La nueva Ley de Garantías

Plazos de garantía
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2004
Formato: 150 x 180 mm.
Páginas: 12
Abrir versión impresa en PDF
Inicio >
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Una de las novedades mencionadas de esta Ley es la cuestión de los plazos de garantía. Así, el artículo 9 establece los siguientes:

- En primer lugar, se dice que el vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega. En los bienes de segunda mano, el vendedor y el consumidor podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega del mismo. Se presume, salvo prueba en contrario, que las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega ya existían cuando la cosa se entregó, excepto cuando esta presunción sea incompatible con la naturaleza del bien o la índole de la falta de conformidad. También se da por supuesto que la entrega se corresponde con el día que figure en la factura o ticket de compra albarán de entrega posterior.

- Detectada la falta de conformidad del bien a lo pactado en el contrato dentro del plazo de dos años de responsabilidad del vendedor, la Ley le reconoce al consumidor el plazo de tres años, desde la entrega del bien, para reclamar el cumplimiento de lo establecido en los artículos 1-8 ( reparación, sustitución, rebaja del precio, etc.).

- Por último, se dice en la norma que el consumidor deberá informar al vendedor de la falta de conformidad en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de ella. Se recoge una presunción a favor del consumidor de que, salvo prueba en contrario, se entenderá que la comunicación ha tenido lugar dentro del plazo establecido.

Albarán de entrega

Una controversia relacionada con la conformidad de los bienes del contrato que podría plantearse sería si los albaranes de entrega con el conforme del cliente pueden servir como prueba de que el comprador estaba conforme con todo lo especificado a la hora de la compra.

El albarán de entrega en ningún caso puede liberar al vendedor de su responsabilidad por la falta de conformidad del bien según lo establecido en la Ley de Garantías, cuyos preceptos son de irrenunciabilidad previa (artículo 4). Lo único que prueba dicho albarán es la entrega del bien. Así, la pretensión de convertirlo en prueba vinculante puede llegar a constituir un comportamiento abusivo por parte del vendedor.

Defectos de origen

Es necesario destacar la carga de la prueba que tiene que soportar el consumidor transcurridos los primeros seis meses desde la compra. Según la Ley, tiene que demostrar que el defecto que se reclama era de origen y que ya existía en el momento de entrega del bien. A su vez, deberá probar que no es producto de un mal uso. Esta prueba será muchas veces imposible de realizar ya que, materialmente o por motivos económicos, no se puede obligar al consumidor a pagar un informe técnico de un perito que le resulte más caro que pagar directamente la reparación cubierta por la garantía.
alt : guia49.pdf