Prevención de riesgos en el hogar

Asfixias por ahogamiento, atragantamiento, sofocación...
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2005
Formato: 180 x 150 mm.
Páginas: 32
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Hogar
Enviar a un amigo Imprimir noticia
La asfixia, fallo de respiración pulmonar, se explica por una falta de oxigeno en el aire o por la imposibilidad de que este llegue a los pulmones cuando las vías respiratorias quedan obstruidas.

Las causas principales que producen la asfixia son:

Falta de oxígeno en los baños debido a la presencia de quemadores de gas en estufas y calentadores.

Introducción por boca y nariz de objetos de diámetro superior al de las vías respiratorias (botones, canicas, alfileres, imperdibles, ojos de peluches, ruedas de coche pequeñas, etc.).

Taponamiento externo de las vías respiratorias por el vestido o la ropa de cuna (niños menores de un año).

Sofocación provocada por otro cuerpo humano (adulto) durante el sueño.

Llevar en el cuello lazos o cadenas sujetadores de chupete y medallas.

Ropas inadecuadas: bufandas demasiado largas.

Utilización de bolsas de plástico como capuchas o caretas de juego.

Ahogamiento en piscinas, bañeras, cubos y otros recipientes llenos de agua.

Formas de evitar la asfixia:

• No instales calentadores ni estufas de gas en el interior de los baños ni en las habitaciones pequeñas mal ventiladas.

• Evita que los niños de corta edad jueguen y manipulen objetos pequeños o aquellos que puedan desmontarse en piezas pequeñas.

• Utiliza ropa que imposibilite el estrangulamiento (sabanas demasiado largas, camisones, prendas con cuellos estrechos, redes, bufandas demasiado largas).

• No utilices cunas con barrotes demasiado distanciados.

• Impide que los niños vistan con bufandas demasiado largas.

• No dejes recipientes con agua cerca de lo niños (sobre todo antes del año y medio). Se aconseja la enseñanza precoz de la natación. Protege con cierre vallado, separación, acceso difícil, uso de redes en piscinas, estanques, pozos, cisternas, lavaderos y cursos de agua. No dejes a los niños pequeños solos en la bañera.

• Provoca el eructo de los lactantes después de las comidas y antes de recostarlos para dormir.

• Coloca a las personas que hayan perdido el conocimiento de costado para facilitar la salida al exterior de posibles vómitos. Evita que los niños jueguen con bolsas de plástico.

• No se aconseja que duerman en la misma cama adultos y lactantes. Vigila a los niños que circulen cerca de lo lugares con agua.
alt : guia43.pdf