Formaron parte de un cártel durante catorce años

Bruselas sanciona con casi 3.000 millones a cinco constructores de camiones por pactar precios

MAN, Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF también acordaron cuándo introducir la tecnología para cumplir con las normas sobre emisiones contaminantes.

Bruselas sanciona con casi 3.000 millones a cinco constructores de camiones por pactar precios
MAN, Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF pactaron precios de camiones durante 14 años. | Imagen: flickr.com/daquellamanera (CC BY 2.0).

La Comisión Europea ha anunciado este martes una multa de 2.930 millones de euros a cinco fabricantes de camiones -MAN, Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF-, a los que acusa de haber pactado los precios de venta de sus vehículos y haber repercutido en el comprador los costes de cumplir con las normas en materia de emisiones contaminantes.

Se trata de la multa más importante impuesta por Bruselas a un cartel hasta la fecha, después de la sanción de 1.470 millones dictada en 2012 contra el pacto entre siete fabricantes de televisores para bajar los precios.

Los cinco fabricantes sancionados han reconocido su implicación en el cartel, que duró catorce años, entre 1997 y 2011, por lo que el Ejecutivo comunitario ha aceptado reducir en un 10 % las multas e incluso ha perdonado totalmente la impuesta a MAN, por ser la empresa que confesó la existencia del pacto.

"Se trata de una multa récord para una infracción grave", ha advertido la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, quien ha recordado en una rueda de prensa que más de 30 millones de camiones circulan por las carreteras de la Unión Europea.

Vestager ha insistido en que "no es aceptable" que un grupo de empresas que, en conjunto, fabrican nueve de cada diez camiones de peso medio y pesado en Europa, se una para acordar los precios de venta "en lugar de hacerse la competencia".

En concreto, DAF deberá pagar 752.679.000 euros, Volvo (propiedad de Renault) tendrá que hacer frente a una multa de 670.488.000 euros, Iveco una de 494.606.000 euros y Daimler, a quien se impone la cantidad más importante, 1.008.766.000 euros.

La comisaria ha indicado que hay un sexto fabricante -Scania- cuyo comportamiento está siendo investigado aún, por lo que no ha sido incluido en la decisión de este martes y queda pendiente el pronunciamiento de Bruselas para más adelante.

Scania decidió no participar en este procedimiento que ha concluido con multas reducidas para los fabricantes que han admitido haber realizado malas prácticas, según ha explicado la comisaria. Vestager ha añadido que el procedimiento sigue adelante para esta marca, para la que se reabre ahora el plazo para presentar su defensa.

La comisaria ha indicado también que el punto de partida del cártel fue una reunión entre altos ejecutivos que tuvo lugar en enero de 1997 en Bruselas. A partir de ahí, los fabricantes tuvieron encuentros regularmente, a menudo con ocasión de eventos y ferias comerciales. Además, se llamaron por teléfono con asiduidad. A partir de 2004 también se intercambiaron correos electrónicos a través de subsidiarias de las compañías.

Pacto de precios y de tecnología sobre emisiones

Las irregularidades más graves detectadas por Bruselas en su investigación se refieren al acuerdo entre los participantes del cartel para fijar un "baremo de precios en bruto" para los vehículos de peso medio (entre seis y 16 toneladas) y pesados (más de 16 toneladas). Se trata de los precios de salida de fábrica que luego condicionan los precios en el sector.

Sin embargo, Bruselas no ha ofrecido una estimación de la repercusión media que este pacto tuvo sobre el precio final de los camiones, ya que éste no se determina sólo a partir del baremo de fábrica, sino que se ve afectado por otros factores.

También pactaron el calendario para retrasar la introducción de la tecnología necesaria en sus vehículos para cumplir las normas comunitarias en materia de emisiones contaminantes. Además, acordaron repercutir en los clientes los costes de la tecnología.

El tercer factor tenido en cuenta por la Comisión al establecer la multa es que las cinco grandes marcas repercutieron en los clientes los costes de implantar en sus productos los sistemas para controlar las emisiones.

Ya somos 190.642