FACUA.org
2
Inicio » 2 » Informes
Reunificación de deudas y créditos al consumo

Una solución temporal según las necesidades de los consumidores, pero que puede salir muy cara y agravar la situación de sobreendeudamiento

FACUA.org - 21 - octubre de 2007
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


Situación actual

Hoy día, la economía familiar más básica suele estar sustentada en varios contratos financieros que permiten el pago aplazado en la adquisición de determinados bienes.

Un conocimiento adecuado de este tipo de contratos permitirá actuar con una mayor seguridad en el mercado, lo que influirá de una forma directa en la economía básica de los consumidores, permitiéndoles adecuar el nivel de vida al nivel de endeudamiento.

A través de esta guía se busca dar respuestas a multitud de cuestiones relacionadas con la economía familiar básica.

Hay que ser conscientes de que para la compra de bienes tan importantes como pueden ser una vivienda o un vehículo, desde esta sociedad se ha planteado la opción de realizar estas adquisiciones a través de productos financieros que permiten realizar los pagos de una forma diferida en el tiempo.

Aunque en principio la idea de la compra aplazando el pago se utilizaba para los bienes más esenciales, hoy en día casi es una costumbre utilizar este tipo de pagos para cualquier tipo de adquisición. De hecho, en el día a día se utilizan tarjetas de crédito para pequeñas compras.

Esta demanda ha provocado la aparición de una multitud de productos financieros que posibilitan gastar con mayor facilidad.

La otra cara de la moneda es que todo este tipo de productos que existen en el mercado supone un beneficio lucrativo para las entidades que los comercializan a costa de un endeudamiento del consumidor, que está pagando los intereses de los referidos préstamos.

Reunificar las deudas no deja de ser otro producto a través del cual se unifican todas en una (normalmente con garantía hipotecaria) para hacer frente a unas cuotas más bajas durante un plazo más amplio en el tiempo. Hay que mantener una idea clara, que es que cuando se está financiando un pago se está comprando tiempo y ese tiempo cuesta dinero. Mientras más tiempo y más facilidades se ofrezcan, más cantidad de dinero hay que desembolsar.

Escenario actual

La situación económica actual es especialmente preocupante para aquellos consumidores que tengan una situación de endeudamiento alta. La subida de tipos de interés y de los índices de referencia que se aplican en la revisión de los préstamos está provocando que las cuotas a las que hay que hacer frente para cubrir los diversos préstamos contratados esté subiendo de una manera alarmante.

La subida en concreto del Euríbor (que es el índice de referencia más habitual en la contratación de hipotecas) se ha disparado en los últimos tiempos, lo que ha provocado que la cuota de la hipoteca sea cada vez más alta, generando verdaderos problemas en las economías familiares. Si a esto se le suma el pago del préstamo de otros bienes como el coche, muebles, viajes, etc. hace que el consumidor se dé cuenta de que una parte demasiado importante de su nómina la tiene que dedicar única y exclusivamente al pago de las deudas que tiene pendientes.

Este escenario, de continuar así, podría degenerar en una crisis importante en la que muchos españoles perderían su vivienda debido a los posibles impagos en sus hipotecas.

Ante esta situación, FACUA le ha exigido al Gobierno la creación de una normativa que prevea este posible escenario futuro regulando las posibles situaciones de sobreendeudamiento que se podrían dar en las familias españolas y protegiendo al consumidor de los posibles procedimientos ejecutivos que se podrían ejercer contra sus viviendas.

Sin embargo, FACUA no tenido respuesta alguna por parte del Gobierno y sí son las entidades financieras las que han actuado ante esta situación a través de la reunificación de deudas. El problema es que la respuesta ofrecida a los consumidores parte de una idea clara, que no es otra que seguir beneficiando a las entidades prestamistas.

Aunque el planteamiento que se le oferta al consumidor parece que le conviene hay de ser conscientes de algunos aspectos relevantes en este tipo de contratos que hagan determinar si efectivamente interesa al consumidor la contratación de estos productos.