar los datos y entrevistar a la Aemet, el organismo regulador de la competencia realizó inspecciones en las que aparecieron indicios que habían tratado repartirse el mercado, algo que está prohibido por el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC).

En definitiva, la CNMC ha calificado estas conductas como una "infracción única y continuada constitutiva de cártel" que consistió en un acuerdo entre las empresas competidoras de reparto de mercado y de fijación de precios.

La infracción se produjo de forma continuada entre septiembre de 2014 y diciembre de 2018. Por ello, la CNMC ha calificado la infracción de "muy grave". De este modo, se ha impuesto una sanción de 450.000 euros a Adasa Sistemas, SAU.; 110.000 euros a Schneider Electric España, SA. y 50.000 euros a DTN Services and Systems Spain, SL.