Actividades de promociones de ventas: ofertas, saldos, rebajas y liquidaciones

Inspecciones y régimen de garantías
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 20
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Compras
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Inspección y control en épocas de ventas promocionales

Los inspectores comprobarán que se cumple la normativa y para ello controlarán que:

- La oferta, promoción y publicidad de los productos se ajustan a su naturaleza, características, condiciones, utilidad y finalidad, sin cláusulas abusivas.

- No se limite la cantidad de artículos que puedan ser adquiridos por cada comprador.

- La calidad de los artículos no sea inferior en época de rebajas.

- La garantía y servicio posventa responde a la normativa legal.

- Los productos rebajados tienen dos precios, el original y el rebajado: excepto los que se ponen a la venta por primera vez y los conjuntos de artículos.

- Las rebajas cumplen el período autorizado en Andalucía, del 7 de enero al 7 de marzo y del 1 de julio al 31 de agosto, aunque estas fechas pueden modificarse. Su duración es como mínimo de una semana y como máximo de dos meses, y las fechas se exhiben en un sitio visible al público, incluso cuando permanezcan cerrados.

- Las ofertas no afecten a la totalidad de los productos comercializados, y los rebajados estén debidamente identificados y diferenciados del resto.

- La información del calendario y horario de apertura y cierre se encuentre en sitio visible, tanto en el interior como en el exterior, incluso estando cerrado el establecimiento.

- Los establecimientos posean y exhiban la licencia municipal de actividad.

- La publicidad y cláusulas que exhiben los comercios no inducen a error al consumidor y respetan sus derechos.

- La factura o documento justificativo de la compra le sea entregada al cliente cuando los solicite y que contenga todos los requisitos exigidos legalmente.

- Los establecimientos exhiben el anuncio oficial de las hojas de reclamaciones y las entregan a los consumidores cuando las solicitan.

- Todos los productos llevan su etiquetado.

- El etiquetado contiene todos los datos legales, que esté redactado en castellano con caracteres visibles y fácilmente legibles y el etiquetado de composición esté unido a la prenda.

- La admisión de tarjetas de crédito o débito cuando estén anunciadas y sin recargo alguno para el consumidor.

Sanciones

Los comerciantes y consumidores deben saber, asimismo, que la ley prevé sanciones para aquellos establecimientos que cometan infracciones o que violen la legislación en materia de rebajas dictadas en la ley estatal de ordenación del comercio minorista y en la específica de cada comunidad autónoma en su caso.

Faltas leves

- Realizar ventas en rebajas fuera de los casos autorizados en la ley.

- No hacer figurar en los artículos rebajados los precios habituales de los mismos.

- Faltar a las obligaciones establecidas en la ley o en las normas dictadas para su desarrollo que no sean objeto de sanción específica.

- No exhibir la necesaria autorización, homologación o comunicación en la forma legal o reglamentaria establecida.

- Realizar una actividad en horario superior al establecido.

Faltas graves

- Ofrecer como rebajados artículos defectuosos, o que el comercio haya comprado expresamente para ofrecerlos en rebajas.

- La falta de veracidad en la publicidad de prácticas promocionales, calificando indebidamente las correspondientes ventas u ofertas.

- Incumplir el régimen de entrega y canje de los obsequios en las promociones.

Régimen de garantías en la venta de bienes de consumo

La ley dice que un bien es conforme al contrato cuando reúne todos los requisitos siguientes:

- Se ajusta a la descripción realizada por el vendedor.

- Es apto para los usos a que ordinariamente se destinan los bienes del mismo tipo o para aquellos usos especiales a los que pretenda destinarlo el consumidor, si lo ha puesto en conocimiento del vendedor en el momento de la compra.

- Presenta la calidad y prestaciones habituales de un bien del mismo tipo que el consumidor pueda fundadamente esperar.

El vendedor responderá frente al consumidor de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del bien o se manifieste en los dos años siguientes. En los bienes de segunda mano se podrá pactar un plazo inferior que, en ningún caso, será menor a un año; si no se indica nada, será de dos años igualmente.

Cualquier falta de conformidad que se manifieste en los seis primeros meses desde la entrega del bien, se presume que ya existía en el momento en que se entregó. Esta presunción no existe en los dieciocho meses restantes, por lo que, en caso de discrepancia, deberá acreditarse la falta de conformidad.

Este régimen de responsabilidad afecta a todos los bienes muebles destinados al consumo privado, esto es, a todos los productos de uso y consumo ordinario -salvo el agua y el gas no envasados y la electricidad-.

Esta ley, que asegura al consumidor, entre otras ventajas, una garantía obligatoria de dos años para todos los productos nuevos, no impide que el propio vendedor alargue voluntariamente este período u ofrezca otras garantías suplementarias a sus clientes a través de un documento de garantía comercial, que debe conservarse.

En todo caso, para hacer valer los derechos que otorga la garantía obligatoria es necesario conservar el comprobante de compra y si, en ejecución de la misma, el consumidor elige la devolución del importe pagado, éste se tendrá que reintegrar de forma efectiva y se deberá realizar el mismo medio utilizado en la compra, sin cargos adicionales y sin reembolsarlo en forma de vales para realizar otra compra en el mismo establecimiento, salvo que esta forma de abono sea solicitada por el consumidor.

Dado que el comerciante sólo está obligado a cambiar los artículos vendidos en los casos estipulados en la normativa, es recomendable consultarle previamente si, por problemas de tallas o por otras circunstancias, admite devoluciones, y de ser así, cómo se efectuaría la compensación: con la compra de otro producto, con la devolución del dinero...

Garantía de calidad en rebajas

Los productos que se pongan a la venta en temporada de rebajas deben ser los mismos que ya lo estaban antes de iniciarse éstas, durante un mes como mínimo y a un precio normal, sin ofertas, y en su etiqueta tienen que figurar tanto el precio anterior como el rebajado o el porcentaje de rebaja que se ofrezca.

El Instituto Nacional del Consumo recuerda que las rebajas no pueden suponer ninguna merma en la calidad de los artículos ni en los derechos de los consumidores. Si el artículo tiene algún defecto, no responde a las características y calidad anunciadas, no ofrece la utilidad que ordinariamente ofrecen los bienes del mismo tipo o no es apto para el uso requerido por el consumidor y admitido por el comerciante, éste está obligado a la reparación del bien, a su sustitución por otro idéntico sin taras, a la rebaja del precio o, en su caso, la resolución del contrato con devolución del importe.
alt : guia107.pdf