Actividades de promociones de ventas: ofertas, saldos, rebajas y liquidaciones

Tipos de actividades de promoción de ventas
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 20
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Compras
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Tendrán la consideración de actividades de promoción de ventas:

- Ventas en rebajas.

- Ventas en oferta o promoción.

- Ventas de saldos.

- Ventas en liquidación.

- Ventas con obsequio o con primas.

- Ofertas de venta directa.

Las denominaciones antes señaladas únicamente podrán emplearse para anunciar las ventas que se ajusten a la regulación respectivamente establecida en la Ley, quedando expresamente prohibida la utilización de las citadas denominaciones u otras similares para anunciar ventas que no respondan al correspondiente concepto legal.

Ventas en promoción

Por venta en promoción o en oferta se entiende aquella que sin tener denominación especial se considere actividad de promoción de ventas, siempre que se realice por precio inferior o en condiciones más favorables que las habituales, con el fin de potenciar la venta de ciertos productos o el desarrollo de uno o varios comercios o establecimientos.

La finalidad de estas ventas es dar a conocer el nuevo producto o artículo, conseguir el aumento de venta de los existentes, o el desarrollo de uno o varios comercios o establecimientos mediante la oferta de un artículo o grupo de artículos homogéneos. Los productos en promoción no podrán estar deteriorados o ser de peor calidad que los mismos que vayan a ser objeto de futura oferta ordinaria a precio normal.

Derecho de información

La venta en promoción deberá ir precedida o acompañada de la suficiente información al público, en la que deberá figurar con claridad, tal y como señala la Ley 7/1996, de 15 de enero de Ordenación del Comercio Minorista:

- El producto, o productos, objeto de promoción.

- Las condiciones de venta.

- Especificar la duración y las reglas especiales que se aplican a los mismos.

- Doble precio (excepto artículos nuevos) o reducción porcentual genérica.

- Separación de artículos.

- Los productos no pueden estar deteriorados.

Derechos en caso de fin de existencias

Si llegaran a agotarse durante la promoción las existencias de alguno de los productos ofertados, el comerciante podrá prever el compromiso de la reserva del producto seleccionado durante un plazo determinado, en las mismas condiciones y precio de la oferta.

No obstante, si el comprador no estuviese conforme con dicha medida, o transcurriese el plazo de la reserva sin que el comerciante hubiese podido atender la demanda, el producto solicitado deberá sustituirse por otro de similares condiciones y características.

Venta en rebajas

Se entiende que existe venta en rebajas cuando los artículos objeto de la misma se ofertan, en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta. No cabe calificar como venta en rebajas la de aquellos productos no puestos a la venta en condiciones de precio ordinario con anterioridad, así como la de los productos deteriorados o adquiridos con objeto de ser vendidos a precio inferior al ordinario.

Temporada de rebajas

Las ventas en rebajas sólo podrán tener lugar como tales en dos temporadas anuales, una iniciada al principio del año y la otra en torno al período estival de vacaciones.

La duración de cada período de rebajas será como mínimo de una semana y como máximo de dos meses, de acuerdo con la decisión de cada comerciante dentro de las fechas concretas que fijarán las comunidades autónomas competentes.

En Andalucía se estiman desde el 7 de enero al 7 de marzo y desde el 1 de julio al 31 de agosto, aunque estas fechas pueden ser modificadas en función de diversos factores.

Calidad de los productos rebajados

Los artículos objeto de la venta en rebajas deberán haber estado incluidos con anterioridad, y durante el plazo mínimo de un mes, en la oferta habitual de ventas y no podrán haber sido objeto de práctica de promoción alguna en el curso del mes que preceda a la fecha de inicio de la venta en rebajas. Especialmente, queda prohibido ofertar, como rebajados, artículos deteriorados.

Ventas de saldos

Se considera venta de saldos la de productos cuyo valor de mercado aparezca manifiestamente disminuido a causa del deterioro, desperfecto, desuso u obsolescencia de los mismos.

No cabe calificar como venta de saldos la de aquellos productos cuya venta bajo tal régimen implique riesgo o engaño para el comprador, ni la de aquellos productos que no se venden realmente por precio inferior al habitual.

Tampoco cabe calificar como venta de saldos aquella en que los productos no pertenecieran al comerciante seis meses antes de la fecha de comienzo de este tipo de actividad comercial, excepción hecha de los establecimientos dedicados específicamente al referido sistema de venta.

Deber de información

Las ventas de saldos deberán anunciarse necesariamente con esta denominación o con la de "venta de restos". Cuando se trate de artículos deteriorados o defectuosos, deberá constar tal circunstancia de manera precisa y ostensible.

