Ante la posible llegada de la gripe aviar, FACUA advierte que Gobierno, comunidades autónomas y ayuntamientos deben asumir la necesidad de reforzar sus cuerpos inspectores

La Federación lamenta que el Ministerio de Sanidad y Consumo no le está dando participación ni información puntual sobre los protocolos de información a los consumidores y control de mercado.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) lamenta una vez más que el Ministerio de Sanidad y Consumo no esté contando con ella no ya para darle participación, sino ni tan siquiera para remitirle información puntual sobre los protocolos de información a los consumidores y control del mercado en relación a la gripe aviar.

FACUA considera que la probable llegada a España del virus de la gripe aviar H5N1 a través de las aves migratorias o cualquier otra vía debe llevar al Gobierno central, las comunidades autónomas y los ayuntamientos a asumir de una vez la necesidad de reforzar sus cuerpos inspectores. La Federación viene observando un déficit en los servicios de inspección autonómicos y municipales, el cual se agrava de forma más que considerable ante el estallido de alertas veterinarias o alimentarias, momentos en los que en muchos casos su dedicación casi exclusiva al problema deja desatendidas el resto de sus funciones. También es importante garantizar los controles en las fronteras, máxime teniendo en cuenta el importante número de productos que de forma habitual entran ilegalmente en España a través de ellas.

Por otro lado, la Federación demanda garantías de que se instalen puestos de observación permanentes en absolutamente todos los humedales para la vigilancia de las aves migratorias. Igualmente, muestra su preocupación ante la existencia, cerca de dichos humedales, de numerosas granjas propiedad de particulares con un muy reducido número de aves, las cuales pueden escapar a los controles y comercializar en sus municipios tanto carne como huevos.

Es probable que la posible pandemia de la que ha alertado la OMS acabe estallando en alguno de los países pobres donde ya ha llegado el H5N1, debido a su menor capacidad para controlar su expansión. Los países ricos deben asumir su responsabilidad. La explotación de los países subdesarrollados ya no sólo trae como consecuencia que su población viva en muchos casos en condiciones infrahumanas y muera por enfermedades de fácil tratamiento en el llamado primer mundo. Ahora, problemas como el de la gripe aviar adquieren un carácter mundial y para frenar su expansión hay que ayudar a esos países, dotándoles de ayudas económicas, antivirales y, por supuesto, alimentos que suplan a las aves que están siendo sacrificadas tras detectar en ellas el virus.

Asimismo, FACUA critica la campaña de información puesta en marcha por el Gobierno sobre la gripe aviar a través de la web gripeaviar.es, dado que sus contenidos son excesivamente simplistas y omite datos de tanta importancia como las medidas de precaución necesarias al manipular y cocinar aves infectadas, descartando la alimentación como vía de contagio, o al viajar a los países afectados, cuya lista no se facilita.

FACUA advierte que no hay que generar la alarma social, pero los consumidores tienen motivos para estar preocupados y hay que respetar, ante todo, su derecho a la información, que debe ser siempre veraz, objetiva, completa, realista y contextualizada, sobre las medidas de precaución que deben tomarse ante la posibilidad de que la gripe aviar llegase a España. Por ello, envió en octubre sendas cartas a las ministras de Sanidad y Consumo y de Agricultura, Pesca y Alimentación, así como al subsecretario del Ministerio de la Presidencia y al Secretario de Estado de Comunicación, en las que solicitaba cambios en los contenidos de la campaña sobre la gripe aviar que el Gobierno está dirigiendo a los consumidores.

La Federación lamenta el recelo de determinadas autoridades a reconocer la posible transmisión del virus de la gripe aviar a través del consumo de alimentos si no se cocinan al menos a 70º o por la falta de medidas higiénicas al manipularlos. Se trata de datos con los que deben contar los consumidores, independientemente de que a fecha de hoy no se hayan detectado casos de gripe aviar en España.

"Es una enfermedad de las aves conocida hace mucho tiempo". Esta es la escueta respuesta que se da en la web a la pregunta “¿qué es la gripe aviar?" por parte de la Comisión de Seguimiento e Información sobre la Evolución de la Gripe Aviar, que integran representantes de ocho ministerios.

Consumo de aves

Pero FACUA señala que lo más grave no es la simpleza de las respuestas, sino que con la pretensión de evitar la alarma social se llega al extremo de omitir datos fundamentales sobre las medidas de precaución que deben tomarse ante la posibilidad de que la gripe aviar llegase a España.

La web gripeaviar.es responde taxativamente a la pregunta "¿Es arriesgado comer pollo u otras aves?", indicando que "no hay ningún riesgo" y que "la gripe aviar no se contagia por la vía alimentaria".

Por el contrario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que "los virus H5N1 se destruyen si se cocinan bien los alimentos. En general, la OMS recomienda cocinar las aves de corral hasta que todas las partes alcancen una temperatura interna de 70º C. No ha habido casos de infección por virus H5N1 relacionados con el consumo de aves de corral y huevos bien cocinados" (documento de 21 de enero de 2005).

