FACUA y Al-Andalus denunciarán a Repsol, Cepsa y BP ante el Tribunal de Defensa de la Competencia

Ambas federaciones comienzan su campaña Contra las Subidas de la Gasolina con el reparto de 250.000 octavillas.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) y la Federación Andaluza de Consumidores y Amas de Casa, Al-Andalus, comenzarán esta semana su campaña Contra las Subidas de la Gasolina con la distribución de 250.000 octavillas en las ocho provincias andaluzas. Ambas federaciones han anunciado hoy que denunciarán al oligopolio constituido por Repsol, Cepsa y BP ante el Tribunal de Defensa de la Competencia y han hecho un llamamiento a la unidad de acción de todos los sectores afectados para presionar al Gobierno y a las petroleras.

FACUA y Al-Andalus entienden que, independientemente del proceso de subidas que se ha producido en el precio del crudo y de la depreciación del euro frente al dólar, que lógicamente esta influyendo en la subida de los precios de los carburantes en toda Europa, no es menos cierto que tras el modelo de liberalización impuesto por el Gobierno español se ha producido una auténtica desregulación del sector y la aparición de un nuevo sistema de oligopolio que controla el mercado de la distribución en España e impone los precios que quiere.

Esta desregulación del mercado de los carburantes y la facilidad con la que operan las grandes petroleras, Repsol, Cepsa y BP, ha permitido una clara restricción de la competencia, con el aumento simultaneo de los precios, en lugar de la bajada que anunció el Gobierno, como consecuencia de la competencia entre las citadas petroleras, al liberalizar totalmente el sector. Este fenómeno se ha producido también en Italia y en Francia.

Al-Andalus y FACUA consideran que un sector estratégico y esencial para la economía de un país, como es el de los carburantes, no puede dejarse al libre funcionamiento de las leyes del mercado. Por ello, entienden que debe producirse una intervención del Estado en el control de los precios y garantizar la existencia de una autentica competencia entre los operadores.

Ambas federaciones rechazan las argumentaciones que esgrimen las petroleras en el sentido de que el precio de la gasolina y el gasóleo en España es de los mas bajos de Europa, pues es una falsedad comparar los precios finales al consumidor en los distintos países europeos sin compararlos con los salarios de esos mismos consumidores en cada país, y no teniendo en cuenta tampoco los costes de distribución.

FACUA y Al-Andalus consideran que el Gobierno tiene una parte muy importante de la responsabilidad en las subidas de los carburantes, y no sólo por lo indicado anteriormente, sino por haber mantenido la misma presión fiscal a pesar de los grandes aumentos, lo que ha permitido miles de millones de recaudación que no estaban previstos en los presupuestos previstos para este ejercicio. Es decir, si hubiese querido, el Gobierno podría haber evitado parte de las subidas.

Finalmente, ambas federaciones señalan que la apertura de más gasolineras no será la solución al problema, aunque no tienen nada en contra de que la liberalización del sector se desarrolle, pero ello no esta en contradicción con una auténtica intervención del Estado en el control real de la competencia e incluso la fijación de precios máximos.

Ante esta situación, Al-Andalus y FACUA quieren dar un paso más en sus actuaciones contra las desmedidas e injustificadas subidas de la gasolina y del gasóleo y por ello, han iniciado una campaña de protesta y de movilización de los consumidores contra dichas subidas. La campaña comenzara con la distribución en las ocho provincias andaluzas, de 250.000 impresos contra la subida.

Se presentará una denuncia ante el Tribunal de Defensa de la Competencia contra las grandes petroleras, por entender que están actuando en común acuerdo para fijar los precios de los carburantes en las distintas provincias españolas, actuando contra la Ley al restringir la libre competencia.

Las dos federaciones hacen un llamamiento a todas las organizaciones de consumidores, así como a las Asociaciones de Vecinos, sindicatos, agrupaciones de transportistas, agricultores, etc., con el fin de organizar un frente común en todas las comunidades autónomas para enfrentarse a las actuaciones de las petroleras y obligar al Gobierno a actuar en defensa de los intereses de los consumidores y demás sectores afectados.

FACUA y Al-Andalus contemplan la realización de otros actos de protesta en las ocho provincias andaluzas, como manifestaciones, concentraciones, boicots, etc., que se tratarán de articular conjuntamente con el resto de las organizaciones afectadas, hasta lograr una solución real y efectiva del problema.

Ya somos 203.747