Vodafone provoca la confusión entre sus clientes al remitirles un nuevo contrato que amenaza con multas de hasta 150 euros a quien curse la baja antes de dieciocho meses

La compañía ha asegurado a FACUA que sólo aplicará la cláusula a sus nuevos clientes, pero se ha negado a remitir una rectificación del contrato.

Vodafone está remitiendo a todos sus clientes de pospago una carta en la que les informa que en el plazo de un mes entrarán en vigor nuevas condiciones contractuales, la última de las cuales les obliga a permanecer dados de alta 18 meses, en los que además no podrán cambiar a un plan de precios "de tarifa inferior", bajo amenaza de multa de hasta 150 euros.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera que esta modificación unilateral de los contratos es abusiva, por lo que su aplicación resultaría contraria a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Por ello, está estudiando denunciar a Vodafone ante la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Vodafone ha asegurado a FACUA que sólo aplicará las condiciones de permanencia de dieciocho meses a sus nuevos clientes y que los antiguos seguirán sujetos a las establecidas en sus contratos originales. La Federación le ha advertido que de ser así, debe garantizar esta circunstancia a todos sus clientes remitiéndoles una rectificación, pero la compañía se ha negado advirtiendo que en su servicio de atención al cliente "se están resolviendo todas las dudas".

Tras comenzar a recibir denuncias de usuarios en desacuerdo con la polémica cláusula la semana pasada, FACUA constató un caótico funcionamiento del servicio de atención al cliente de Vodafone, donde los teleoperadores no ofrecían ninguna aclaración sobre el contenido del contrato e incluso una buena parte desconocía su existencia. Las respuestas de los empleados de la compañía eran de lo más variopintas, desde los que indicaban que no debe prestarse atención al documento ya que habrá sido remitido por error hasta los que advertían que si el contrato amplía el plazo de permanencia, habrá que esperar un año y medio para cambiar de compañía.

"Hemos dado las instrucciones pertinentes para que no vuelvan a repetirse las situaciones de ambigüedad en la respuesta", indicó Vodafone a FACUA el pasado jueves. Sin embargo, la Federación ha verificado hoy que todavía un importante porcentaje de teleoperadores consultados se limita a poner una locución que no aclara ninguna duda y simplemente indica que las modificaciones contractuales "sitúan a los clientes en una posición más beneficiosa frente a Vodafone".

Este es el contenido de la locución: "El motivo por el que hemos procedido a modificar las condiciones generales por las que rige la relación del cliente con Vodafone es la adaptación a la normativa de protección de usuarios de servicios de comunicaciones electrónicas. Esta normativa sitúa a los consumidores en una mejor posición frente a los prestadores de servicios de telefonía móvil ya que impone a los operadores una serie de obligaciones de cara a los consumidores que la normativa derogada no contemplaba. Por lo tanto se trata de una serie de modificaciones que sitúan a los clientes en una posición más beneficiosa frente a Vodafone. Las nuevas condiciones generales que han recibido incluyen toda la información que todos los consumidores necesariamente tienen derecho a conocer de conformidad con la normativa vigente. Esas condiciones generales que acaban de recibir han sido comunicadas, tal como la normativa obliga a todos los operadores de telefonía móvil, a todos los organismos competentes en materia de comunicaciones electrónicas".

Ya somos 191.177