FACUA.org
14
Inicio » 14 » Informes
Ley de Servicios Ferroviarios de Andalucía

En todas sus modalidades, los ferroviarios son los transportes terrestres más sostenibles y seguros de los existentes en la actualidad.

FACUA.org - 1 - agosto de 2007
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


Elemento vertebrador del territorio

El transporte ferroviario debe ser el elemento fundamental de vertebración del territorio, dentro de unas políticas adecuadas en materia de transporte. Este sistema, en contraprestación con otros, fundamentalmente el transporte por carretera, es el más sostenible ecológicamente ya que sus infraestructuras generan un menor impacto medioambiental y puede dar una mejor respuesta a las necesidades de movilidad de las personas en medias y largas distancias.

No se puede dejar de observar que el transporte motorizado genera unas altas tasas de emisión de gases CO2 teniendo una alta responsabilidad en el cambio climático y los problemas que de él se derivan y que cada vez más sufren los ciudadanos. A esta forma de transporte se le destina la mayor parte de los recursos de hidrocarburos, lo que supone problemas de dependencia de los países no productores respecto a los productores, creando en algunos casos problemas socio-políticos que pueden derivar en intervenciones armamentísticas entre países. Existen ejemplos recientes como la invasión de EE.UU. a Irak, cada vez más rechazada por los ciudadanos.

Este tipo de transporte, el motorizado, también requiere de grandes y costosas infraestructuras que generan una alta degradación medioambiental dañando de manera importante la calidad de vida de las personas por la contaminación ambiental y acústica que generan, siendo esto un elemento perjudicial en la salud de los ciudadanos.

Ante esta problemática, el transporte ferroviario se convierte en una alternativa, además de altamente sostenible, suficientemente resolutiva, que cubre adecuadamente las necesidades de hacer largos desplazamientos. Hay que considerar que las distancias en las sociedades desarrolladas cada vez son mayores y, al margen de la necesidad de comunicar las zonas de producción con las de consumo, que por el modelo de globalización económica hace que se encuentren a gran distancia, también se comprueba como en la vida diaria los ciudadanos tienden a desplazarse con mayor frecuencia, los núcleos residenciales tienden a estar distantes de los centros de trabajo, de estudio, de ocio, etc. A día de hoy, estos desplazamientos siguen estando resueltos en un muy alto porcentaje a través de transportes individuales y motorizados. La respuesta de las administraciones públicas hasta la fecha ha sido la de aplicar políticas con una preocupante falta de perspectiva y visión de futuro, que ayuda a la prevalencia del uso, y por lo tanto dependencia, del transporte privado, anteponiendo la construcción de nuevas infraestructuras viarias de alta capacidad, sin evaluar el impacto territorial consiguiendo que al favorecer esas infraestructuras se impida el desarrollo del transporte público.