FACUA.org
3
Inicio » 3 » Informes
Energía nuclear: el eterno debate

Los accidentes nucleares y la gestión de los residuos continúan siendo el principal problema para su uso.

FACUA.org - 22 - abril de 2007
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


La Unión Europea define su política energética para los próximos años

La Unión Europea está definiendo la política energética de los próximos años. La utilización de la energía nuclear como fuente supuestamente necesaria para garantizar el suministro eléctrico vuelve a ser el centro del debate.

Tras muchos años cuestionando su uso, es ahora la Comisión Europea (CE) la que defiende la construcción de centrales nucleares, y ello en base a que las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera son muy pequeñas.

La CE ha emprendido una nueva estrategia para reducir las emisiones de CO2 y luchar así contra el temido calentamiento global. Este órgano apuesta por reducir en un 20% la contaminación causante del efecto invernadero para 2020 y ese es el motivo de que abogue por la energía nuclear, aunque son los estados miembros los que deben tomar la decisión de emplearla o no. Francia apuesta por la energía nuclear, que genera casi el 80% de la electricidad consumida en su territorio. El país galo ha aprobado la construcción de nuevas centrales para obtener y exportar energía eléctrica obtenida mediante la fisión nuclear.

En el otro extremo se sitúa Alemania, que defiende el desarrollo de las energías renovables y el fin de la energía nuclear, resaltando que no es la solución para reducir las emisiones de CO2 y frenar el cambio climático.

Bruselas afirma que la energía nuclear de fisión apenas se ve afectada por las fluctuaciones de las materias primas, pues se necesita poco uranio para funcionar, sus precios son más estables que los del petróleo; un tema preocupante en la actualidad en la que continuamente observamos cómo el barril de crudo bate récord de precios continuamente. Éstas son las ventajas que la CE señala que se pueden encontrar en la energía nuclear, ¿pero compensan sabiendo que si se produce un accidente éste podría provocar un desastre mucho mayor que el de Chernóbil?

Muchas son las voces que se empeñan en señalar que la catástrofe de Ucrania fue una concatenación de coincidencias derivadas de un gran fallo humano, un accidente que no debió ocurrir, pero no piensan que ese error podría repetirse y provocar un desastre igual o mayor que el de 1986.

En la actualidad hay más de 400 plantas nucleares en activo en todo el mundo generando el 17% de la energía eléctrica que se consume en la Tierra. Si comenzaran a fallar se desconocen las consecuencias reales, pero se sabe que el accidente de Chernóbil podría convertirse en algo anecdótico. Y eso sin tener en cuenta que hay países que pudieran aspirar a construir armas nucleares en vez de energía para el progreso con la misma técnica.

La seguridad de estos centros está cuestionada. En España, la propuesta de la primera reforma de ley de Creación del Consejo de Seguridad Nuclear pone de manifiesto en su exposición de motivos la necesidad de mejorar la seguridad en las centrales nucleares para evitar nuevos accidentes.

Otro tema a tener en cuenta son las acciones terroristas y las guerras. Los últimos acontecimientos han obligado a varias instalaciones a dotarse de medidas de seguridad, insuficientes si una central llega a ser objeto de ataques. Por otro lado, no se puede olvidar la contribución que de forma indirecta se está haciendo al desarrollo de la carrera bélica.