Las irregularidades en telecomunicaciones, responsables de una de cada cuatro denuncias de los consumidores en FACUA

FACUA demanda a la ministra Elena Salgado políticas de Consumo con mayúsculas, que cuenten con la participación real y efectiva de las asociaciones de consumidores y que respeten su necesaria independencia frente al poder político.

La Federación de Consumidores en Acción-FACUA recibió durante el año 2005 un total de 34.802 consultas y reclamaciones en su sede central y sus organizaciones miembros, con las irregularidades en telecomunicaciones, compra y reparación de automóviles y adquisición de viviendas a la cabeza.

Estos son los datos que ofrece el informe de FACUA ¿Qué denuncian los consumidores?, presentado hoy en Sevilla.

La Federación cree que los tímidos intentos emprendidos durante lo que va de legislatura por mejorar la legislación vigente en materia de protección de los consumidores no son suficientes. La Federación reivindica a la ministra Elena Salgado políticas de Consumo con mayúsculas, que cuenten con la participación efectiva de las asociaciones de consumidores y que respeten su necesaria independencia frente al poder político.

FACUA considera que no se está dando una apuesta real por parte del Ministerio de Sanidad y Consumo por potenciar la autoorganización de los consumidores para que defiendan sus derechos, lo que pone en desventaja frente al gran poder de empresas cuyas irregularidades ni siquiera están teniendo en muchos casos respuesta por parte del propio Gobierno.

En este sentido, la Federación advierte que en las necesarias actuaciones por parte del Ministerio durante 2005 deben cobrar especial protagonismo los sectores que están siendo objeto de mayor número de denuncias por parte de los consumidores.

Telecomunicaciones

El principal motivo de las reclamaciones de los consumidores españoles durante 2005 fue las irregularidades de las compañías de telecomunicaciones, con nada menos que el 24,3% de las 4.621 tramitadas por FACUA el año pasado.

Se trata de quejas contra compañías de telefonía fija y móvil así como proveedores de acceso a Internet. Tras ellas, el cúmulo de irregularidades de las firmas del sector, la falta de control efectivo por parte del Gobierno y una regulación deficiente que no ha contado para su elaboración con la participación real y efectiva de las asociaciones de consumidores.

Auna, recientemente absorbida por Ono, ocupa la primera posición en las consultas y quejas de los usuarios de telecomunicaciones. Auna fue objeto del 29,6% y Ono del 2,7%, sumando así el 32,3%.

Les siguen en las primeras posiciones Wanadoo, con el 16,0%, Telefónica, 12,3%, Amena, 10,7%, siendo así la compañía de telefonía móvil con más quejas, Jazztel, 8,7%, , Vodafone, 7,3% y Movistar, 5,5%.

Automóviles

En segundo lugar, la compra y reparación de automóviles, protagonistas del 12,1%, con las reclamaciones por defectos de fabricación en el Peugeot 307 a la cabeza, donde FACUA ha logrado en los últimos cuatro años que sesenta y ocho afectados por defectos de fabricación en este automóvil recuperen su dinero a través de una negociación con la multinacional automovilística francesa sin precedentes en Europa.

Sólo en 2005, 527 conductores de toda España se pusieron en contacto con FACUA para poner de manifiesto los defectos de sus Peugeot 307. Con éstas son ya 2.112 las quejas sobre este vehículo recibidas por FACUA, que llegan a diario y no han cesado desde finales de 2002.

FACUA demanda al Gobierno medidas ante el creciente número de reclamaciones por defectos de fabricación en vehículos y el excesivo número de llamadas a revisión realizadas por los fabricantes al verificar a posteriori fallos en determinados elementos de los coches que en no pocas ocasiones pueden afectar gravemente a la seguridad de los conductores.

La Federación reivindica que se incrementen las inspecciones obligatorias y que éstas sean realizadas siempre por organismos públicos, dado que la autorregulación del sector ha demostrado su ineficacia. Según la legislación vigente, los propios fabricantes pueden evitar los controles externos inspeccionando ellos mismos un sólo vehículo de cada modelo al año.

Asimismo, la Federación demanda que se obligue a los fabricantes a notificar a la Dirección General de Tráfico los fallos que se detecten en sus vehículos y la creación, por parte del Gobierno, de un registro público para que los consumidores puedan conocer estos fallos.

Compra de viviendas

El tercer sector más reclamado fue la compra de viviendas, con el 10,5%. Los motivos de estas denuncias son, fundamentalmente, la existencia de defectos de construcción e incumplimientos de las calidades ofertadas, seguidos de cláusulas abusivas y vulneraciones de acuerdos contractuales, como retrasos en la entrega, anulaciones unilaterales de contratos, documentación no entregada al comprador o falta de cumplimiento de las garantías que el promotor debe ofrecer con respecto a cantidades abonadas antes de la firma de la escritura.

Ante estas irregularidades, FACUA demanda a las administraciones autonómicas que incrementen las inspecciones sobre el sector y endurezcan las sanciones.

En los siguientes puestos, el sector del calzado, vestido y hogar, con el 7,0% de las reclamaciones, la compra y reparación de electrodomésticos, 4,6%, la Administración, 4,5%, el suministro eléctrico, 4,3% y los seguros y planes de pensiones, 4,2%.

Las reclamaciones tramitadas por FACUA, relativas a más de una veintena de sectores en materia de Consumo, se solucionan en el 60% de los casos a través de la mediación, sin necesidad en iniciar un procedimiento administrativo.

Consultas

En lo que se refiere a las consultas, un total de 30.181, los cinco primeros sectores han sido las telecomunicaciones, con el 23,1%, la adquisición de viviendas, 11,7%, la compra y reparación de automóviles, 10,2%, electrodomésticos, 5,7%, y el calzado, vestido y hogar, 5,5%.

Ya somos 198.109