Ocio

Lluvia Rojo: "Ya está bien de que las multinacionales nos sigan tomando el pelo"

Activista infatigable y animalista convencida, esta polifacética actriz-traductora-cantante se rebela contra las mentiras de ciertos políticos y, como consumidora, las de las grandes empresas.

Por Santiago Salas

Cuando llamas a Lluvia Rojo (Madrid, 1976), al otro lado del teléfono retumba la música de Los Cazafantasmas. La cabecera perfecta para presentar a esta actriz-cantante-traductora que no se cansa de luchar por lo que cree contra quien haga falta. Su perfil en Twitter concreta: Animalista-ecologista-extincionista, moderada-Epicúrea radical. Pili en Cuéntame desde hace 15 años. Y vegetariana desde hace 24, algo de lo que le repatea tener que dar explicaciones.  

Tu bio es admirable, pero agotadora.

Es verdad. Soy un poco hiperactiva y me gusta hacer de todo. Pero con todo lo que hago disfruto mucho. ¡Soy feliz! Estoy con la serie [Cuéntame]. También traduzco para la editorial Alfaguara, trabajo en Radio Nacional, compongo… Está todo bastante relacionado entre sí. Son carreras que he estudiado. Pero sí, hago mil cosas. No puedo parar quieta, lo reconozco.

Como dicen los futboleros, Lluvia Rojo entra a por todos los balones.

Claro. Porque además de todo lo que te he comentado, el activismo forma parte de mi vida. Es una parte fundamental, diría.

Pero lo que más te saca de sus casillas es...

Me irritan tantas cosas… Las injusticias y la violación de los derechos de los animales y de los derechos humanos. También del medio ambiente. Con eso no puedo. ¡Me provocan úlceras en el estómago!

Convéncenos de que este país no está para tirar la toalla.

Creo que el descontento de la gente es un motor estupendo para que cambien las cosas. Yo estoy feliz de que la gente no esté contenta ni sea conformista porque eso significa poner energía en que las cosas cambien y vayan a mejor. De tirar la toalla, nada. En absoluto. Estamos viviendo un momento muy emocionante en nuestro país y a nivel global también. El mundo está cambiando, hay que adaptarse y todo lo que sea avanzar es positivo. Son tiempos convulsos en nuestro caso concreto, ya que seguimos sin tener gobierno, pero en general son tiempos de cambio.

¿Cuando dentro de cuarenta años hagan el Cuéntame de ahora, qué se verá?

¡Pues mira, nunca lo había pensado! Me imagino que se verá que estábamos en un momento muy interesante, de cambio histórico absoluto. El panorama político será muy diferente, mucho más representativo y amplio, más plural. También se verá el hartazgo de la gente, pero es lo que hay. La vida no es sencilla y la política tampoco. Dentro de cuarenta años se verán estos días como un punto de inflexión global.

¿Qué tiene Pili [su conocido personaje en Cuéntame]? Debe ser muy buena para que no la suelten desde que empezara la serie, nada menos que en 2001.

Creo que es un personaje muy entrañable, que define muy bien a un perfil de mujer de la época. Seguro que hay mucha gente que se identifica con ella. Es una buena persona, sin dobleces raras, muy leal, que busca el bien de todos.

Políticos que están imputados por corrupción saliendo en televisión a condenar la corrupción. Papelón.

Es una vergüenza. Lo que ha pasado y lo que está saliendo es intolerable. No puede ser que esa gente siga en sus puestos cuando hay evidencias claras de casos tan gordos... ¡Esto también lo podemos apuntar entre lo que me irrita mucho!

Lluvia Rojo encarna a Pili en la serie Cuéntame.
Lluvia Rojo encarna a Pili en la serie Cuéntame.

 

La política… ¿te agota o te indigna?

Absolutamente me indigna mucho más. A ver, la política en sí me fascina, pero evidentemente no la corrupción. No puedo entender que cuando te han pillado, sigas ahí defendiendo lo indefendible, y encima no renuncies a los sueldos que te da el Estado y que pagamos todos. Me enfada semejante falta de honor. En este país faltan palabra y honor.

Tú no has tenido reparos en posicionarte políticamente con Equo. ¿Crees que el hecho de que haya actores que se identifican públicamente con algún partido o causa luego puede afectarles en su carrera profesional?

Depende de cómo lo digas. No tiene por qué perjudicar. Siempre hay que hablar con respeto a la gente, con la presunción de inocencia por delante y un montón de historias que no se deben traspasar. Si tienes todo eso claro, no debe perjudicar a nadie. No veo el motivo.

Como animalista, ¿qué te parece que Pacma obtenga 284.000 votos en las Generales, un resultado sin precedentes, y sin embargo se quede sin representación parlamentaria, habiendo superado ampliamente a varias de las formaciones que han obtenido escaños?

Para empezar, lo que falla es la ley electoral. Si fuera más justa, la historia sería distinta. Yo de todas formas no voto a Pacma, no son mi estilo, pero me parece muy positivo que haya una conciencia animalista. Y se va viendo no sólo en el número de votos que apoyan a un partido cuyas siglas hablan del animalismo, sino en lo que está pasando: fin de las subvenciones a los toros, las ciudades que se declaran amigas de los animales… Está cambiando la actitud que teníamos antes casi medieval en el trato de los animales. Vamos avanzando. Poco a poco, pero avanzamos.

El Toro de la Vega ya no muere. ¿Basta con eso?

