Sobre FACUA

La Internacional de Consumidores centraliza su estructura

Consumers International cierra sus oficinas regionales en África, Asia y América Latina mientras delega toda su actividad en Europa en favor del BEUC-Bureau Européen des Unions de Consommateurs.

Por Paco Sánchez Legrán

En el mes de mayo de este año, la directora general de Consumers International (CI), Amanda Long, ha dirigido un mensaje a todas las organizaciones que somos miembros de esta internacional de consumidores informándonos sobre los cambios de estructura que se están produciendo en dicha federación mundial, que aglutina a más de 250 organizaciones de defensa de los consumidores de 120 países.

En dicho mensaje, Long informa de que la causa principal en los cambios en la estructura de CI es la crítica situación financiera que vive dicha federación mundial de consumidores. Al respecto, nos explica que dicha situación se está produciendo por la confluencia de dos elementos fundamentales: de una parte, la disminución de las aportaciones económicas de las organizaciones miembro de Consumers, especialmente de aquellas que tienen ingresos más elevados. De otra, una disminución considerable que se está produciendo en las ayudas procedentes de la cooperación internacional que antes aportaban diversas instituciones internacionales.

Una de las primeras medidas negativas que Consumers International ha adoptado ha sido la de cerrar las Oficinas Regionales que dicha organización tenía en funcionamiento en Asia, África y América Latina, ofreciendo como alternativa sustituirlas por unos agentes regionales o coordinadores de redes en cuatro ubicaciones clave junto a la oficina global de Londres, en África, América Latina y el Caribe, Oriente Medio y Asia y el Pacífico.

La oficina global, según la directora general, "seguirá teniendo la responsabilidad de involucrar y conectar miembros en Europa y Norteamérica", aunque la realidad es que la coordinación y representación del movimiento de consumidores en Europa está monopolizada, con el visto bueno de Consumers International, por BEUC-Oficina Europea de Asociaciones de Consumidores, organización que nos ha negado a FACUA en dos ocasiones y por causas injustificadas la integración en dicha organización europea, a pesar de que somos miembros de pleno derecho de Consumers International.

Las funciones principales de estos agentes o coordinadores (que en el caso de América Latina, región con la que FACUA mantiene vínculos de mayor cooperación, serán desempeñadas por Tamara Meza), según la información enviada a las organizaciones de consumidores de habla hispana por ex Director Regional para América Latina y el Caribe, Juan Trimboli, serán las siguientes:

- Desempeñar las funciones de representante regional de la red global de Consumers International, conectando a las organizaciones miembro regional y globalmente. Estimular la participación de las mismas en las campañas globales y comunicarse con ellas para posibilitar la puesta en común de información y la búsqueda de oportunidades para la obtención de recursos.

- Acrecentar las relaciones y mantener un contacto regular con los miembros y organizaciones de apoyo de la región para vincular las actividades nacionales con las campañas y acciones globales de protección de los derechos de los consumidores. Trabajar con el equipo global de campañas y comunicaciones para hacer llegar a los miembros materiales adecuados para las campañas y el lobby.

- Recopilar información relacionada con los problemas prioritarios que enfrenta la protección del consumidor a nivel local y regional, así como ejemplos de buenas prácticas que puedan nutrir las acciones de campaña y lobby a nivel global.

- Garantizar que el sitio web de CI se mantenga actualizado con información proveniente de los miembros regionales.

- Trabajar junto a los directores de campañas y recaudación de fondos participando en la elaboración de propuestas para proyectos relevantes.

Campañas mundiales de Consumers International

Junto con estas informaciones, Amanda Long nos anunció que la federación mundial desarrollará varias campañas a las que serán invitados todas las organizaciones miembro:

- Concienciar acerca de los derechos de los consumidores haciendo un llamamiento para pedir a la ONU de que el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores sea reconocido como Día Internacional.

- Fortalecer la protección del consumidor: Trabajando junto a sus miembros para respaldar la implementación de las recientemente revisadas normativas de la ONU para la protección del consumidor.

- Haciendo que los acuerdos comerciales funcionen para los consumidores: Solicitar más transparencia en las negociaciones para el Acuerdo en comercio de Servicios (ACS).

