Tecno

¿Software libre? Qué es y para qué sirve

Frente al privativo, basa su existencia en la generación de conocimiento y programas de forma colaborativa, fomentando la construcción de aplicaciones útiles con el esfuerzo de todos.

Por Ramón Ramón

Desde pequeños se van amoldando nuestros comportamientos, hábitos, costumbres, preferencias... En el plano tecnológico ocurre igual. Hasta no hace mucho, aunque parezca mentira, tocar una pantalla con nuestros dedos no tenía sentido alguno. Hoy, los más pequeños de la casa intentan hasta hacer zoom en los cuadros que cuelgan de la pared.

Es un cambio de sentir y vivir, la tecnología nos rodea, nos ayuda o nos hace más dependientes.Y en ese sentido, desde la infancia, en los colegios, en casa... La mayoría somos adoctrinados en las tecnologías más conocidas, las privativas, o sea, el PC de toda la vida con un Windows, sea el que sea, y tenga o no licencia oficial (si es un portátil o laptop casi con un 99% de posibilidades que con licencia oficial -y por lo tanto, previo incremento de coste-).

Durante años, desde nuestros primeros contactos con un PC se nos hace dependientes de un sistema operativo, de una herramienta con un software que no podemos saber cómo funciona porque está cerrado, es una caja negra, y nadie puede entrar a ver cómo funcionan las líneas de código. De cómo cada cierto tiempo nuestro ordenador se queda obsoleto y tenemos que desecharlo y comprar uno nuevo. Sin embargo, existe otro software, uno que fomenta el compartir, el que podamos estudiar cómo funcionan las cosas y modificarlas, si queremos, a nuestro antojo: ése es el software libre.

Sí. Aunque muchos y muchas no lo saben, hay vida más allá de Windows o de Mac, y se llama software libre, y a diferencia de los primeros sistemas operativos, basa su existencia en la generación de conocimiento y programas de forma colaborativa, es decir, fomentando que todos y todas, por todo el mundo, podamos colaborar en hacer que mediante el esfuerzo colectivo se construyan aplicaciones útiles para todos y todas.

 El software libre no trata de aspectos tecnológicos, sino sociales, de cómo generar conocimiento de forma compartida.
El software libre no trata de aspectos tecnológicos, sino sociales, de cómo generar conocimiento de forma compartida.

 

Y ahora llega la pregunta del millón: "Bueno, y si esto es tan bueno, ¿por qué casi nadie lo usa y apenas se habla de ello?". Es simple, por lo de siempre: ¡¡¡por intereses comerciales!!! Hay una gran industria -principalmente estadounidense- que genera muchos, muchos, muchos millones de dólares fomentando y luchando para que perviva este modelo. Un modelo que promueve que lo que unos pocos saben nadie más pueda acceder a ello, y así tengamos que estar siempre pagando y dependientes de lo que consideren debemos usar.

Y otro modelo, el del software libre, que promueve la apertura, la creación colectiva, que el conocimiento debe ser compartido y que de forma colaborativa se pueden crear más y mejores productos, herramientas y servicios. Además, la gran maquinaria comercial del software privativo genera constantemente desinformación, propiciando leyendas urbanas tales como que: "el software libre es sólo para países ricos o para momentos de bonanza económica y despilfarro, software libre es muy difícil, no funciona, es algo amateur, sin valor, para gente muy técnica... El software libre destruye empleo...".  

Cada día hay más países y regiones que demuestran con hechos cómo todas estas afirmaciones son verdaderas falacias.  Un ejemplo de ello es Extremadura, que hace una década demostró cómo se puede capacitar en los colegios con software libre y generar profesionales no dependientes tecnológicamente, así como generar industria TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) basada en conocimiento libre.

Demostró que el software libre es la herramienta necesaria en la Educación. Posteriormente fue Andalucía, así como diversos países en todo el planeta los que mostraban la potencia de las tecnologías libres, pero... a la ciudadanía le sigue quedando algo difuso el tema. ¿Qué es eso del software libre? Veamos un ejemplo que sí es de uso cotidiano. De los smartphones o móviles, un gran porcentaje de los mismos usan Android. El sistema operativo que gobierna la mayoría de nuestros móviles se basa en software libre.

Es falso que el software libre sea sólo para países ricos o para momentos de bonanza económica y despilfarro, que sea muy difícil o que no funcione.
Es falso que el software libre sea sólo para países ricos o para momentos de bonanza económica y despilfarro, que sea muy difícil o que no funcione.

 

¿Es más difícil usar un móvil con Android o es menos profesional? El software libre no trata de aspectos tecnológicos, sino sociales, de cómo generar conocimiento de forma compartida, de cómo progresar sin limitaciones, de crear Sociedad. El software libre, en su visión más amplia y colectiva, es un compromiso con la democracia. Es la mejor herramienta para acabar con la crisis, luchar contra la corrupción y generar empleo. Pero es más, y de forma individual, ahora que cada día hay más ordenadores que no se pueden usar porque son algo anticuados y los sistemas operativos privativos te demandan que gastes más y más: es una gran oportunidad para probar un sistema operativo libre, construido por todos y por todas, y que usa de forma eficiente tus recursos para poner la tecnología al servicio de la sociedad.

__________

Ramón Ramón es consultor, activista y docente en Tecnologías y Comunicación.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer Consumerismo
Ya somos 39.809