Luis Pineda y Miguel Bernad se enfrentan a acusaciones por numerosos delitos

La Audiencia Nacional investiga a Ausbanc y Manos Limpias por extorsión y fraude procesal

La UDEF indaga pagos a cambio de retirar o no presentar denuncias y campañas contra el banco o la empresa que no cede. El entramado de Ausbanc ingresa entre 10 y 15 millones de euros al año.

La Audiencia Nacional investiga a Ausbanc y Manos Limpias por extorsión y fraude procesal
El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad (izquierda), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda. | Imagen: EFE.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional mantiene abierta una investigación sobre Ausbanc y Manos Limpias por coordinarse para interponer querellas contra todo tipo de empresas e instituciones y exigirles luego grandes sumas de dinero a cambio de retirarlas, según han revelado este miércoles los diarios El Confidencial y Abc.

Las pesquisas arrancaron hace año y medio y están siendo dirigidas por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, el juez Santiago Pedraz. Las diligencias, que permanecen secretas, se judicializaron hace al menos dos meses tras una querella presentada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Hasta la fecha se han producido varias declaraciones de testigos, al menos en sede policial. Varios presuntos chantajeados están colaborando con la investigación.

Los máximos responsables de Ausbanc y Manos Limpias, Luis Pineda Salido y Miguel Bernad Remónse enfrentan a acusaciones por extorsión, fraude procesal e integración en organización criminal, entre otros delitos.

Los investigadores habrían comprobado que, a pesar de tratarse de organizaciones sin vinculación aparente y con objetivos distintos, habrían estado actuando en realidad de forma concertada para iniciar procedimientos o personarse en casos ya abiertos contra bancos, empresas, personalidades y hasta partidos políticos. Una vez que las iniciativas prosperaban, amenazaban a los acusados con alargar la instrucción e incluso sentarlos en el banquillo si no accedían a pagar las sumas económicas que les exigían. Las victorias que lograban en los tribunales les permitían elevar la presión sobre el resto de víctimas y obtener nuevos ingresos.

Cuentas corrientes de empresas satélite

Según ha podido saber El Confidencial, el dinero de las supuestas extorsiones habría acabado en cuentas corrientes de empresas satélite de Ausbanc y Manos Limpias y también de sus respectivos dirigentes, aunque ambas entidades se declaran públicamente organizaciones sin ánimo de lucro. Para determinar el alcance de la trama, los agentes de la UDEF están revisando ahora todos los procedimientos de los últimos años en los que alguna de estas dos asociaciones ha desistido de ejercer como acusación popular ante la sospecha de que las renuncias fueran la consecuencia de un chantaje previo que había permanecido oculto.

La investigación, que fue asumida a comienzos de 2015 por la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal de la UDEF tras recibir las denuncias de varias víctimas de la trama, ha contado con la supervisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Se trata de la misma sección policial que lideró la operación Edu contra el fraude masivo en los cursos para desempleados de la Junta de Andalucía.

Dinero a cambio de retirar o no presentar denuncias

Varios testigos y víctimas han descrito a Abc la manera de proceder del tándem Ausbanc-Manos Limpias. Según publica el diario, Ausbanc pide a los bancos importante sumas de dinero a cambio de insertar publicidad en sus revistas, con una tarifa que multiplica hasta por cinco los precios de mercado, de manera que las entidades que ceden y pagan obtienen un trato favorable por parte de Ausbanc, mientras que a las que no pasan por caja son sometidas a un proceso de acoso.

Abc cita a BBVA, EVO Banco, Caja Duero, Caja España, Caja Madrid y Credit Services como ejemplos de las represalias de Ausbanc tras negarse a financiar a la organización de Luis Pineda. El diario señala que las publicaciones de Ausbanc hablan mal de los productos que comercializan esos bancos e impulsa denuncias contra ellos, de forma que las querellas se pondrían o se retiraríanen función de quién pague y quién no.

Se han dado casos en los que, presuntamente, se pide dinero a cambio de retirar acusaciones a directivos de bancos en aquellos procedimientos en los que Ausbanc está personada. En este caso entraría en juego Manos Limpias como un brazo legal accesorio de Ausbanc que actúa contra aquellos bancos o empresas que no pagan, según expone Abc.

El impacto mediático de Manos Limpias es fundamental para que los presuntos extorsionados cedan. También hay denuncias de usuarios de Ausbanc que aseguran que esta organización los usó para pactar a sus espaldas con los denunciados: dinero a cambio de retirar las acusaciones.

Pineda factura con sus revistas y las empresas ligadas a Ausbanc entre diez y quince millones de euros al año, según la investigacion de Abc. Su principal fuente de ingreso es la citada "publicidad", que se contrata con lo que denominan "convenios institucionales". Los fondos fluyen por un entramado que cuenta con dos cabeceras: Ausbanc Empresas, que edita las publicaciones y organiza los eventos con la publicidad y patrocinio de bancos y numerosas empresas, y Ausbanc Consumo, que hacía pasar por asociacion de consumidores sin ánimo de lucro. Con estos fondos, Pineda ha logrado acumular un importante patrimonio inmobiliario, controlado a través de la mercantil Estructura y Servicios Inmobiliarios SL.

Hacienda también investiga a Ausbanc

Al margen de la investigación de la Audiencia Nacional, la Agencia Tributaria mantiene abierta una inspección a Ausbanc. Por otro lado, Miguel Bernad y la abogada y portavoz de Manos Limpias, Virginia López Negrete, están siendo investigados en el Juzgado de Instrucción 18 de Madrid por una presunta apropiación indebida de más de cien mil euros de Manos Limpias.

Fuera de los casos Fórum y Afinsa por fraude procesal

En 2007, Ausbanc fue expulsada por la Audiencia Nacional de la acusación popular en las dos causas penales abiertas contra Fórum y Afinsa. Y es que el negocio de Pineda incurría en fraude procesal, ya que actuaba más bien como defensa de las filatélicas. Ausbanc había recibido 2,45 millones de la asociación que controlaban ambas empresas antes de su desmantelamiento.

Expulsada del registro de asociaciones de consumidores

En octubre de 2005, durante el primer Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, el Instituto Nacional del Consumo expulsó a Ausbanc del registro estatal de asociaciones de consumidores por realizar publicidad comercial, decisión que acabó siendo ratificada por la Audiencia Nacional de forma definitiva en noviembre de 2010. Pero en 2012, pocos meses después de la vuelta del PP al poder, volvió a ser inscribirta en el registro y el Gobierno comenzó a otorgarle de nuevo subvenciones. Dinero público que busca igualmente en las comunidades autónomas, para lo cual también intenta -y en muchos casos ha logrado- que inscriban a Ausbanc como asociación de consumidores. En 2014 volvieron a echarla del registro estatal al constatar que es un negocio financiado por numerosos bancos y empresas de diversos sectores, pero Pineda sigue presentándola fraudulentamente como asociación de usuarios.

Ya somos 188.766