Certificación de calidad de los productos alimenticios

Organismos de certificación
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2004
Formato: 150 x 180 mm.
Páginas: 12
Abrir versión impresa en PDF
Inicio >
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Para asegurarle al consumidor que un producto alimenticio presenta efectivamente una o más características diferenciadoras, existen sistemas voluntarios de control. Estos sistemas consisten en el establecimiento de un signo, etiqueta o identificación, que es avalado por un organismo certificador independiente de la empresa, que verifica y controla que el producto corresponde a los atributos de valor que ostenta. Dichos organismos son controlados, a su vez, por las autoridades competentes y por la legislación vigente.

En el producto se muestra que ha sido certificado mediante un sello, un símbolo de calidad o logotipo estampado en alguna parte de su envoltorio o embalaje.

Los sellos de calidad presentes deben asegurar una serie de condiciones comunes y controladas para los productos. En el extenso mercado europeo existe una gran riqueza y variedad de productos pero cuando un producto adquiere cierta reputación fuera de sus fronteras se puede encontrar con usurpaciones e imitaciones. Lógicamente esta competencia desleal, además de perjudicar a los productores engaña a los consumidores, por lo que se hace necesario un control que garantice a éstos la calidad que se pretende.

Para que los sellos de calidad sean efectivos y cumplan con su objetivo de diferenciar a los productos que los ostenten, requieren una serie de condiciones: que el producto sea reconocido por el mercado; que el sello lo garantice un organismo independiente, serio y riguroso, que controla y verifica la calidad; que el consumidor conozca los atributos diferenciadores que avalan el sello y que exista mercado interesado en adquirir las cualidades del producto que avala el sello.

Sistemas de certificación

La Unión Europea dicta en 1992, el Reglamento 2081 del Consejo, de 14 de julio relativo a la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios y el Reglamento 2082 del Consejo, de 14 de julio, relativo a la certificación de las características específicas de los productos agrícolas y alimenticios.

Se crean los siguientes sistemas:

- D.O.P.Denominación de Origen Protegida, se designa el nombre de un producto cuya producción, transformación y elaboración debe realizarse en la zona geográfica determinada, con unos conocimientos específicos reconocidos y comprobados.

- I.G.P. Indicación Geográfica Protegida, el vínculo con el medio geográfico sigue presente en, al menos, una de las etapas de la producción, de la transformación o de la elaboración. Además, el producto se puede beneficiar de una buena reputación.

- E.T.G. Especialidad Tradicional Garantizada, no hace referencia al origen, sino que tiene por objeto destacar una composición tradicional del producto o un modo de producción tradicional.
alt : guia50.pdf