FACUA considera preocupante el nuevo repunte de la inflación y pide al Gobierno que deje de perjudicar a los consumidores con las subidas en sectores básicos

La inflación se ha situado en enero en el 4,2%, la tasa más alta desde junio de 2001.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera preocupante el nuevo repunte de la inflación y pide al Gobierno que deje de perjudicar a los consumidores con fuertes subidas en las tarifas de los suministros de gas y electricidad y su complacencia con las irregularidades en las tarifas de la telefonía móvil, al tiempo que critica la última subida de las tarifas de Telefónica de España y la eliminación del sistema de precios máximos.

La tasa de variación interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) de enero se situó en enero en el 4,2%, la más alta desde junio de 2005.

FACUA critica las decisiones inflacionistas que está tomando el Gobierno en sectores claves para la economía de los consumidores. La tarifa regulada eléctrica ha subido un 4,48% en enero, lo que sería aceptable si el Ejecutivo no tuviese previsto otro incremento para julio. A ello se une el hecho de que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio prepara una serie de medidas para fomentar la competencia en el mercado de la electricidad que provocarán fuertes subidas en la tarifa doméstica, mientras que beneficiarán al sector industrial de los grandes consumidores y a las eléctricas.

En el sector gasístico, tras las desproporcionadas subidas trimestrales aprobadas durante 2005 en el gas natural y butano, éstos han comenzado el año con nuevos incrementos del 4,25% y el 10,3%, respectivamente.

La Federación también advierte del peligro de la eliminación del sistema de precios máximos de Telefónica de España, price cap, con lo que el Gobierno le ha dado total libertad para subir sus tarifas. Y denuncia asimismo que con las últimas tarifas reguladas, que entraron en vigor el 4 de febrero, el Ejecutivo ha regalado a Telefónica una subida de hasta el 45,3% en el precio de las llamadas locales y de hasta el 30,7% en las de fijo a móvil, una compensación millonaria por eliminar los redondeos ilegales denunciados por FACUA desde el diciembre de 2003.

Asimismo, la Federación critica la complacencia del Ejecutivo con las compañías de telefonía móvil ante unas tarifas realmente escandalosas que vulneran de forma clara la normativa europea. Los precios de las llamadas vienen experimentando unas bajadas nulas o muy leves y el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio les autoriza, a través de la CMT, tarifas de interconexión (las que se facturan unas compañías a otras por la terminación de las llamadas en sus redes y las únicas que están reguladas) que triplican los costes; si se ajustaran a éstos, como establece la directiva comunitaria, las tarifas para los usuarios podrían bajar hasta la mitad.

Ya somos 190.625