FACUA demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo una norma que acabe con la manipulación en las tallas de las prendas de vestir

La Federación advierte a <b>Salgado</b> que la problemática del tallaje no puede dejarse en manos de la autorregulación del sector.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha solicitado al Ministerio de Sanidad y Consumo la elaboración de una norma que acabe con la manipulación en las tallas de vestir que se produce por parte de determinados comercios y marcas, de forma que exista una regulación que homogeneice las tallas.

FACUA considera fundamental una legislación al respecto para evitar que los establecimientos capten clientes utilizando tallas como la 34 y 36 cuyas medidas se ajustan en realidad a otras superiores. Asimismo, la Federación plantea la necesidad de acabar con la heterogeneidad en las tallas que se encuentran los usuarios, llegando al extremo de que puedan llegar a encontrarse en el mercado dos prendas de la misma marca, modelo y talla cuyas dimensiones reales sean distintas, fruto de la dejadez de los fabricantes en los necesarios protocolos de control durante su elaboración.

La Federación no solicita en ningún caso la retirada del mercado de tallas pequeñas, ya que hay numerosos consumidores cuyas dimensiones se ajustan a una talla 34 sin que ello implique que padezcan enfermedades fruto de trastornos alimentarios.

En este sentido, FACUA considera positivo que la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, haya solicitado a los empresarios del sector medidas autorregulatorias para acabar con los mensajes publicitarios que presentan cánones de belleza basados en la extrema delgadez. Sin embargo, la Federación advierte a Salgado que la problemática del tallaje no puede dejarse en manos de la autorregulación del sector.

El crecimiento de enfermos de anorexia y bulimia en España, las reiteradas imágenes de modelos con tallas excesivamente bajas para su estatura, el ideal del canon de belleza de cuerpos de extremada delgadez y la importancia que se da a la imagen viene suscitando la preocupación de FACUA, que ya en 1999 manifestó la necesidad de regular las tallas de las prendas de vestir.

En ese mismo año el Senado aconsejó que en los desfiles de moda las modelos utilizasen no menos de una talla 38, recomendación que sigue sin cumplirse en muchos casos en la actualidad.

Ya somos 197.878