Consumo responsable: energía y residuos

Los residuos y el reciclado
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2010
Formato: 170 x 240 mm.
Páginas: 28
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Bio
Enviar a un amigo Imprimir noticia

Las sociedades más desarrolladas tienen en la generación de grandes cantidades de residuos uno de los aspectos más conflictivos. La sociedad de consumo actual, donde el “usar y tirar” está a la orden del día, es una grave amenaza para la conservación de los recursos naturales. Los consumidores tienden a pensar que su comportamiento individual tiene poca incidencia en el conjunto de atentados contra el medio ambiente.

¿Qué hacer con los residuos?

La construcción de vertederos, hasta ahora única solución, es actualmente un problema debido, principalmente, a la escasez de suelo y las protestas de los vecinos. La incineración es también una solución, pero también conlleva problemas, ya que las emisiones pueden ser tóxicas si no se cumple la normativa y es difícil encontrar emplazamientos para este tipo de instalaciones.

La generación de residuos sólidos sigue creciendo y según un estudio, cada español genera una media de 1,2 kilogramos de basura al día, desechos en su mayoría compuestos por materia orgánica, papel, cartón, plástico y vidrio, por este orden. En España se reutiliza un 42% del papel y un 35% del vidrio, pero tan sólo un 7% del plástico.

Esta situación insostenible de acumulación de desechos debe solucionarse. Para ello es necesario que los consumidores y usuarios tomen conciencia de la necesidad de realizar una selección de residuos, su diferenciación y almacenamiento en contenedores adecuados para su posterior reciclado.

El reciclado de los residuos sólidos urbanos es la mejor solución a largo plazo para la sociedad, junto a la reducción de basuras.
Sustituir las materias primas por materiales reciclados reduce la contaminación, conserva los recursos naturales, protege la naturaleza y ahorra energía en los procesos industriales de obtención de papel, textiles, vidrio, aluminio, acero y otros metales.

Consejos para el reciclado

Un consumidor responsable debe tener en cuenta una serie de pautas para el reciclado de residuos:

  • Aplica la fórmula de las 4 erres, “Reduce, Recupera, Reutiliza y Recicla”. Separa en tu domicilio las diferentes clases de residuos. El vidrio, el papel, el plástico y las pilas tienen contenedores propios. En el caso del vidrio, mejor si escoges los envases retornables. Ambientalmente, el vidrio es mejor que el tetra brick, las latas o los plásticos y se puede reciclar fácilmente.
  • Enseña a las próximas generaciones a utilizar las papeleras.
  • Reduce, en lo posible, la compra de productos de usar y tirar.
  • Rechaza los productos con un envase excesivo, ya que generan demasiados residuos y recuerda que los envases de mayor capacidad resultan más económicos.
  • Cuando se estropee algún electrodoméstico, intenta arreglarlo antes de desecharlo.
  • Infórmate de las organizaciones benéficas que recogen utensilios usados, ropa, etc.
  • Conoce dónde se depositan los materiales tóxicos como pilas, medicinas o pinturas. Algunas farmacias recogen medicinas para su aprovechamiento.
  • Si no existen contenedores de recogida selectiva en la zona donde vives o trabajas, solicítalos al Ayuntamiento o a las empresas encargadas de su recogida.
  • Cuando te sobre aceite (de freír, de latas de coches, etc.) no lo viertas por el fregadero o el WC, ya que es muy difícil de depurar. Viértelo en un bote cerrado y tíralo a la basura. Otra opción más ecológica es llevarlo a un punto de recogida municipal (punto verde), y si eres habilidoso, incluso puedes hacer jabón natural.
  • Evita el uso del papel de aluminio; es preferible utilizar plástico o papel. También es aconsejable guardar los alimentos en envases de plástico o cristal antes que envolverlos.
  • Reduce en lo posible el uso del papel: las fábricas que los producen consumen altas cantidades de agua y energía y figuran entre las más contaminantes. Usa el papel por las dos caras y utiliza papel reciclado, ya que éste consume sólo el 10% de agua y el 55% de la energía que se necesita para la fabricación de papel de primer uso. Tira el papel y el cartón en los contenedores especiales para ello.
alt : guia134.pdf