FACUA advierte que las medidas que prepara Industria en el sector eléctrico provocarán fuertes subidas en la tarifa doméstica

La Federación denuncia que Industria está manteniendo a las asociaciones de consumidores representativas al margen del debate sobre el futuro del sector eléctrico.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) advierte que las medidas que pretende poner en marcha el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para fomentar la competencia en el mercado de la electricidad provocarán fuertes subidas en la tarifa doméstica, mientras que beneficiarán al sector industrial de los grandes consumidores y a las eléctricas. FACUA denuncia que Industria está manteniendo a las asociaciones de consumidores representativas al margen del debate sobre el futuro del sector eléctrico.

Tal y como vienen denunciando FACUA y otros agentes desde la liberalización del sector, se ha constatado que el mercado de la generación eléctrica está en manos de unos pocos operadores dominantes, fundamentalmente Endesa e Iberdrola, que distorsionan a su antojo el precio del kWh.

Así lo han puesto de manifiesto las acusaciones y denuncias cruzadas entre compañías presentadas ante la Comisión Nacional de Energía (CNE) y que hoy el propio Ministerio reconoce al anunciar la pretensión de "suprimir distorsiones".

Previsible subida de la tarifa regulada

Industria prevé que las empresas generadoras no podrán vender electricidad a sus propias comercializadoras (que operan en el mercado libre) y distribuidoras (que prestan el servicio con la tarifa regulada) en el mismo período horario.

Esta medida evitaría la repercusión de precios supuestamente bajos en generación, que están siendo aprovechados para magnificar la existencia de un déficit de tarifa (desfase entre la tarifa aprobada para los consumidores y los sobrecostes que representaría la generación por el aumento de las materias primas) y la supuesta necesidad de incrementar considerablemente la tarifa regulada que paga el 90% de los consumidores, como de hecho ya han conseguido que ocurra en 2006.

Sin embargo, si las eléctricas ofertan precios más caros en el mercado mayorista (pool), el efecto sobre el usuario doméstico será aún peor, ya que el incremento significativo y no necesariamente justificado que puede producirse en generación se repercutirá directamente en la tarifa regulada que apruebe el Gobierno sin necesidad de que las eléctricas le disputen el déficit tarifario.

FACUA reclama al Ministerio un debate profundo sobre el sector contando con todos los agentes implicados, incluyendo a las asociaciones de consumidores representativas, a las que Industria mantiene prácticamente al margen de todos los sectores de los que tiene competencias.

Eliminación de los CTCs

Asimismo, FACUA demanda la eliminación de los costes de transición a la competencia (CTCs), ya que hoy son un anacronismo cuyo mantenimiento carece de justificación alguna. Los CTCs se aprobaron para ayudar a las eléctricas a adaptarse a la competencia y la Federación considera que han tenido margen más que suficiente para hacerlo.

Acabar con la tarifa regulada para las grandes industrias

FACUA también insiste en reclamar la supresión de la tarifa regulada que tienen las grandes industrias, la G4, desproporcionadamente baja y contradictoria con un marco liberalizado en el que si hay un sector que debe contratar tarifas del mercado libre son precisamente las empresas. La Federación señala que las medidas que prepara Industria, que beneficiarán fundamentalmente a los grandes consumidores industriales, hacen aún más injustificado el mantenimiento de la citada tarifa refugio, a la que además se le ha aplicado una subida ridícula a comienzos de año, ya que unas pocas industrias están aprovechando de forma parasitaria y poniendo en peligro una tarifa regulada que sólo debe destinarse a los usuarios domésticos.

La Federación únicamente considera positivas dos de las medidas anunciadas por Industria. En primer lugar, la intención de reducir el potencial poder de mercado de los operadores dominantes y acabar con la manipulación de precios y la falta de transparencia en el pool, una medida que contribuiría a fomentar una mayor competencia en el ámbito de la generación.

FACUA valora asimismo el desarrollo de las subastas virtuales de capacidad, en las que las empresas estarán obligadas a ceder a terceros la gestión de una parte de la potencia de sus centrales mediante contratos de alquiler. Algo que permitirá evitar el duopolio de Endesa e Iberdrola.

Ya somos 198.289