- Promocionar dieta más sanas: Seguir trabajando en la campaña para una Convención global para la Protección y Promoción de Dietas Saludables.

- Sacar los antibióticos del menú: Seguir trabajando también en la campaña iniciada en Brasilia en 2015 para que las principales compañías de comida rápida se comprometan de forma global a dejar de vender carne proveniente de animales criados a base del uso rutinario de antibióticos.

- Consumidores en la era digital: Consumers está trabajando para poner a consumidores en la era digital en la agenda del G20 en 2017.

Campañas todas ellas importantes, pero que posiblemente están pensadas en función de los intereses, aunque legítimos, de las organizaciones de consumidores de los países más desarrollados, que son los que están financiando en mayor medida a Consumers International y no de la inmensa mayoría de las organizaciones de consumidores África, Asia y América Latina.

Las campañas deben responder a los intereses de los consumidores de todo el mundo, no sólo de los países desarrollados.
Las campañas deben responder a los intereses de los consumidores de todo el mundo, no sólo de los países desarrollados.

 

Desde FACUA-Consumidores en Acción lamentamos esta difícil situación financiera por la que atraviesa nuestra federación mundial y apoyaremos en la medida de nuestra posibilidades las campañas de Consumers, pero ello no nos impide valorar como negativas estas medidas de centralización que se están adoptando en la estructura de la citada organización internacional.

Sinceramente, creemos que éstas obedecen más a los intereses de las organizaciones de consumidores de los países más desarrollados de Europa y de Estados Unidos que a los intereses de la mayoría del movimiento de consumidores del mundo, los cuales se verán seriamente perjudicados con éstas medidas que han puesto freno a toda descentralización en el proceso de participación de las mismas en Consumers Internacional.

Esta posición de FACUA fue manifestada por nuestra organización en el 20ª Congreso Mundial de Consumers International, celebrado en Brasilia, Brasil, desde el 18 al 21 de noviembre 2015, por entender que detrás de la actualización de los estatutos de la organización mundial, que se aprobó por la inmensa mayoría de las asociaciones asistentes, y con el voto en contra de FACUA y de algunas otras organizaciones, estaba la puesta en marcha de este proceso centralizador en torno a la Oficina global de Londres.

La nula existencia de Consumers en Europa

Junto con nuestra negativa a apoyar una reforma estatutaria que reducía el poder de la asamblea y provocaba una centralización de la organización internacional (como ocurrió meses después con la desaparición de las Oficinas Regionales, instrumentos muy válidos para fomentar la participación), FACUA también viene defendiendo la creación de vías para la participación de las organizaciones que forman parte de Consumers International en Europa, pues nuestra organización se siente discriminada por la estructura que Consumers ha desarrollado en nuestro continente (a diferencia de lo que viene ocurriendo hasta ahora en otros) y que nos impide participar con plenitud en una organización de la que somos miembros de pleno derecho.

Consumers International ha decidido delegar toda su actuación en Europa en otra organización, el BEUC, y sin embargo los miembros europeos de Consumers no son automáticamente miembros de BEUC pese a la asociación entre ambas: el BEUC tiene sus propios Estatutos, sus propias normas para permitir la incorporación de nuevas organizaciones y su propio reglamento de funcionamiento interno. Es decir, que en el caso de que una organización europea quiera unirse a CI y tener actividad junto al resto de organizaciones europeas en este ámbito político y geográfico, ésta tiene que solicitar una doble membresía: tanto a CI como al BEUC.

Esto, en la práctica, significa que pertenecer a CI en Europa no sirve de mucho, dado que para poder tener algún tipo de actividad junto a los otros miembros de Consumers en Europa hay que pertenecer además al BEUC.

Consumers ha preferido diluirse en Europa hasta prácticamente desaparecer en beneficio del BEUC, y esto hace que FACUA se sienta discriminada y paralizada en sus deseos de colaborar con otras organizaciones de consumidores europeas que formen parte de Consumers por haber sido rechazada dos veces en sus intentos de unirse al BEUC.

Como ya se ha indicado, FACUA solicitó la incorporación al BEUC en dos ocasiones, y en ambas se le ha denegado la entrada. En la primera ocasión (hace ya algunos años) el argumento fue que se estaban modificando los Estatutos de la organización y que durante el tiempo que durase dicha modificación no se iba a dar entrada a ningún nuevo miembro.

