FACUA denuncia que el tabaco 'light' sigue en el mercado sin usar esta denominación pero sí colores que lo identifican

El Ministerio de Sanidad y Consumo todavía no ha dado respuesta a la denuncia presentada por FACUA en octubre de 2003 contra once marcas con colores light.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denuncia que las cajetillas de tabaco con colores light siguen en el mercado casi dos años y medio después de que el Real Decreto 1.079/2002, de 18 de octubre, en vigor desde el 1 de octubre de 2003, prohibiese la utilización de cualquier signo que pueda asociarse a una menor nocividad del tabaco que contienen.

FACUA interpreta que el uso en las cajetillas de un color que siempre ha identificado a las marcas de tabaco light o bajo en nicotina supone una vulneración de dicha norma. Así lo manifestó en una denuncia presentada en octubre de 2003 ante la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo de la que todavía no ha recibido respuesta.

La Federación denunció entonces la presentación de once marcas de las tabaqueras Altadis (Ducados, Fortuna, Nobel y Brooklyn), Philip Morris (Chesterfield, L&M y Marlboro), JT International (Camel, Winston y Gold Coast) y Coronas (Cita).

Tras la entrada en vigor del citado Real Decreto, la industria tabaquera se limitó a eliminar las denominaciones light o bajo en nicotina de casi todas sus cajetillas, pero mantuvo sus colores característicos, azul en la mayoría de los casos, una práctica que para FACUA vulnera el citado Real Decreto.

Y es que la prohibición establecida en el artículo 7 de dicha norma no sólo afecta a las denominaciones light o bajo en nicotina, que la industria tabaquera ha utilizado históricamente para engañar a los consumidores haciéndoles creer que se trataba de cigarrillos menos dañinos. Además de a "textos, nombres" y "marcas", también abarca a "imágenes u otros signos que den la impresión que un determinado producto del tabaco es menos nocivo que otros".

Las cajetillas de tabaco light o bajo en nicotina se han presentado siempre con un color característico, en la inmensa mayoría de los casos el azul. Aunque las denominaciones se eliminasen, el mantenimiento de los colores light perpetúa la engañosa asociación de ideas con que las tabaqueras mantienen enganchados a millones de consumidores que creen que los cigarrillos que consumen son mucho menos dañinos, señala FACUA.

FACUA lamenta la pasividad del Ministerio de Sanidad y Consumo ante esta nueva burla de la industria del tabaco a los consumidores y el Gobierno, que supone una infracción considerada muy grave por el citado Real Decreto. El régimen sancionador, establecido en el artículo 36 de la Ley General de Sanidad (Ley 14/1986, de 25 de abril), establece para este tipo de infracciones multas de entre 15.025 y 601.012 euros, "pudiendo rebasar dicha cantidad hasta alcanzar el quíntuplo del valor de los productos o servicios objeto de la infracción".

Además, JT International tampoco ha eliminado la leyenda subtle flavour (sabor ligero) de lo que ahora denomina Camel Blue en lugar de Camel Light. Altadis ha quitado el reclamo menos es más de las cajetillas de Nobel pero mantiene el texto todo el sabor en su medida. Philip Morris sí ha retirado el texto mellow, distinctively smooth (suave, característicamente suave) en los paquetes de los llamados actualmente L&M Blue Label (etiqueta azul).

Ya somos 192.652