FACUA.org
17
Inicio » 17 » Informes
La OMS advierte que la obesidad es la epidemia del siglo XXI
Obesidad infantil: una plaga del siglo XXI

FACUA.org - 21 - octubre de 2006
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


La Organización Mundial de la Salud advierte que la obesidad es la "epidemia del siglo XXI". En la actualidad mil millones de personas adultas padecen sobrepeso en el mundo y 300 millones son obesas. Estas cifras son alarmantes, máxime teniendo en cuenta que esta enfermedad está presente cada vez en más países y a edades más tempranas.

"Quiero ir a la hamburguesería a comer! ¡Quiero chucherías! ¡Déjame que estoy viendo la tele!". Frases como éstas se repiten diariamente en miles de hogares españoles y muchos padres, por agotamiento, por no discutir con sus hijos a los cuales ven pocas horas diarias y lamentablemente por costumbre, claudican a estas frases más veces de las que deberían.

La tendencia es ascendente; en poco tiempo en España los niños y jóvenes con sobrepeso suponen ya el 26% y más del 14% son obesos; índices preocupantes teniendo en cuenta que diversos estudios demuestran que los niños con obesidad tienen más posibilidades de convertirse en adultos obesos.

Sobrealimentación y sedentarismo

Las causas de esta patología son por todos conocidas, pueden ser genéticas o como consecuencia de una incorrecta alimentación y gran sedentarismo. La obesidad aparece cuando se consume más energía de la que se utiliza. En los niños y adolescentes, esta sobrealimentación está directamente relacionada con el incremento de la obesidad y con las principales enfermedades crónicas de la actualidad como las cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, determinados cánceres, problemas psico-sociales y contribuyen a agravar enfermedades respiratorias como el asma.

La dieta mediterránea, reconocida por sus cualidades en todo el mundo, no es seguida como antes por la mayoría de los españoles, que cada vez comen más fuera de casa, sustituyen el agua por bebidas gaseosas, y se tumban delante del televisor con bastante facilidad.

Estas costumbres influyen directamente en la dieta de los niños que no ven en sus hogares a unos padres que tomen frutas y verduras diariamente, sino paquetes de comida precocinada, dietas de guarderías y colegios que no en todos los casos son adecuadas y variadas, chucherías y dulces que pueden disfrutar en muchos casos a diario y un sin fin de anuncios donde las golosinas y otros alimentos destinados a los menores se exponen como saludables por el mero hecho de contener, por ejemplo, un porcentaje de calcio sin indicar el alto contenido de grasas y azúcares.

España, entre los más obesos de europa

España ocupa el segundo puesto en Europa en cuanto a obesos se refiere, una posición lamentable que ha instado al Gobierno a considerarlo un problema de salud pública y a anunciar medidas en esta materia. Desde el Ministerio de Sanidad se pretende reducir el porcentaje de sal y grasa de los alimentos, regular los comedores escolares, la publicidad de alimentos y bebidas destinados a menores así como evitar el acceso de los pequeños a máquinas expendedoras.

Estas medidas, todavía en proceso de elaboración, son elementales, pero es fundamental que la sociedad tome conciencia de la importancia de mejorar los hábitos alimenticios, seguir una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico de manera constante y reducir el consumo de horas que todos, y en especial los niños pasan delante del televisor y de los videojuegos. Un película en un momento determinado y un video educativo contribuyen al desarrollo de los niños, pero hay que recordar que cada hora que un menor pasa delante del televisor puede incrementar en un 12% el riesgo de sufrir obesidad en un futuro, mientras que por cada hora que practican deporte su salud se ve reforzada.

Una alimentación saludable desde la infancia es fundamental para una vida saludable. Evitar comer entre horas, seguir una dieta mediterránea rica y variada, moderar el consumo de azúcares y comidas rápidas y realizar ejercicio físico diario son las pautas fundamentales para una buena educación infantil en materia de alimentación y salud.

FACUA reclama al Ministerio que adopte medidas legislativas para regular el etiquetado de alimentos y evitar prácticas de publicidad engañosa o que fomenten hábitos alimenticios poco saludables. El Gobierno se centra exclusivamente (como viene haciendo hasta el momento) en el fomento de la autorregulación del sector, medidas que no son de obligado cumplimiento y quienes las pasan por alto no tienen ningún riesgo de sanción. Asimismo, la Federación demanda participación real de las asociaciones de consumidores en el desarrollo de los planes que se prevean.

Obesidad: Problema de primer orden

La obesidad ya es considerada como un problema de salud pública. Padecer esta enfermedad puede acortar la vida hasta en diez años. Este escalofriante dato debería ser suficiente para que todos los sectores implicados se tomen en serio su responsabilidad y adopten las medidas oportunas para contribuir a reducir las cifras de obesos en España. En este sentido, la educación alimentaria en la infancia es fundamental. Los niños de tres ó cuatro años comienzan a formar sus hábitos dietéticos los cuáles se constituyen a partir de los once años.

Por otro lado, es imprescindible que una alimentación saludable se acompañe de una constante actividad física. En la actualidad, la sociedad ha evolucionado hacia una vida más sedentaria. El tiempo de ocio ya apenas se disfruta al aire libre, el creciente uso de las nuevas tecnologías aplicadas al ocio y el empleo de transportes para casi todos los desplazamientos han modificado los hábitos de una población que ve cómo su salud y la de los que le rodean se resiente por no realizar ningún tipo de ejercicio de manera constante que además de ser saludable puede ser muy placentero.