La Comunidad de Madrid sanciona a Vodafone por una campaña denunciada por FACUA por publicidad engañosa

"Este verano con Vodafone en cada llamada paga sólo un 1 minuto. Habla 30". Pese a este reclamo, la promoción no se aplicaba en las llamadas a móviles de otras compañías y además concluyó mucho antes de finalizar el verano.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha logrado que la Comunidad de Madrid sancione a Vodafone por una campaña publicitaria del verano de 2004 en la que aseguraba engañosamente a los usuarios que podrían hablar hasta treinta minutos pagando sólo uno en "cada llamada", cuando la promoción sólo afectaba a las llamadas a fijos y a móviles de la misma compañía.

"Este verano con Vodafone, en cada llamada paga sólo 1 minuto. Habla 30". El contenido engañoso de este reclamo, utilizado en la campaña, no sólo residía en que las llamadas a Movistar y Amena estaban excluidas, sino el hecho de que la promoción concluyó mucho antes de finalizar el verano, el 31 de agosto, cuando la estación se prolonga hasta el 22 de septiembre. Asimismo, los usuarios con dos de sus planes tarifarios con contrato no podían solicitarla, concretamente el Universal 40 y el Universal 60.

La sanción, impuesta por la Dirección General de Consumo de la Consejería de Sanidad y Consumo, llega casi dos años después de la denuncia y es de sólo 15.000 euros, una cifra que FACUA considera poco significativa teniendo en cuenta que se trata de una de las campañas publicitarias con mayor inversión económica de las desarrolladas en España en el verano de 2004.

Lo que sí valora de forma positiva la Federación es el hecho de que se sancione unas prácticas que son habituales en el sector de las telecomunicaciones y que pretenden escudarse en la letra pequeña de los anuncios, donde las matizaciones llegan, como en este caso, a contradecir el mensaje principal de la oferta. Estas prácticas incurren en un supuesto de publicidad engañosa, prohibida por el artículo 3 de la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad.

Así, en la versión del anuncio de Vodafone en marquesinas, ni la exclusión de las llamadas a Movistar y Amena, ni la duración de la promoción ni los contratos a los que no se aplica aparecían en un tamaño visible para el usuario. En el caso de la publicidad en prensa, la matización de los destinos de las llamadas si resultaban legibles, pero no así los otros dos aspectos, que aparecían en una tipografía de apenas un milímetro de alto.

Ya somos 200.209