FACUA demanda cambios en la normativa que regula los cambios de operador telefónico para evitar los fraudes

Desde 2001, la Federación recibe denuncias por irregularidades como las que está investigando ahora un juzgado de Barcelona.

Ante los cientos de contrataciones fraudulentas de líneas telefónicas de Ono que están siendo investigadas por un juzgado de Barcelona, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) recuerda al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que la deficiente normativa que regula los cambios de operador viene propiciando este tipo de estafas desde hace cinco años, por lo que insiste en solicitar su modificación.

A finales de 2001, FACUA comenzó a recibir denuncias por estas prácticas, conocidas como slamming, precisamente contra Retevisión, que pasó a manos de Auna, cuyo negocio de telefonía de acceso indirecto y telecomunicaciones por cable es ahora propiedad de Ono.

Corresponsabilidad de las compañías

Ono está personada en la causa abierta en Barcelona como parte afectada, ya que los 115 imputados son empleados de una empresa subcontratada que comercializaba sus productos. No obstante, FACUA considera que la compañías beneficiadas por estos fraudes no pueden eludir su responsabilidad, máxime teniendo en cuenta las trabas que suelen poner a los afectados que intentan darse de baja, incluso amenazándolos con llevarlos a los tribunales si no pagan los recibos.

Trasladar la culpa a los comerciales de las empresas subcontratadas ha sido la práctica habitual de las compañías. En este sentido, la Federación se pregunta por qué las compañías no cancelan de inmediato los contratos con las empresas encargadas de la comercialización de sus servicios en cuanto detectan los primeros casos de altas fraudulentas.

La regulación de las preasignaciones establecida por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) favorece este tipo de fraudes, ya que ni el operador que pierde los clientes ni un organismo público público independiente pueden verificar la veracidad de los contratos.

La regulación ha facilitado el fraude

Los hechos se producen desde que, en julio de 2001, la CMT emitió la Circular 1/2001, de 21 de junio, que prohíbe al operador de acceso (generalmente Telefónica) comprobar la veracidad de cada una de las preasignaciones solicitadas por cualquier compañía. Es decir, cualquier operador puede literalmente inventarse que un cliente ha decidido preasignarse con él sin que Telefónica (o la compañía con la que esté preasignado en ese momento) pueda exigir pruebas de ello. El operador que pierde el cliente sólo puede comprobar la veracidad del 5% de las solicitudes de preasignación, lo que permitiría la existencia de irregularidades en un importante porcentaje de los casos.

Posteriormente, en la Circular 1/2004, de 27 de mayo, la CMT añadió la solicitud verbal como fórmula admisible para activar las preasignaciones, planteando como único requisito la "verificación por tercero", un mecanismo que deja mucho que desear si la pretensión de la Comisión es garantizar el control del fraude. Y es que para secuestrar una línea falsificando una solicitud de alta de preasignación, el estafador sólo tendrá que llamar a la empresa dedicada a las verificaciones (la propia compañía de telefonía puede poner en contacto directo con ésta) y contestar un cuestionario en el que, haciéndose pasar por el titular de la línea, admitirá que desea que ésta sea preasignada con el operador telefónico en cuestión.

Pasividad del TDC

El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) decidió en diciembre de 2003 desestimar un recurso presentado por Telefónica relativo a una denuncia contra Auna y Uni2 pese a considerar tales irregularidades "deplorables desde el punto de visto humano", argumentando que "no han producido perjuicio grave a la competencia" al no restarle una cuota de mercado considerable.

FACUA denunció en su día que la resolución del TDC obviaba el grave perjuicio causado a los derechos de los consumidores así como hechos de extrema gravedad como la falsificación de firmas para simular solicitudes de preasignación.

Ya somos 198.027