La cantidad varía en función de la tarifa contratada

FACUA denuncia a Movistar por penalizar las bajas de sus tarifas Vive pese a ofrecerlas sin permanencia

La operadora cobra hasta 30 euros a los clientes que tramitan su baja anticipadamente pese a que los contratos que suscribe con ellos "no implican compromiso de permanencia".

FACUA denuncia a Movistar por penalizar las bajas de sus tarifas Vive pese a ofrecerlas sin permanencia

FACUA-Consumidores en Acción ha denunciado a Movistar por penalizar a clientes con sus tarifas Vive que se dan de baja anticipadamente cobrándoles hasta 30 euros, pese a que en las condiciones generales de los contratos de esas modalidades se asegura textualmente que el alta en dichos servicios "no implican compromiso de permanencia".

La asociación ha presentado una queja formal ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid, donde la empresa tiene su sede, tras ser advertida por varios socios de que la compañía telefónica ofrece a los usuarios darse de alta en las distintas modalidades de tarifas de voz e internet, denominadas Vive, a través de contratos engañosos que incluyen cláusulas que incluso se contradicen.

"El alta en el servicio no implica compromiso de permanencia", asegura la operadora en el capítulo 5.3 de los contratos de tres de dichas tarifas (Vive 13, Vive 34 y Vive 45, diferenciadas en el precio de las llamadas y del número de megas de internet contratados), que detalla los "aspectos básicos del servicio".

Sin embargo, en el capítulo 6.2, cuando se explica el modo de facturación y pago, se advierte a los usuarios: "Terminada la prestación del servicio, Movistar facturará, en caso de que el cliente cause baja con carácter previo al plazo del vencimiento del citado servicio, el importe de (10, 20 o hasta 30 euros, en función de la tarifa contratada) por el servicio franquiciado".

Contratos engañosos

FACUA entiende que la intención de la compañía telefónica es la de llevar a los usuarios a la confusión y hacerles creer que pueden acogerse a cualquiera de las tarifas ofertadas sin que posteriormente, si desean cambiar de tarifa o incluso de operador, deban abonar cantidad alguna a Movistar en concepto de incumplimiento de permanencia. De hecho, resulta clara la intención de ésta de penalizar a los clientes que tramiten sus bajas precipitadamente, a tenor de lo que contempla en el clausulado de los contratos de sus tarifas Vive.

La asociación reclama a los organismos de consumo competentes que sancione este tipo de prácticas de las empresas telefónicas, cuya tendencia a la ambigüedad y a la falta de transparencia e información de cara al consumidor provoca que estos puedan verse luego desprotegidos y siendo víctimas de contratos abusivos, si no fraudulentos.

Ya somos 190.548