FACUA.org
17
Inicio » 17 » Informes
Un enfermedad respiratoria provocada por un nuevo agente patógeno
Neumonía atípica

Algunos datos sobre el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS).

FACUA.org - 22 - mayo de 2003
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


El síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) es una enfermedad respiratoria recientemente declarada en Asia, Norteamérica y Europa. La enfermedad comienza generalmente con fiebre (temperatura medida superior a 38,0° C) acompañados de síntomas respiratorios. A veces la fiebre va acompañada de escalofríos, dolor de cabeza, muscular, malestar general, pérdida de apetito, confusión, erupciones y diarrea.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el 16 de abril de 2003 que la causa del SRAS (SARS, en sus siglas en inglés) es un agente patógeno nuevo, perteneciente a la familia de los coronavirus, no detectado antes en los seres humanos. Detectada el pasado 15 de marzo, se trata de una nueva variedad de la neumonía (se la conoce como neumonía atípica).

Desde la OMS, se alaba la velocidad con la que se ha secuenciado el genoma de este microorganismo, teniendo en cuenta que hace tan sólo tres semanas que se identificó el coronavirus como la posible causa de la enfermedad. No hay que olvidar que llevó varios años encontrar el virus que provocó el Sida.

Sin embargo, los científicos aún se muestran cautos ante este descubrimiento y recuerdan que es un borrador y probablemente todavía puede contener algunos errores. De hecho, desde la aparición de los primeros casos, son muchas las teorías enunciadas y publicadas en prestigiosas revistas médicas que han ido quedando obsoletas a medida que avanzaban las investigaciones. Desde el Ministerio de Sanidad canadiense, por ejemplo, se advierte que este coronavirus podría no ser la única causa de la enfermedad.

Se investigan posibles tratamientos

Hasta abril de 2003 se dispone de tres tipos de test diagnósticos para el coronavirus pero sus resultados pueden tardar días, demasiado tiempo si se tiene en cuenta que el paciente puede morir mientras tanto, máxime si tardó en someterse a las pruebas desde que comenzó a incubar el virus.

En Hong Kong, los médicos intentaron fallidamente atajar la enfermedad con antibióticos. Después aplicaron ribavirina, un antivírico que se usa para tratar otro tipo de virus y que interrumpe el proceso de multiplicación de estos patógenos, así como corticoides para detener el proceso inflamatorio. Algunos pacientes empezaron a mejorar, aunque los investigadores desconocen aún si esta favorable evolución se produjo de forma espontánea (el proceso es mortal en un 3% o 4% de los casos y el resto se recupera) o si estos fármacos tuvieron algo que ver.

La ribavirina se está empleando en Hong Kong y Toronto (Canadá), si bien en Estados Unidos hay más reticencias frente a ella.

Según Catherine Laughlin, viróloga del Instituto de Enfermedades Infecciosas del ejército estadounidense, en Fort Detrick, la ribavirina "tiene una toxicidad significativa y podría hacer más mal que bien". Y es que en EE.UU. se ha puesto en duda la eficacia de este fármaco después de que los test del citado instituto no encontraran evidencias de efectividad en cultivos de laboratorio.

En la Universidad de Virginia, Frederick Hayden afirma que el interferón inhalado ha demostrado en diversos estudios que bloquea la infección de algunos coronavirus, aunque fue abandonado por la irritación que causaba. Otros en cambio se muestran en desacuerdo con la decisión de no analizar con más detalle, en ensayos clínicos, la ribavirina, pues aunque no funcione en laboratorio ha mostrado eficacia en algunos pacientes, según Michael Lai, de la Universidad de Southern California.

La OMS elevó el 24 de abril de 2003 a 4.288 el balance a nivel mundial de casos contabilizados de SRAS, de los cuales 251 habían fallecido. El este de Asia acaparaba el 95% de los casos, con 4.250 contagiados de los que 259 murieron, lo que significa un índice de mortalidad del seis por ciento.

Si se viaja a las zonas afectadas

Si estás a punto de completar un proceso de adopción cuyo aplazamiento no es posible, y decides seguir adelante con el viaje a un área con SRAS, las autoridades sanitarias ofrecen una serie de consejos.

Antes de iniciar el viaje:

- Reúne un botiquín de viaje que contenga el material sanitario y de primeros auxilios básico. Asegúrate de que incluye un termómetro, desinfectante doméstico, mascarillas de tipo N95, guantes desechables (de un solo uso) y un antiséptico a base de alcohol para la higiene de las manos.

- Infórmate e informa a las otras personas que pueden viajar contigo sobre el SRAS.

- Al menos con un mes de antelación del viaje consulta con un Centro de Vacunación Internacional para obtener información sanitaria adicional que puedas necesitar con relación al viaje.

Mientras estés en un área afectada por el SRAS:

- En la medida de lo posible, evita las aglomeraciones de personas, ventila los espacios cerrados y no visites lugares concurridos con mala ventilación.

- Para protegerte contra la infección por SRAS, mantén una buena higiene personal y lávate las manos con frecuencia y después de estornudar, toser o limpiarte la nariz. Utiliza jabón líquido, toallas y pañuelos de papel desechables.

- Usa una mascarilla tipo N95, ya que te puede ayudar a sentirse más cómodo; utilízala cuando estés en contacto próximo con personas que puedan estar enfermas con síntomas respiratorios.

- Toma una dieta apropiada, realiza ejercicio con regularidad, descansa adecuadamente, reduce el estrés y no fumes.

- Los enfermos con SRAS pueden trasmitir la enfermedad por contacto directo de persona a persona. Se desconoce el periodo de tiempo desde el inicio de los síntomas durante el cual una persona con SRAS puede transmitir la enfermedad a otros. Ante esta situación, extrema las medias de protección y limita los contactos al menor tiempo posible.

Tras la vuelta del viaje:

- Las familias que regresan de una de las áreas afectadas deben vigilar su estado de salud durante aproximadamente los diez días siguientes a su vuelta, dado que este es el periodo de tiempo máximo de incubación de la enfermedad preconizado por la OMS.

- Si cualquier miembro de la familia presenta fiebre alta (por encima de los 38,0º C) y tos o dificultad respiratoria durante estos diez días, deberá llamar al número de teléfono general de emergencias médicas, donde, después de informar de su situación, le comunicarán al centro médico que deben dirigirse.

- Es deseable, en todo caso, limitar al máximo y a ser posible posponer, como medida de precaución, cualquier evento social (celebración, reunión familiar, etc..) durante estos diez días señalados.

¿Qué va a ocurrir?

La opinión pública mundial acoge con gran preocupación las nuevas noticias que se generan sobre esta enfermedad, con la incógnita de si llegará a convertirse en una devastadora pandemia o la comunidad científica hayará la forma de ponerle freno y prevenir la afección.