Sobre FACUA

Apaguemos la oscuridad

La política es demasiado importante como para vivir ajenos a ella. Este 26 de junio tenemos la oportunidad de cambiar las cosas. Pero después, deberemos permanecer vigilantes.

Por Rubén Sánchez

Quedaos quietos, cerrad los ojos y dejadnos machacaros. Es por vuestro bien. Durante estos últimos años, hemos sufrido un gobierno que nos ha robado derechos y calidad de vida, con la excusa de una crisis económica diseñada por los mismos que después han ordenado que se recortasen nuestros derechos laborales, la calidad de nuestra sanidad y el acceso a nuestra universidad pública. Los mismos que han ordenado que nos subieran los impuestos que más castigan a los que menos tienen. Los mismos que promueven políticas consistentes en mirar hacia otro lado cuando la banca, las compañías telefónicas y energéticas o las multinacionales automovilísticas nos defraudan.

Han sido años de oscuridad. Nos mintieron. Una y otra vez. La primera, nos prometieron que vender nuestras empresas públicas traería riqueza para el país. Que el teléfono, la luz, el gas y la gasolina serían mucho más baratas. Porque asistiríamos a un desfile de compañías que se esforzarían por darnos productos y servicios de la mayor calidad al mejor precio. Pero las privatizaciones no fueron más que un expolio en el que lo público quedó en manos de bancos, fondos de inversión y gobiernos extranjeros. Y al frente de las que antes eran nuestras empresas pusieron a los amiguetes de quienes nos gobernaban. Fueron privatizaciones y liberalizaciones trampa. Pero todavía insisten en hacernos creer que nos han traído todo tipo de beneficios.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 51.060