El actual es de 1991

FACUA Andalucía urge a la Junta a elaborar de una vez el nuevo reglamento del ciclo urbano del agua

La federación critica que a pesar del impulso recibido en 2014 y los años de trabajo de los diferentes agentes implicados, el Gobierno andaluz sigue sin sacar adelante la nueva ley.

FACUA Andalucía urge a la Junta a elaborar de una vez el nuevo reglamento del ciclo urbano del agua

FACUA Andalucía urge a la Junta de Andalucía a elaborar de una vez el nuevo reglamento para el ciclo urbano del agua, una norma más que necesaria, ya que la actual es de 1991 y sólo contempla el abastecimiento y ha sufrido numerosas modificaciones por encontrarse desactualizada. La federación critica que, a pesar del impulso recibido en 2014, el Gobierno andaluz sigue sin sacar adelante la nueva ley.

La Consejería de Medio Ambiente ha anunciado recientemente el "impulso" de un nuevo reglamento, una reivindicación de la federación, entre otros agentes, desde hace años.

FACUA Andalucía recuerda que hace dos años se pusieron en marcha una serie de grupos de trabajo con la finalidad precisamente de elaborar una nueva ley que el Gobierno dejó en el aire al cierre de la legislatura pasada. Estos grupos de trabajo, impulsados por la Secretaría General de Consumo (entonces dependiente de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales), estaban integrados por los agentes sociales (entre ellos, FACUA Andalucía), la Asociación de Abastecimientos de Agua y Saneamientos de Andalucía (ASA) y las administraciones con competencias en la gestión del ciclo integral del agua (Industria y Medio Ambiente, además de la citada Secretaría General de Consumo). La disolución del Parlamento andaluz previa a la convocatoria de las elecciones de marzo de 2015 dejó sin actividad a los grupos que no han vuelto a ser convocados.

FACUA Andalucía reclama que la nueva ley parta del consenso y recoja las aportaciones de los representantes de los consumidores y los citados grupos de trabajo. La asociación recuerda que la norma vigente, el Real Decreto 120/2991, de 11 de junio, por el que se aprueba el Reglamento del Suministro Domiciliario del Agua, fue precisamente fruto del consenso y contó con una amplia colaboración en su elaboración de los interesados.

Sin embargo, este Reglamento ha quedado desfasado debido a los cambios normativos producidos desde su aprobación, ya que las modificaciones adoptadas han sido insuficientes y no responden a la realidad actual.

Regulación del ciclo integral del agua

FACUA Andalucía considera que es fundamental que el nuevo reglamento del agua abarque el ciclo integral, esto es, que no solamente regule el abastecimiento, sino también el saneamiento y la depuración.

Además, la nueva norma debe tener en consideración el marco jurídico existente (Ley de Aguas de Andalucía) y ser coherente con el reconocimiento que hizo el Parlamento andaluz, por unanimidad, de que el agua y el saneamiento es un Derecho Humano fundamental. Esto debe acarrear obligaciones concretas, como garantizar el acceso al agua y saneamiento de toda la población (e impedir su privación). En este sentido, deben establecerse límites al corte de suministro y medidas que permitan garantizar el suministro a familias y usuarios vulnerables.

FACUA Andalucía indica, asimismo, que la nueva norma debe revisar y actualizar el mapa de competencias de las distintas administraciones en relación a la gestión del ciclo integral del agua. Así, debe establecer con claridad las relaciones con las entidades prestadoras de los servicios y los usuarios, así como las administraciones y competencias en materia de precios autorizados, salud y calidad de aguas y medio ambiente.

Reclamación de nueva norma desde hace años

La federación reclama la necesidad de una nueva norma desde hace años. Así, en 2012 ya demandó una ley que actualizase el Reglamento vigente, que asegure un correcto y óptimo funcionamiento del ciclo integral del agua en Andalucía, garantista para todas las partes y de calidad.

El Reglamento Domiciliario de Suministro de Agua de Andalucía fue pionero en el ámbito estatal. Supuso un antes y un después en la relación entre usuarios, empresas andaluzas del agua y administraciones, y unificó a nivel andaluz los derechos y obligaciones de cada parte.

No obstante, su aplicación ha sido compleja y sus continuas modificaciones, insuficientes. Es necesario incorporar al reglamento un marco de derechos y obligaciones garantistas para los consumidores y las entidades suministradoras, así como medidas para la implantación de sistemas acreditados de calidad y protección medioambiental, uso racional del agua, de seguimiento y corrección permanentes de las fugas y pérdidas en redes y control de la calidad de los vertidos al saneamiento público, entre otros.

Ya somos 188.766