Préstamos hipotecarios: qué debes saber al contratarlos

Condiciones generales del préstamo hipotecario
Edita: FACUA
Fecha: 2011
Formato: 240 x 170 mm.
Páginas: 48
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Banca
Enviar a un amigo Imprimir noticia

Tipo de interés

Préstamos hipotecarios a interés variable: los préstamos hipotecarios suelen hacerse a un plazo cada vez mayor. A principios de 1990 la duración media de un préstamo estaba en los 10 años. En la actualidad, se solicitan a 25 años, aunque también es habitual concertar préstamos a 30 e incluso 40 años. Por ello, el tipo de interés variable es un método que permite adecuar el préstamo a la evolución de la situación económica sin que resulte especialmente costoso para una de las partes. De este modo, cada vez que toque efectuar la revisión (normalmente una vez cada año), el tipo de interés se modificará al alza o a la baja de acuerdo con la referencia que se haya adoptado. 

Tipo de interés fijo: normalmente para las ofertas con revisiones de interés fijo los plazos de amortización (el tiempo en que se debe devolver el dinero) son mucho más cortos que los de tipo de interés variable. Esto hace que la cuota a pagar cada mes resulte demasiado elevada para los ingresos, lo que motiva que se tenga que descartar desde un principio la opción de solicitar un tipo de interés fijo y haya que decantarse por un préstamo a tipo de interés variable. 

Revisiones del tipo de interés

En la escritura del préstamo se indican cuáles son las condiciones en las que se efectúan las variaciones del tipo de interés. Elementos que integran los tipos de interés variable:

• El interés inicial es aquel que se aplica durante el primer periodo. En ocasiones, durante el primer año (o un periodo más corto de tres o seis meses) la entidad suele ofrecer un tipo de interés inferior como método de atraer a nuevos clientes, y este es un aspecto a tener en cuenta. 
• El período de interés es el tiempo durante el cual permanece invariable el tipo de interés (normalmente un año). 
• El tipo de referencia es aquel que sirve de base durante cada periodo de interés para hallar el tipo aplicable. En la actualidad, existen seis tipos de referencia oficiales. Se les denomina oficiales porque están definidos por ley y calculados y/o publicados por el Banco de España. A continuación, se indican los que se utilizan habitualmente: Euríbor, Deuda pública, IRPH Bancos, IRPH conjunto de entidades, IRPH Cajas y CECA. 
• El diferencial es el incremento o disminución que se efectúa sobre el tipo de referencia adoptado para efectuar sus modificaciones, y suele depender del tipo de interés de referencia que se adopte. De esto se deduce que es muy importante tener en cuenta tanto el tipo de interés de referencia como el diferencial. Se trata de cuestiones de cierta complejidad pero que hay que valorar a la hora de firmar un préstamo.

Información previa y oferta vinculante

En relación a este tipo de préstamos es preciso saber que las entidades bancarias tienen la obligación de tener a disposición del cliente un folleto informativo gratuito. La finalidad de dicho folleto es facilitar información detallada y fácilmente comprensible sobre el préstamo hipotecario que se pretende contratar, debiendo contener la identificación o denominación comercial del mismo, el plazo, tipo de interés, las comisiones aplicables al mismo así como los gastos e importe de las cuotas.

También existe para las entidades la obligación de realizar una oferta vinculante tras la tasación y estudio de las condiciones económicas del consumidor.La oferta vinculante que deberá formularse por escrito es obligatoria durante un plazo que no puede ser inferior a diez días y tiene que ir firmada por un representante de la entidad. En este documento deben figurar las condiciones financieras del préstamo.

alt : guia140.pdf