Productos financieros

Tarjetas bancarias
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2011
Formato: 170 x 240 mm.
Páginas: 28
Inicio > Banca

 

En la actualidad existe una gran variedad de productos que se instrumentalizan a través de un formato de tarjeta bancaria. En este sentido, es importante diferenciar entre las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito.

Tarjetas de débito

La tarjeta de débito se utiliza como instrumento de pago pero no permite disponer de una cantidad de dinero superior al depositado en la cuenta corriente asociada a la misma. Es decir, no existe un crédito de la entidad bancaria, por lo que no hay que pagar intereses al respecto, siendo el coste habitual el de las comisiones de mantenimiento de la tarjeta, así como por la retirada de efectivo en las distintas redes de cajeros.

Tarjetas de crédito

Mediante este sistema de pago la entidad financiera pone a disposición del consumidor un crédito por un importe determinado. Las cantidades dispuestas con esta tarjeta se devolverán en un momento posterior al de la realización de la compra, existiendo la posibilidad de fraccionar y aplazar los pagos. Dependiendo de los plazos y fraccionamientos utilizados devengarán una serie de intereses que deberán ir calculados de acuerdo al TAE contratado.

Derechos y obligaciones en las tarjetas bancarias 

El usuario de servicios de pago habilitado para utilizar un instrumento de pago deberá:

  • Utilizar el instrumento de pago de conformidad con las condiciones que regulen su emisión y utilización. En particular, en cuanto reciba el instrumento de pago, el usuario deberá tomar todas las medidas razonables a fin de proteger los elementos de seguridad personalizados de que vaya provisto.
  • En caso de extravío, sustracción o utilización no autorizada del instrumento de pago, notificarlo sin demoras indebidas al proveedor de servicios de pago o a la entidad que éste designe, en cuanto tenga conocimiento de ello.
  • Cuando el usuario de servicios de pago tenga conocimiento de que se ha producido una operación de abono no autorizada o ejecutada incorrectamente, deberá comunicar la misma, sin tardanza injustificada, al proveedor de servicios de pago, a fin de poder obtener rectificación de éste.
  • El usuario soportará, hasta un máximo de 150 euros, las pérdidas derivadas de operaciones de pago no autorizadas resultantes de la utilización de un instrumento de pago extraviado o sustraído a excepción de aquellas pérdidas  o sustracciones que sean fruto de su actuación fraudulenta o del incumplimiento, deliberado o por negligencia grave. 

Obligaciones del prestador del servicio 

  • Cerciorarse de que los elementos de seguridad personalizados de la tarjeta sólo sean accesibles para el usuario facultado para utilizar dicho instrumento. En particular, soportará los riesgos que puedan derivarse del envío al ordenante tanto de un instrumento de pago como de cualquier elemento de seguridad personalizado del mismo.
  • Abstenerse de enviar tarjetas bancarias que no hayan sido solicitados, salvo en caso de que deba sustituirse un instrumento de pago ya entregado y aceptado previamente por el usuario.
  • Garantizar que en todo momento estén disponibles medios adecuados y gratuitos que permitan al usuario de tarjetas bancarias efectuar la comunicación de extravío, sustracción o utilización no autorizada, o solicitar un desbloqueo. A este respecto, el proveedor de servicios de pago facilitará, también gratuitamente, al usuario de dichos servicios, cuando éste se lo requiera, medios tales que le permitan demostrar que ha efectuado dicha comunicación, durante los dieciocho meses siguientes a la misma.
  • Impedir cualquier utilización del instrumento de pago una vez efectuada la notificación de extravío, sustracción o utilización no autorizada.

Cómo reclamar

El sistema bancario tiene establecido un procedimiento para el trámite de las  reclamaciones a través del Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

Para la admisión y tramitación de reclamaciones será imprescindible acreditar haberlas formulado previamente por escrito, dirigido al departamento o servicio de atención al cliente o, en su caso, al Defensor del Cliente de la entidad contra la que se reclame. Éstos deberán acusar recibo por escrito de las reclamaciones que se les presenten y resolverlas o denegarlas igualmente por escrito y motivadamente. Asimismo, el reclamante deberá acreditar que ha transcurrido el plazo de dos meses desde la fecha de presentación de la reclamación sin que haya sido resuelta o que ha sido denegada la admisión de la reclamación o desestimada su petición.

Recibida la reclamación por el Servicio de Reclamaciones del Banco de España si se cumplen los requisitos necesarios, se procederá a la apertura de un expediente por cada reclamación, en el que se incluirán todas las actuaciones relacionadas con la misma; en caso contrario, se requerirá al reclamante para completar la información en el plazo de diez días, con apercibimiento de que si así no lo hiciese se le tendrá por desistido de su reclamación.

Formulado el correspondiente informe, y si éste fuera desfavorable a la entidad reclamada, ésta estará obligada a informar al servicio de reclamaciones competente si ha procedido a la rectificación voluntaria en un plazo no superior a un mes desde su notificación.