Ventas en liquidación

Se entiende por venta en liquidación la venta de carácter excepcional y de finalidad extintiva de determinadas existencias de productos que, anunciada con esta denominación u otra equivalente, tiene lugar en ejecución de una decisión judicial o administrativa, o es llevada a cabo por el comerciante o por el adquirente por cualquier título del negocio de aquél en alguno de los casos siguientes:

- Cesación total o parcial de la actividad de comercio. En el supuesto de cese parcial tendrá que indicarse la clase de mercancías objeto de liquidación.

- Cambio de ramo de comercio o modificación sustancial en la orientación del negocio.

- Cambio de local o realización de obras de importancia en el mismo.

- Cualquier supuesto de fuerza mayor que cause grave obstáculo al normal desarrollo de la actividad comercial.

No podrán ser objeto de este tipo de actividad comercial aquellos productos que no formaran parte de las existencias del establecimiento, o aquellos que fueron adquiridos por el comerciante con objeto de incluirlos en la liquidación misma.

En todo caso deberá cesar la venta en liquidación si desaparece la causa que la motivó o si se liquidan efectivamente los productos objeto de la misma. Los anuncios de las ventas en liquidación deberán indicar la causa de ésta.

Duración y reiteración

La duración máxima de la venta en liquidación será de tres meses, salvo en el caso de cesación total de la actividad, que será de un año.

En el curso de los tres años siguientes a la finalización de una venta en liquidación, el vendedor no podrá ejercer el comercio en la misma localidad, sobre productos similares a los que hubiesen sido objeto de liquidación, ya sea por cesación total o parcial de la actividad de comercio, o por cambio de ramo de comercio o modificación sustancial en la orientación del negocio.

Tampoco podrá proceder a una nueva liquidación en el mismo establecimiento, excepto cuando esta última tenga lugar en ejecución de decisión judicial o administrativa, por cesación total de la actividad o por causa de fuerza mayor.

Ventas con obsequio

Se consideran ventas con obsequio o con prima aquellas en las que el comerciante utiliza concursos, sorteos, regalos, vales, premios o similares vinculados a la oferta o promoción de artículos. La oferta podrá consistir en un producto o servicio gratuito o a precio especialmente reducido, ya sea de forma automática o mediante la participación en un sorteo o concurso.

El consumidor no está obligado a la adquisición de determinados productos o servicios, aún cuando resulte agraciado con un premio.

Los bienes o servicios en que consistan los objetos o incentivos promocionales deberán entregarse al comprador en el momento de la compra o en un plazo máximo de dos meses, a contar desde que el comprador reúna los requisitos exigidos.

Cuando el obsequio se ofrezca en los envases de los productos habrá derecho al regalo, como mínimo, durante los tres meses siguientes a la fecha en que acabe la oferta.

En caso de que los obsequios ofrecidos formen parte de un conjunto o colección, la empresa responsable de la oferta estará obligada a canjear cualquiera de ellos por otro distinto, a no ser que en la oferta pública del incentivo se haya establecido otro procedimiento para obtener las diferentes piezas de la colección o conjunto.

Durante el periodo de la oferta queda prohibido modificar al alza el precio, así como disminuir la calidad del producto.

El número de existencias con las que cuenta el comerciante para hacer frente a la obligación de entrega de los obsequios, así como las bases por las que se regulan los concursos, sorteos o similares, deberán constar en el envase o el envoltorio del producto de que se trate o, en su defecto, estar debidamente acreditadas ante notario, siendo obligatoria la difusión en los medios de comunicación los ganadores de los premios.

Todos los sorteos destinados a premiar la participación de los consumidores deben estar autorizados por la autoridad competente. En la publicidad deberá constar el número de la autorización administrativa.

Se prohíbe ofrecer conjuntamente y como una unidad de contratación dos o más clases o unidades de artículos, excepto en los casos siguientes:

· Cuando exista una relación funcional entre los artículos ofertados.

· Cuando sea una práctica comercial común vender ciertos artículos en cantidades superiores a un determinado mínimo.

· Cuando se ofrezca simultáneamente la posibilidad de adquirir los artículos por separado y a su precio habitual.

· Cuando se trate de lotes o grupos de artículos presentados conjuntamente por razones estéticas o para ser destinados a la realización de obsequios.

Oferta de venta directa

La venta directa se da cuando es el propio fabricante o mayorista el que realiza la oferta al público, siempre que:

· El fabricante produzca realmente la totalidad de los artículos puestos a la venta o realice sus operaciones de venta fundamentalmente a comerciantes minoristas.

· Los precios ofertados sean los mismos, ya se apliquen a otros comerciantes, mayoristas o minoristas, según los casos.
alt : guia107.pdf