FACUA.org
3
Inicio » 3 » Informes
Un nuevo Estatuto, 25 años después
En este informe:
Un nuevo Estatuto, 25 años después
El Estatuto de Autonomía de Andalucía

Los andaluces vuelven a las urnas 25 años después.

FACUA.org - 1 - enero de 2007
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


Un nuevo Estatuto, 25 años después

Los cambios que Andalucía ha vivido en estos años hacen necesaria una modificación del actual Estatuto en pro de una Andalucía con más autogobierno que defienda y promueva la igualdad entre hombres y mujeres, la participación ciudadana, los derechos sociales, la financiación de la comunidad y los medios de comunicación social.

El nuevo Estatuto andaluz se estructura en preámbulo, título preliminar y diez títulos, con un total de doscientos cincuenta artículos, cinco disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y tres disposiciones finales.

Ya en el preámbulo, el nuevo texto estatutario señala que Andalucía ha sido la única comunidad que ha expresado a través de las urnas, mediante referéndum su deseo de aceptar un estatuto de autonomía, lo que le otorga una identidad propia.

Tal y como se expresa en el nuevo Estatuto "igualdad no significa uniformidad" ya que en España existen muchos hechos diferenciables, por lo que es necesario reconocer que cada comunidad tiene el derecho a recoger en un texto propio todas las características que le otorgan esa diferenciación. Este derecho está basado en los valores de justicia, libertad y seguridad consagrados en la Constitución de 1978 que como reconoce el propio Estatuto es "baluarte de los derechos y libertades de todos los pueblos de España".

En el título preliminar se señalan los objetivos básicos de la comunidad autónoma que son el pleno empleo, la educación permanente y de calidad, la protección de la naturaleza para mejorar la calidad de vida, la cohesión territorial, la solidaridad y convergencia de los territorios andaluces, la cohesión social, así como una especial atención a las personas en situación de dependencia, pluralismo político, social y cultural.

El Estatuto promoverá las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos sean reales y efectivas, igualdad hombre y mujer, promoviendo la democracia paritaria, facilitará la participación de los andaluces en la vida política, económica, cultural y social.

Derechos sociales

Una de las grandes novedades es la inclusión de un nuevo Título sobre los derechos sociales, el Título I, denominado Derechos sociales, deberes y políticas públicas, que en sus treinta y seis artículos aboga, entre otros aspectos, por la igualdad de género; protección contra la violencia de género; protección de la familia; los menores; los mayores, especificando el derecho a recibir una atención integral para la promoción de su autonomía personal y del envejecimiento activo; dignidad ante el proceso de la muerte, reconociendo el derecho a morir dignamente; educación, garantizando la gratuidad de la misma en los niveles obligatorios y de sus libros de texto; salud, donde se reconoce el acceso a cuidados paliativos, a recibir asistencia geriátrica especializada así como a disponer de una segunda opinión facultativa sobre sus procesos; prestaciones sociales; consumidores, reconociendo el derecho a asociarse, a la información, formación y protección; participación política y medio ambiente.

Además, caben destacar los artículos dedicados a las personas con discapacidad o dependencia, señalando su derecho a acceder a ayudas, prestaciones y servicios de calidad necesarios para su desarrollo personal y social así como las prestaciones sociales donde se garantiza el derecho de todos los andaluces a acceder en condiciones de igualdad a las mismas.

Es igualmente relevante el artículo dedicado a los deberes, que señala, entre otros aspectos, que todas las personas tienen obligación de contribuir al sostenimiento del gasto público en función de sus ingresos, a conservar el medio ambiente y a contribuir a la educación de los hijos.

Consumidores

Un aspecto a criticar del Estatuto se refiere a los consumidores. Si bien se considera principio rector "el consumo responsable, solidario, sostenible y de calidad, particularmente en el ámbito alimentario", no se reconoce a las organizaciones de consumidores como agentes económicos y sociales necesarios para equilibrar los intereses existentes en el mercado, y no se llega a profundizar en el papel fundamental que estas organizaciones llevan a cabo en la sociedad actual.

El nuevo Estatuto deja un espacio importante para la economía, el empleo y hacienda destacando la creación de una comisión mixta de asuntos económicos y fiscales Estado-Comunidad Autónoma que acuerde los porcentajes de participación en el rendimiento de los tributos estatales cedidos parcialmente, así como negociar el porcentaje de participación de Andalucía en la distribución territorial de los fondos estructurales europeos.

Por otro lado, se establece que se ceden a la Comunidad Autónoma los tributos, entre otros, referente a los impuestos de patrimonio, sobre sucesiones y donaciones, sobre electricidad, juego y transmisiones patrimoniales. Otros impuestos son cedidos parcialmente, como el IRPF (Renta de las Personas Físicas), el Valor Añadido, el de Hidrocarburos y el del Alcohol y Bebidas Fermentadas.

El medio ambiente toma especial importancia, acorde con la situación actual que se está viviendo. El Estatuto señala que "los poderes públicos orientarán sus políticas a la protección del medio ambiente, la conservación de la biodiversidad, así como la riqueza y diversidad paisajística de Andalucía".

En las cinco disposiciones adicionales del nuevo texto estatutario, cabe señalar la tercera, dedicada a las inversiones en la comunidad, donde se indica que "el gasto de inversión del Estado con destino a Andalucía deberá garantizar de forma efectiva el equilibrio territorial" y para ello se constituirá una Comisión.