Todas presentaban trazas por encima del límite de 0,1 microgramos

Detectan restos del herbicida glifosato en catorce marcas de cerveza alemanas

El Instituto Federal de Riesgos de Alemania ha asegurado que los niveles no presentan un riesgo para la salud de los consumidores.

Detectan restos del herbicida glifosato en catorce marcas de cerveza alemanas

Un grupo ecologista alemán ha denunciado este jueves que las catorce marcas de cerveza más importantes del país contienen restos de glifosato, uno de los herbicidas más vendidos del mundo, tras analizar los componentes de la bebida en una investigación. 

La industria cervecera y el Gobierno han tratado de restarle importancia a los resultados del informe publicado por el Instituto Medioambiental de Munich. La asociación cervecera Brauer-Bund ha asegurado que los resultados no son creíbles porque el estudio se basa en una muestra demasiado escaso.

Por su parte, el Instituto Federal de Riesgos de Alemania ha asegurado que los niveles no presentan un riesgo para la salud de los consumidores. "Un adulto tendría que beber cerca de 1.000 litros de cerveza al día para ingerir una cantidad que fuese un peligro para la salud", ha señalado, en un comunicado.

La Reinheitsgebot o ley de la pureza de la cerveza alemana, una de las normas más antiguas sobre alimentación, que cumple cinco siglos en 2006, dicta que los productores tienen que elaborar la cerveza solo usando mata, lúpulo, levadura y agua.

El glifosato fue llevado a un uso global por parte de Monsanto en la década de 1970 y se emplea en su producto más vendido, Roundup, así como en otros muchos herbicidas en el mundo.

El grupo ecologista ha afirmado que sus investigaciones se han llevado a cabo con las catorce marcas de cerveza más populares y ha sostenido que todas presentaban trazas por encima del límite de 0,1 microgramos de pesticida, máximo permitido en el agua potable. Sin embargo, ha añadido que no se podían llegar a conclusiones generales a partir de su investigación en esas marcas.

Brauer-Bund ha señalado que se han realizado controles gubernamentales para asegurar que no interviniesen sustancias perjudiciales en el proceso de producción. Además, ha dicho que los controles de la propia empresa nunca han detectado niveles de glifosato por encima del máximo permitido.

La cerveza de Hasseroeder, un productora de cerveza en Alta Sajonia propietaria de Anheuser Busch Inbev, contenía el mayor resto de glifosato, unos 29,74 microgramos por litro, según el Instituto Medioambiental de Munich. La cantidad más pequeña, 0,46 microgramos por litro, se ha encontrado en la marca Augustiner.

Anheuser-Busch InBev ha cuestionado la integridad científica de la investigación debido al número tan reducido de marcas que se han tomado como muestra y ha dicho que la acusación de que el proceso de producción no controla los ingredientes es completamente "absurda e infundada".

Los reguladores de la Unión Europea están ahora revisando si autorizan el uso de glifosato en los alimentos. El comité de investigación sobre el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que el glifosato puede ser una sustancia cancerígena, mientras que la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Europa ha dicho que no es probable que cause cáncer.

Alemania es el mayor productor de cerveza de Europa y tiene más de 1.300 productoras de cerveza que producen alrededor de 5.000 cervezas diferentes.

Según El Huffington Post, las marcas afectadas son: Hasseröder Pils (29,74 μg/l (ppb); Jever Pils (23,04 μg/l); Warsteiner Pils (20,73 μg/l); Radeberger Pilsner (12,01 μg/l); Veltins Pilsener (5,78 μg/l); Oettinger Pils (3,86 μg/l); König Pilsener (3,35 μg/l); Krombacher Pils (2,99 μg/l); Erdinger Weißbier (2,92 μg/l); Paulaner Weißbier (0,66 μg/l); Bitburger Pils (0,55 μg/l); Beck’s Pils (0,50 μg/l); Franziskaner Weißbier (0,49 μg/l); Augustiner Helles (0,46 μg/l).

Ya somos 188.773