Gestión del agua y ciudadanía: Retos de futuro

El agua, derecho humano universal
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2013
Formato: 170 x 240 mm.
Páginas: 24
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Hogar
Enviar a un amigo Imprimir noticia

El agua no sólo es fundamental para la vida, también es un recurso imprescindible para el desarrollo de las sociedades humanas. Sin ella no es posible su existencia. El uso que la sociedad da al agua depende de sus necesidades y de la disponibilidad de ella.

El abastecimiento de agua a las poblaciones se encuentra directamente relacionado con la calidad de vida de la ciudadanía, debiéndose considerar como un derecho humano fundamental y así es considerado por las Naciones Unidas.

El 28 de julio de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró: "el derecho al agua potable y al saneamiento, como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos".

No es posible compatibilizar el agua como derecho humano universal y la generación de ganancias por la explotación de empresas privadas. El control del agua potable debe permanecer en manos de empresas públicas.

El agua en España es un bien escaso y los ciudadanos están obligados a utilizarla racionalmente. Su uso prioritario es el de boca, es decir, el agua para beber y cocinar. En situaciones de sequía extrema las autoridades están obligadas a garantizar este uso por todos los medios. Asegurado el mismo, el siguiente en importancia es el doméstico, que incluye el agua para el aseo personal y de la vivienda, pero no usos superfluos y de lujo como regar jardines y llenar piscinas. Los demás usos están sujetos a la disponibilidad de agua.

El artículo 60 del Texto Refundido de la Ley de Aguas establece la prioridad del abastecimiento de la población. Este recurso doméstico comprende el consumo de agua en la alimentación, limpieza de viviendas, lavado de ropa, higiene y aseo personal, y supone el 15% del gasto del agua. Es innegable que el sector económico que más agua utiliza es la agricultura (77%), seguido de la industria (3%) y, en tercer lugar, el uso urbano no doméstico.