El Supremo lo rechazó hace un año

Las víctimas de la talidomida se quedan definitivamente sin indemnización

El Tribunal Constitucional no admite el recurso de amparo que presentó la Asociación de Víctimas de la Talidomida por las malformaciones sufridas por el medicamento.

Las víctimas de la talidomida se quedan definitivamente sin indemnización

Las víctimas de la talidomida se quedan sin indemnización después de que el Tribunal Constitucional no admitiera este miércoles el recurso de amparo que presentó la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), según informa el diario 20minutos.

La decisión del Tribunal Constitucional viene después de que el Supremo decidiera en septiembre de 2015 respaldar la sentencia adoptada por la Audiencia Provincial de Madrid un año antes, en 2014, cuando absolvió a la farmacéutica alemana Grünenthal y anuló las compensaciones económicas que había fijado un juzgado de primera instancia.

La talidomida es un principio activo que se usó en los años 50 y 60 en medicamentos para aliviar las náuseas en embarazadas y que ha causado malformaciones en 20.000 bebés en más de 50 países. En España se vieron afectadas unas 3.000 personas, de las cuales solo veinticuatro están reconocidos oficialmente como afectados por el real decreto de ayudas que se aprobó en 2010.

Ahora la sala segunda del Tribunal Constitucional ha determinado, según informa Europa Press, que no se produce una lesión concreta de un derecho fundamental "susceptible de recurso de amparo" y que la motivación de las resoluciones judiciales impugnadas por Avite -la del Supremo y la de la Audiencia Provincial- es suficiente, "en cuanto permite conocer las razones de la decisión adoptada, y no aparece como irrazonable, arbitraria o incursa en patente error".

"Este proceso no se ha vuelto a reabrir, sigue como estaba", señala el vicepresidente de Avite, Rafael Basterrechea. "Hay muchas propuestas de volverlo a abrir, de hacer un estudio, acomodarlo a la legislación del resto de países de Europa, pero esto no se ha hecho todavía", comenta. Explica que "se hizo un proyecto no de ley en la pasada legislatura cuando todavía estaba el Gobierno en funciones", pero que "al seguir igual, no sabemos a dónde llegará", cuenta.

El auto del Tibunal Constitucional entiende no obstante que ambas sentencias "dejan la puerta abierta" a los afectados a la reclamación de indemnización por los daños tardíos, es decir, "los desconocidos hasta ahora y que se descubran con posterioridad".

Estrasburgo

"Como asociación ya hemos terminado, la única opción que nos queda en España es que la inadmisión la recurra el propio fiscal constitucional", señala Barrestechea. Pero aún les queda una última esperanza: ir al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Pero puntualiza: "Tenemos que mantener los pies en la tierra". Para poder llevar el recurso a Estrasburgo, la Asociación de Víctimas de la Talidomida tienen que cambiar de abogado: "El recorrido de nuestro abogado termina aquí, tenemos que buscar un experto en derecho europeo, que nos asesore y nos diga la viabilidad del proceso".

Además, "es importante saber el coste económico que tendría el proceso y si tenemos capacidad para afrontarlo", explica. "Tenemos que ver si podemos económica, física y moralmente continuar con esto".

"Ha prescrito"

En otros países en los que se comercializaron medicamentos con este principio activo, los perjudicados ya han recibido compensaciones. En 1971 las víctimas de Alemania fueron indemnizados. En el caso de Francia, Japón, Suiza, Australia o Italia, hace décadas que ya han sido compensado.

La farmacéutica "ha jugado con todos los estamentos a su favor", explica Basterrechea. "Ha quedado exonerada de responsabilidad por prescripción. Se le dice que es culpable por la muerte y mutilación de 3.000 niños en España, pero que eso ha prescrito".

"Según la sentencia, tendríamos que haber denunciado nada más nacer, al cumplir la mayoría de edad o cuando el Centro de Anomalías Congénitas del Instituto Carlos III nos dictaminó que éramos afectados en 2006. Aunque lo hubiéramos hecho así, no habría servido para nada". "La idea era que los afectados en España se quedaran con una mano delante y otra detrás, y así ha sido", lamenta Basterrechea.

El Supremo rechazó en septiembre de 2015 el recurso de las víctimas y les negó la indemnización que pidieron al laboratorio, que comercializó un medicamento para embarazadas que causó malformaciones a miles de niños en la década de los cincuenta y sesenta, al entender que la acción de los afectados había prescrito.

El recurso de amparo que han presentado ante el Tribunal Constitucional se basa en que esta sentencia utilizó unos informes para comprobar la relación entre el daño y el medicamento fechados "de manera errónea" en 2008, cuando son de 2010, por lo que no estaría prescrito.

Ya somos 190.662