Suministro de agua

Conductas de uso racional
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 28
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Hogar
Enviar a un amigo Imprimir noticia
En la actualidad, el consumo de agua es elevado en los países desarrollados. Para reducir dicho consumo, sin prescindir de un alto nivel en la calidad de vida, es necesario tomar conciencia y realizar un consumo racional del recurso para garantizar su existencia a generaciones futuras.

Para ahorrar agua existen distintos dispositivos que permiten reducir el consumo casi en un 50%, siendo los más destacados los siguientes:

-Reductores de caudal: se ajustan a las duchas reduciendo el caudal en un 50%.
-Doble descarga: dispositivo para cisternas con dos pulsadores; uno de 3 litros para pequeños vaciados, y otro de descarga total de 10 litros.
-Perlizadores: producen un chorro abundante al mezclar el agua con el aire; no se aprecia dicha reducción pero permite un importante ahorro.
-Cabezal eficiente: este sistema produce un chorro abundante y suave ahorrando hasta un 50% de agua.
-Interrupción de la descarga: este dispositivo se emplea en las cisternas para detener la salida de agua al pulsarlo por segunda vez.

El consumo racional del agua no significa que se ponga en peligro la salubridad, ni que haya que vivir sin ese bien tan preciado. El agua se debe racionalizar,de ahí la importancia de no derrocharla.

Consejos para ahorrar

- Si friegas a mano no dejes el grifo abierto: emplea una pila o barreño para enjabonar y otra para aclarar. Procura limpiar después de comer para evitar que la grasa se quede pegada y sea necesaria más agua para eliminarla. Podrás ahorrar hasta 115 litros cada vez.
- No descongeles bajo el chorro de agua: para descongelar los alimentos es preferible sacarlos la noche anterior e introducirlos en el frigorífico. Esta actitud reduce hasta 22 litros por alimento.
- El retrete no es una papelera: no arrojes colillas, productos químicos ni otros objetos que no estén diseñados específicamente para ello. Ahorrarás de 6 a 12 litros cada vez y evitarás una mayor contaminación protegiendo la calidad del agua.
-Dúchate en vez de bañarte: una bañera contiene hasta 500 litros, mientras que una ducha consume entre 30 y 100 litros. Toma duchas cortas.
- Ahorra agua en el aseo personal: cierra el grifo cuando te enjabones en la ducha o para lavarte las manos; para afeitarte no dejes correr el agua, llena el lavabo y cierra el grifo cuando te estés cepillando los dientes y utiliza un vaso; reducirás un 40% el consumo.
-Baña a los niños pequeños juntos.
- Agua fría en la nevera: no dejes el grifo abierto para obtener agua fría, pues se pierden hasta 9 litros cada vez. Llena botellas y enfríalas en el frigorífico.
- Cisternas de bajo consumo: introduce dos botellas llenas de agua o arena en la cisterna para ahorrar ese volumen de agua cada vez que utilices el inodoro.
-Ahorra mientras esperas: mientras se espera que salga agua caliente en los grifos, se pueden llenar recipientes con el agua para la cisterna, riego...
- Consume menos: los productos de consumo están fabricados o constituidos por agua; al consumir menos productos se contribuye al ahorro.
- Ahorra al limpiar: friega primero las zonas menos sucias del hogar para poder emplear ese mismo agua para las zonas más manchadas. Si has fregado sólo con agua, reutilízala para otros fines como el inodoro o para regar las plantas. Si al derramar algo sobre las mantas o alfombras lo limpias rápidamente, y las cepillas y aireas, tendrás que lavar menos y ahorrarás agua.
- No limpies con manguera: es preferible utilizar la escoba para limpiar terrazas, aceras... en vez de una manguera.
- Usa electrodomésticos ecológicos: llena el lavavajillas y la lavadora a carga completa y emplea programas que consuman menos cantidad de agua. Los programas cortos de las lavadoras suponen un gran ahorro que puede alcanzar los 135 litros por lavado.
- Cocina sólo con el agua necesaria: emplea cacerolas de tamaño adecuado con sus tapas y el agua justa, basta con cubrir los alimentos. Si cocinas al vapor, ahorrarás agua y conseguirás una comida sana y sabrosa. Limpia las frutas y hortalizas en un recipiente adecuado y reutiliza esa agua para otras funciones como regar las plantas.
- Cierra el grifo: cada minuto se vierten unos 12 litros por grifo; si no necesitas ese agua, no la desperdicies.
- Recicla el aceite: no tires el aceite usado por los desagües, puede contaminar las aguas subterráneas. Llévalo a reciclar o utilízalo para elaborar jabones artesanos.
- Emplea papel higiénico blanco o reciclado.
- Evita productos agresivos: los productos químicos que los componen contaminan las aguas subterráneas que son las encargadas de suministrar el 90% del agua potable del mundo.
alt : guia112.pdf