Asimismo, este apartado de la campaña gubernamental muestra una visión excesivamente utópica de los controles alimentarios añadiendo que "todas las aves de consumo en España están sometidas a rigurosos controles veterinarios y de calidad en las granjas, en las aduanas, en los mataderos y en toda la cadena de distribución, hasta llegar al consumidor". FACUA advierte que si los controles fuesen realmente tan exhaustivos, no hubiese ocurrido este verano la intoxicación masiva por pollos del Grupo Sada contaminados con salmonella.

Contagio a las personas

A la cuestión "¿La gripe aviar puede contagiar a las personas?", el Gobierno responde que "en estos momentos no parece probable", aunque resulta evidente que sí puede hacerlo dado el más de un centenar de casos registrados en los dos últimos años, más de la mitad mortales. Lo que señala la OMS al respecto es que "todas las pruebas existentes hasta ahora indican que los virus H5N1 no se propagan fácilmente de las aves al ser humano" (documento de 13 de octubre de 2005).

La información gubernamental automáticamente parece contradecirse añadiendo que "prácticamente hay que convivir con las aves infectadas para que exista riesgo".

Pero en relación a las vías de contagio, la OMS plantea que "se considera que la principal vía de infección humana es el contacto directo con aves de corral infectadas o con superficies y objetos contaminados por sus heces" y "el riesgo de exposición se considera especialmente elevado durante el sacrificio, desplume, despiece y preparación culinaria de las aves de corral" (documento de 13 de octubre de 2005).

Por ese motivo, la OMS "recomienda cocinar las aves de corral hasta que todas las partes alcancen una temperatura interna de 70º C", ya que "los virus H5N1 se destruyen si se cocinan bien los alimentos", a lo que añade que "no ha habido casos de infección por virus H5N1 relacionados con el consumo de aves de corral y huevos bien cocinados". (documento de 21 de enero de 2005).

La Red Global de Seguridad Alimentaria (Infosan) señala que aunque "hasta la fecha no hay información epidemiológica", "el virus de la gripe aviar sobrevive en carne de aves cruda contaminada y puede transmitirse a través de los alimentos contaminados" y en relación a los huevos, añade que "sólo su cocción adecuada podrá inactivar el virus" (documento de 21 de diciembre de 2004). Infosan es un proyecto de la OMS en el que participa el Gobierno español y que cuenta con el respaldo de más de un centenar de países.

Contagio de persona a persona

En la cuestión sobre el contagio, la campaña del Gobierno añade que "no se conoce ningún caso en el mundo de contagio de persona a persona; todos han sido directamente de ave a humano".

Pero la OMS asegura que "la transmisión limitada entre personas de un virus de la gripe aviar hiperpatogénico no es completamente inesperada, puesto que hay pruebas de que esto ha ocurrido en dos ocasiones en el pasado reciente (en Hong Kong en 1997 y en los Países Bajos en 2003)" (documento de 2 febrero de 2004).

La OMS advierte que "todos los datos existentes hasta ahora indican que se pueden producir casos aislados de transmisión de persona a persona del virus de la gripe aviar, pero de forma limitada y no persistente" (documento de 21 de enero de 2005).

En opinión de FACUA, la respuesta ofrecida por el Gobierno para evitar la alarma social no hará más que acrecentarla en cuanto trascienda públicamente cualquier caso de contagio entre personas, ya que podría percibirse inmediatamente como el punto de partida para el estallido de una pandemia fruto de un nuevo virus mutado y fácilmente transmisible entre humanos, cuando podría tratarse simplemente de un caso aislado.

Humedales

El Gobierno prohibió a finales de año la cría de aves al aire libre en veinticinco humedales españoles al considerarse zonas de riesgo de gripe aviar, por la concentración de aves silvestres y migratorias.

Andalucía concentra en cinco provincias dieciséis de los veinticinco humedales. En la provincia de Huelva, el Parque Nacional de Doñana, el Parque Natural de Doñana y Cantaritas y Beta Adaliz, las Marismas del Odiel, el Parque Natural de Doñana, Sector Norte, la Playa del Parque Nacional de Doñana y las Marismas de Isla Cristina; en Sevilla, los Arrozales de Isla Menor y Parque Natural de Doñana y Cantaritas y Beta Adaliz, el Preparque Este-Parque Natural Entorno Doñana, los Arrozales de Puebla y Villafranco, el Canal de Guadaira y la Balsa de Don Melendo; en Cádiz, el Parque Nacional de la bahía de Cádiz, el Parque Natural de Doñana, Sector Sur, y el Embalse de Barbate; en Almería, las Salinas del Cerrilo; y en Córdoba, el Embalse de Puente Nuevo.

En Cataluña, tres humedales en otras tantas provincias: en Tarragona, el Delta del Ebro; en Girona, las Aiguamolls de l¨Empordá; y en Barcelona, el Delta del Llobregat. En la Comunidad Valenciana, tres humedales en dos provincias: en Valencia, la Albufera de Valencia; y en Alicante, las Salinas de Santa Pola y el Parque Natural de El Hondo. En Islas Baleares, la S´albufera de Mallorca. En Cantabria, la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. Y en Murcia, las Salinas de San Pedro del Pinatar.

Hasta la fecha, se han detectado casos de H5N1 en aves en seis países de la UE: Alemania, Austria, Eslovenia, Grecia, Italia y Gran Bretaña. A nivel mundial, se han detectado 165 personas infectadas, de las que 88 fallecieron.

Ya somos 191.384