SE HA PRODUCIDO UN ERROR
Energía nuclear: el eterno debate - FACUA.org - 3
FACUA.org
3
Inicio » 3 » Informes
Energía nuclear: el eterno debate

Los accidentes nucleares y la gestión de los residuos continúan siendo el principal problema para su uso.

FACUA.org - 22 - abril de 2007
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


Opiniones a favor y en contra de la energía nuclear

A favor de la energía nuclear

La utilización de la energía nuclear no deja indiferente a nadie. Las opiniones se contraponen y quienes se manifiestan a favor se basan en los siguientes argumentos:

- La mayoría de los países industrializados ven en la construcción de centrales nucleares una forma económica de producir electricidad que garantice las necesidades energéticas básicas.

- Única alternativa ante la carestía del crudo, pues con poco uranio se produce mucha cantidad de energía y su precio es estable.

- Poca contaminación del aire en comparación con el dióxido de carbono que generan los combustibles fósiles como el carbón para producir la misma cantidad de energía.

- No se produce derrame de petróleo.

- Los residuos nucleares son de poco volumen y no necesitan espacios tan grandes para su almacenaje como otro tipo de desperdicios.

- Es la única fuente que puede suministrar energía en cantidades importantes. - Los países productores de uranio, combustible empleado, son políticamente estables a diferencia de los que extraen petróleo.

En contra de la energía nuclear

La energía nuclear ha provocado, y sigue haciéndolo, numerosos problemas.

- Su empleo supone un riesgo por la radiación artificial que produce, presente en todo su ciclo de producción (extracción, transporte…), pues no se puede olvidar que estas emisiones son un peligro para el hombre y que tiene como consecuencia la mutación en los seres vivos si sobrepasa los niveles que en la actualidad se consideran aceptables.

- Contaminante: la extracción y transporte del uranio para generar electricidad en las centrales nucleares, así como las obras necesarias para la construcción y posterior desmantelamiento de las mismas, emiten CO2 a la atmósfera. El transporte de los materiales y residuos se realiza por mar, tierra y aire, empleando como combustible el petróleo, combustible contaminante.

- Por otro lado existe riesgo de accidente nuclear, que puede producir consecuencias irreparables para los humanos y la naturaleza como en el caso de Chernóbil, y eso pese a que las centrales cuentan normalmente con tres elementos de protección radiológico (varilla de combustible, reactor y estructura de hormigón).

- Los residuos, aunque ocupan poco espacio, son altamente radiactivos y tardan cientos o miles de años (dependiendo del tipo de actividad) en perder su radiactividad, además de suponer un almacenamiento costoso.

- Riesgo de contaminación radiactiva no sólo por accidente sino también por sabotaje.

- Riesgo de que algunos países realicen un mal uso de la energía nuclear y la empleen para fabricar armas nucleares.

- La energía nuclear no es una solución definitiva, sólo temporal, por eso es imprescindible apostar por otras alternativas.

- El uranio, pese a no fluctuar tanto como el petróleo, es un recurso agotable, no renovable, por ello es recomendable buscar alternativas provenientes de recursos naturales como el sol.

- Pueden ser un objetivo estratégico ante guerras y atentados terroristas, con los riesgos que ello conlleva.

- Costosa; algunos indican que es una energía económica, pero en sus cálculos de gastos no incluyen el desmontaje de las centrales ni la gestión de los residuos.

- Los fenómenos naturales (terremotos…) pueden provocar accidentes en las centrales nucleares.

- El precio del uranio no está exento de fluctuaciones. El mercado está demostrando que la tendencia de este mineral es alcista, situando su valor en marzo de 2007 en 95 dólares la libra (una libra pesa 453 kilogramos), subiendo más del doble en los últimos seis meses y más del 800% desde marzo de 2003.