En la segunda, solicitada en 2013 y respondida en 2014, el BEUC presentó a FACUA dos argumentos injustificables. Por un lado, el BEUC indicó, sin prueba alguna, que FACUA mantenía una actitud hostil y desleal hacia el BEUC y las organizaciones que la integran. Este rechazo se fundamentó en la denuncia que la asociación había presentado contra la OCU por aprovechamiento ilícito del nombre de nuestra asociación en Google para dirigir la atención sobre dicha organización por parte de todas las personas que solicitaban información sobre FACUA.

Esta denuncia motivó una demanda judicial de la OCU contra FACUA, que finalmente el juez desestimó. La OCU fue condenada en costas por la improcedencia de su actuación. Sin embargo el BEUC consideró esta actuación de FACUA, totalmente legítima, como hostil y desleal contra una organización miembro del BEUC cuando la organización que había sido atacada había sido, en realidad, FACUA.

El segundo de los criterios de rechazo expuestos por el BEUC se basó en las actividades que FACUA, conjuntamente con otras dos organizaciones de Austria y Rumanía, estaban desarrollado para fomentar la creación de un foro de organizaciones de consumidores de Europa (Este-Oeste). Esta actividad fue considerada por el BEUC como una competencia desleal frente al monopolio de la representación de los consumidores que dicha organización desea tener ante la Unión Europea, manteniendo una posición de freno ante cualquier iniciativa de coordinación e intercambio de experiencias bilaterales por parte de las distintas organizaciones de consumidores de los distintos países de Europa.

El fraude de las emisiones de Volkswagen puede afectar a 11 millones de vehículos en todo el mundo
El fraude de las emisiones de Volkswagen puede afectar a 11 millones de vehículos en todo el mundo

 

El fraude de Volkswagen

Relacionado con esta situación de discriminación y veto a nuestra participación en Consumers en Europa, y que muy probablemente afecta a otras organizaciones europeas, FACUA se ha visto en la imposibilidad de coordinar sus actuaciones con otras organizaciones de consumidores miembros de la federación mundial en nuestro continente en relación al fraude de las emisiones de Volkswagen, que puede afectar a 11 millones de vehículos en todo el mundo y que, por tanto, tiene dimensiones que trascienden fronteras. Un escándalo en el que Consumers, además, tiene la oportunidad de significarse como organización global de consumidores.

FACUA representa en estos momentos a cerca de 40.000 afectados en España por este fraude, que ya se han unido a una Plataforma Nacional de afectados creada por nuestra organización. Para coordinar esta actuación con otras organizaciones europeas nos hemos dirigido a Consumers, dado que consideramos que este es el mejor momento para que la organización internacional tenga una actuación significativa, que realmente produzca un cambio en todos los países donde tiene presencia, especialmente en Europa, y con ello aglutinar y compartir experiencias, actividades, unificar criterios y valorar acciones conjuntas.

Consideramos que es fundamental que se oiga la voz de CI y que esta organización tenga una actuación firme y decidida frente a las multinacionales como Volkswagen, así como ante los gobiernos e instituciones internacionales. Esto requiere de un plan organizado con objetivos, etapas y delimitación de fechas para que todas las organizaciones puedan coordinar sus acciones.

Lamentablemente, FACUA no puede realizar ninguna acción coordinada con los miembros de Consumers en Europa por no formar parte del BEUC, que es quien al parecer está llevando a cabo actuaciones ante la Unión Europea. Incluso al contactar con VZBV, organización alemana de consumidores y miembro de pleno derecho de CI, ésta nos indicó que todas las actuaciones internacionales que están llevando a cabo las están canalizando a través del BEUC.

Finalmente, sólo nos queda decir que esperamos que Consumers Internacional reaccione y sume una acción contundente y unitaria a las campañas que se han mencionado, con el fin de dar una respuesta efectiva a los millones de consumidores afectados por un fraude de dimensiones mundiales, en la que FACUA ofrece toda su disposición y colaboración para contribuir a tal fin.

__________

Paco Sánchez Legrán es el presidente de FACUA.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer Consumerismo
Ya somos 39.809