10 de las condiciones contractuales de Uber podrían ser abusivas: FACUA le reclama modificaciones

Sitúan a los usuarios en una situación de absoluta indefensión en caso de que se produzcan irregularidades en los servicios contratados. Establecen que las controversias tendrán que resolverse en Amsterdam.

10 de las condiciones contractuales de Uber podrían ser abusivas: FACUA le reclama modificaciones

FACUA-Consumidores en Acción ha reclamado a Uber que rectifique diez cláusulas de sus condiciones contractuales al considerar que podrían ser abusivas, vulnerando con ello la legislación de defensa de los usuarios.

La asociación advierte de que en los "términos y condiciones" publicados en su web, Uber sitúa a los usuarios en una situación de absoluta indefensión en caso de que se produzcan irregularidades en los servicios contratados, como que los transportistas se retrasen o no lleguen, cargos superiores a los ofertados, deficiencias en la calidad y prestaciones de los vehículos o daños por accidentes. Así, las condiciones contractuales establecen que el usuario renuncia a reclamar a Uber cualquier clase de responsabilidad ante anomalías como las mencionadas.

Dice que no presta servicios de transportes

Entre las cláusulas que para FACUA resultan abusivas destaca una en la que Uber se presenta como una mera intermediaria y advierte de que no es una empresa de transportes ni presta servicios de transportes. Pero lo cierto es que cuando se solicita un transporte a través de la app de Uber, toda la contratación y pago se lleva a cabo de forma directa con esta empresa, sin que ni siquiera se informe de cuál es la titular de la licencia de Vehículos de Turismo con Conductor (VTC) para la que trabaja el profesional que llevará a cabo el servicio. Además, resulta obvio que sin la plataforma de contratación de Uber los consumidores no podrían o tendrían muchas dificultades para contratar de forma directa con las licenciatarias de VTC que prestan sus servicios a través de ella, señala la asociación.

En este sentido, FACUA recuerda que la sentencia contra Uber dictada en 2017 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) puso de manifiesto que el funcionamiento de esta empresa "está indisociablemente vinculado a un servicio de tranporte y, por lo tanto, ha de calificarse de servicio en el ámbito de los transportes".

Resolución de reclamaciones, en Amsterdam

Por otro lado, Uber señala en su contrato que cualquier controversia tendrá que ser valorarse bajo la aplicación de la legislación de los Países Bajos y que los actos para resolverlas deberán celebrarse en Amsterdam, donde la filial europea de la multinacional estadounidense tiene su sede social. FACUA advierte de que ambas imposiciones resultan abusivas.

Y también es abusivo, según establece la legislación de defensa de los consumidores, que la empresa imponga en el mismo apartado de sus condiciones contactuales la sumisión a un arbitraje distinto del sistema arbitral de consumo, concretamente el de la Cámara de Comercio Internacional. La redacción de esta cláusula llega al extremo de establecer que el usuario renuncia a cualquier otra vía para reclamar sus derechos, incluidos los tribunales de justicia.

FACUA considera igualmente abusiva otra cláusula en la que Uber señala que podrá poner fin de inmediato tanto a sus condiciones contractuales como a cualquier servicio prestado al usuario e incluso se reserva el derecho de dejar de ofrecer o denegar el acceso a sus servicios "en cualquier momento y por cualquier motivo".

La filial europea de la multinacional estadounidense ha comunicado a FACUA que su equipo jurídico está analizando el contenido de su reclamación para darle respuesta.

Ya somos 222.693