El Sistema Arbitral de Consumo

El laudo arbitral
Edita: FACUA
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 48
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Compras
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Las actuaciones terminan con la emisión dela decisión del Colegio arbitral, que recibe el nombre de laudo y cuya fuerza de obligar es igual a la de una sentencia.

El laudo será estimatorio si admite todas las pretensiones del reclamante, estimatorio parcial si sólo admite algunas de ellas y desestimatorio si finalmente no se admiten sus pretensiones. Puede también emitirse laudo por acuerdo de las partes.

Estaríamos así ante un laudo conciliatorio. Éste tendrá lugar cuando las partes lleguen a un acuerdo que ponga fin total o parcialmente a la controversia. Los árbitros darán por terminadas las actuaciones con respecto a los puntos acordados.

Plazo, forma, contenido y notificación del laudo

Salvo acuerdo en contrario de las partes, los árbitros decidirán la controversia en un solo laudo o en tantos laudos parciales como estimen necesarios.

Todo laudo deberá constar por escrito y ser firmado por los árbitros, quiénes podrán expresar su parecer discrepante. Cuando haya más de un árbitro, la decisión se tomará por mayoría y en caso de discrepancia decidirá el presidente. Si todo el Colegio esta de acuerdo en la decisión, el laudo se emitirá por unanimidad de sus miembros.

El laudo deberá ser motivado, a menos que las partes hayan llegado a un acuerdo y se haya emitido laudo conciliatorio. Constarán además en el laudo la fecha en que ha sido dictado y el lugar del arbitraje.

El laudo debidamente formalizado y firmado por el Colegio arbitral será notificado a las partes terminando las actuaciones. Los árbitros cesarán en sus funciones con el laudo definitivo.

El órgano arbitral también podrá dar por terminadas sus actuaciones y dictará laudo poniendo fin al procedimiento arbitral, sin entrar en el fondo del asunto:

a. Cuando el reclamante no concrete la pretensión o no aporte los elementos indispensables para el conocimiento del conflicto.
b. Cuando las partes acuerden dar por terminadas las actuaciones, o
c. Cuando el órgano arbitral compruebe que la prosecución de las actuaciones resulta imposible.

En este laudo, en el que no se ha entrado a conocer el fondo, se hará constar si queda expedita la vía judicial.

Si las partes no hubieren dispuesto otra cosa, los árbitros deberán decidir la controversia dentro de los seis meses siguientes a la fecha de presentación de la contestación. Salvo acuerdo en contrario de las mismas partes, este plazo podrá ser prorrogado por los árbitros, por un plazo no superior a dos meses, mediante decisión motivada.

El laudo firme produce efectos de cosa juzgada y frente a él sólo cabrá solicitar la revisión conforme a lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil para las sentencias firmes.

Recurso y aclaración

A pesar de no ser posible impugnar la decisión del órgano arbitral, existe la posibilidad de anular el laudo, ejercitando la acción de anulación, por los siguientes supuestos tasados en el plazo de dos meses desde la emisión del laudo ante de la Audiencia Provincial:

- Que el convenio arbitral no exista o no sea válido.
- Que no haya sido debidamente notificada la designación de un árbitro o de las actuaciones arbitrales o no se haya podido, por cualquier razón, hacer valer los derechos.
- Que los árbitros hayan resuelto cuestiones no sometidas a su decisión.
- Que la designación de los árbitros o el procedimiento arbitral no se haya ajustado al acuerdo entre las partes, a excepción de que éste acuerdo sea contrario a una norma imperativa de esta ley o, a falta del acuerdo mencionado, que no se haya ajustado a esta ley.
- Que los árbitros hayan resuelto sobre cuestiones no susceptibles de arbitraje.
- Que el laudo sea contrario al orden público.

Emitida la decisión a través del laudo, cualquiera de las partes puede solicitar una aclaración para la corrección de un error de cálculo, de copia o tipográfica, para la aclaración de un punto o parte concreta del laudo o para el complemento del laudo respecto de peticiones formuladas y no resueltas.

En ningún caso, esta solicitud, que no recurso, sirve para mostrar el desacuerdo con la decisión del órgano arbitral. El plazo para presentarlo es de 10 días desde la notificación del laudo.

Incumplimiento de las partes

Para el caso de que una de las partes no cumpla el laudo dictado, la otra parte puede instar el cumplimiento forzoso, su ejecución, al igual que ocurre en el procedimiento ante Tribunales. En este caso, se facilitará por parte de la Junta Arbitral toda la documentación necesaria a fin de que pueda solicitar dicha ejecución ante los juzgados de primera instancia del lugar donde se haya emitido el laudo.
alt : guia118.pdf