Los usuarios ante el suministro eléctrico

Medición y control de consumo
Edita: FACUA
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 48
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Hogar
Enviar a un amigo Imprimir noticia
La empresa distribuidora podrá controlar que la potencia realmente demandada por el consumidor no exceda de la contratada. Este control se efectuará a elección del consumidor mediante interruptores de control de potencia, maxímetros u otros aparatos de corte automático.

Los interruptores de control de potencia, conocidos con el nombre de limitadores, se ubicarán en el local o vivienda. Su función es interrumpir el suministro cuando se conectan más aparatos de los que pueden ser alimentados con la potencia que se tiene contratada. El restablecimiento del suministro se podrá realizar previa desconexión de alguno de ellos.

Los equipos de medida de energía eléctrica podrán ser facilitados por el consumidor o podrán ser alquilados a las empresas distribuidoras. Tanto las empresas distribuidoras como las comercializadoras, y también los propios consumidores, tienen derecho a solicitar, del órgano competente de la administración correspondiente donde radique el suministro, la comprobación y verificación del contador, del interruptor de control de potencia y de otros aparatos que sirvan de base para la facturación, cualquiera que sea su propietario.

La verificación individual de los contadores de energía eléctrica tiene como objetivo comprobar si el contador que se encuentra operando en la instalación, y que acredita los consumos realizados, funciona o no correctamente.

La verificación del contador puede realizarse a instancia del usuario cuando, detectado un aumento en el registro de energía eléctrica, éste no deba considerarse justificado por causas tales como incorporación de nuevos electrodomésticos, modificación de hábitos de consumo por motivos climatológicos, aumento de miembros de la familia, etc.

Es recomendable, antes de solicitar la verificación, comprobar en las facturas de suministro si se ha producido la acumulación de consumos durante un tiempo, por falta de lecturas reales en periodos anteriores (lectura estimada) o cualquier otra anomalía administrativa en la facturación. En este caso, la discrepancia podría plantearse ante el órgano competente en materia de energía, concretamente la Dirección General de Energía de la correspondiente comunidad autónoma.

Si la comprobación arrojara como resultado el funcionamiento incorrecto del contador, se procederá a realizar una refacturación complementaria, atendiendo a los siguientes criterios:

- Si como consecuencia del funcionamiento incorrecto del contador se hubiesen facturado cantidades inferiores a las debidas, la diferencia podrá ser prorrateada, a efectos de su pago, en tantas facturas mensuales como meses duró el error, sin que pueda exceder el aplazamiento ni el periodo a rectificar del plazo de un año.
- Si por el contrario se hubieran facturado cantidades superiores a las debidas, deberán devolverse todas las cantidades indebidamente facturadas en la primera facturación siguiente a la comprobación del error, sin que pueda producirse un fraccionamiento de los importes a devolver. En este caso, además se aplicará a las cantidades a devolver el interés legal del dinero vigente en el momento de la refacturación.

Cuando el error en la facturación sea de tipo administrativo, los cobros o devoluciones tendrán el mismo tratamiento explicado. En la actualidad, están vigentes sendos planes tanto de colocación de Interruptores de Control de Potencia (ICPs), como de nuevos contadores.

Respecto a los primeros, se parte de la obligación del usuario de disponer de este control de potencia, por lo que es éste el obligado a asumir su instalación. Si tras la notificación de la distribuidora no se realiza la instalación del ICP en un plazo determinado, ésta podrá pasar al cobro en factura una cantidad de potencia contratada de 10 kW.

Los equipos de medida de energía eléctrica podrán ser instalados por cuenta del consumidor o ser alquilados a las empresas distribuidoras, siempre que los mismos dispongan de aprobación del modelo o, en su caso, pertenezcan a un tipo autorizado y hayan sido verificados según su normativa de aplicación.

En caso de que el cliente opte por alquilar el equipo a la empresa distribuidora, el precio de alquiler incluirá los costes asociados a la instalación.

Todo ello sin perjuicio del derecho de cobro por parte de la empresa distribuidora, de los derechos de enganche que correspondan en concepto de verificación y precintado de dicho equipo de control de potencia, así como la obligación del consumidor de contar con las instalaciones adecuadas para la colocación de los equipos de medida y control.

En los casos en los que el equipo de control de potencia se coloque con posterioridad al inicio del suministro, el distribuidor deberá comunicar al cliente la obligación de instalarlo según los plazos establecidos.

Transcurridas dos notificaciones sin que el consumidor haya expresado su voluntad de proceder a instalar por sí mismo el ICP, el distribuidor deberá proceder a su instalación, facturando en este caso, además de los derechos de enganche vigentes, el precio reglamentariamente establecido para el alquiler del equipo de control de potencia.

En relación al plan de contadores, se pretende la instalación progresiva de modelos que permitan la telegestión. Esto supondría que el control de lectura, así como de otros parámetros del suministro, se podría realizar desde las centrales de las eléctricas sin desplazarse al domicilio del usuario.
alt : guia117.pdf