No. Lo que hay que hacer es abolir cualquier tipo de espectáculo que contemple el sufrimiento de un animal. Es lo que te decía, son pasos que vamos dando. Esa barbarie no tenía ningún tipo de sentido, pero no basta con eso. No será suficiente hasta que se acabe por completo.

A cuento de las corridas, hemos llegado a ver a toreros y animalistas a guantazo limpio en una plaza. ¿Cómo acabará esa película?

La violencia no lleva a ningún lado. Los taurinos son súper violentos. Ha habido agresiones por parte de ellos a gente que, sin hacer nada, tratan de defender los derechos de los animales. Con esa actitud no se consigue nada. Donde se consiguen las cosas es en el Parlamento, y por ello hay que luchar.

"Los taurinos son una especie en extinción". La frase es tuya.

Sí. Y ellos lo saben, ¿eh? No se trata de que ellos estén equivocados y de que los otros tengamos la razón. Es sencillamente que los tiempos han cambiado. Estamos en 2016 y las sociedades van cambiando. La esclavitud ya no existe pero antes se veía como algo normal. Y la violencia contra las personas también. O la violencia machista en los años 60 no se veía como se ve ahora. Las sociedades evolucionan, y si ese proceso se aborda de manera positiva es porque se da una mayor protección de las personas, de los animales, y también del medio ambiente. Por eso creo que están en peligro de extinción. A las generaciones más jóvenes, los toros no les interesan un pimiento. Son cuatro a los que sí les gustan, pero al resto no. Son gente de otra época que va desapareciendo y por eso digo que están en extinción... Pero insisto, ellos lo saben.

Preparas, por cierto, un largometraje sobre maltrato animal.

Estoy en ello, sí. Se llama La herida invisible, y ahora estamos buscando financiación para lanzarlo y hablar del maltrato animal en profundidad.

Sobre el maltrato y la desatención a la cultura también se puede hablar mucho.

Se desatienden tantas cosas... Vivimos en un mundo donde la economía es lo número uno y lo demás queda en un segundo plano. Sólo lo que sea bueno para crecer económicamente es lo positivo. Lo que no sirve, en principio, o que la gente lo cree así, no es lo prioritario. Es una pena, pero es así. Lo del IVA del 21% sólo es uno de los muchos lastres que pesan sobre ella.

La actriz considera que hace falta aún mucha concienciación ecologista y animalista.
La actriz considera que hace falta aún mucha concienciación ecologista y animalista.

 

Lluvia Rojo tiene una banda, No Band for Lluvia, en la que es vocalista. ¿Qué cree ella que desafina en el sector musical?

Podríamos decir mejor que tenía una banda, porque el mundo de la música en España es un desastre... No conozco bien la industria, pero sí sé que es muy difícil. Muy complicado. Cuesta mucho avanzar.

Falta, dices, mucha concienciación animalista. ¿También ecologista?

¡Absolutamente! Claro que sí. Pero el problema básico es la educación, en lo que se les enseña a los pequeños en los colegios. Hay que enseñarles el respeto a las personas, a los animales, al medio en el que vives. Es más, ocurre lo contrario: se menosprecian todas esas cosas. Y volvemos a lo mismo: el dinero es lo que se impone. Es más importante construir que cargarme ecosistemas, o comer todos los días carne que buscar equilibrio medioambiental. El hecho de pensar en el ahora y no en el mañana nos está llevando a todo eso. Sólo con la educación se podrá invertir eso. Pero ya no sólo a los niños, sino también a los mayores. La publicidad, los mensajes en los medios de comunicación, los minutos que le dedican al medio ambiente… A veces parecen temas que a unos le interesan porque están de moda que te interese, pero luego eso no se mantiene. Es como la violencia de género, un tema al que en los debates (políticos televisados) le dedican treinta o cuarenta segundos… Eso te demuestra un poco que todo es economía, economía y economía.

Por ejemplo, FACUA denunció recientemente que el Gobierno avale el cierre en falso para los fosfoyesos de Fertiberia en Huelva. Quizá, además de concienciación, también sobre la complicidad política para con las empresas privadas.

Conozco el caso, claro... Es que lo que prima es el dinero. Volvemos a lo mismo, a los valores que se alejan mucho de los que para mí son importantes. El problema es más profundo, y quienes en teoría deben poner los medios para variar eso no lo hacen.

...Ni tampoco actúan para luchar contra los fraudes que cometen a costa de los consumidores.

¡Por supuesto! Que dejen ya de tomarnos el pelo sobre todo las multinacionales, las empresas grandes, que repiten fraudes, timos... Las que financian estudios que te dicen que comas o bebas algo porque en realidad es lo que les interesa. Me parece muy fuerte. Es increíble que eso se permita por parte de los gobiernos.

__________

Los tres de Lluvia Rojo

Tres películas: La trilogía Antes del amanecer (1995), Antes del atardecer (2004) y Antes del anochecer (2013).

Tres libros: Está leyendo ahora El libro de los Baltimore (Joël Dicker), pero confiesa que podría citar "mil" libros..

Tres referentes: Todos aquellos que dedican su vida a los demás, o por el medio ambiente: "Ellos son los que de verdad me hacen llorar".

Tres programas de televisión: Se declara "megafan" de Juego de Tronos. También de los informativos. Y confiesa un pequeño secreto: "Cuéntame no siempre la veo...".

Tres momentos históricos: El actual: "En estos años están pasando muchas cosas que, en el futuro, serán trascendentales en la historia".

Tres lugares para visitar: A elegir entre el Sudeste asiático o de Centroamérica.

__________

Santiago Salas es periodista y miembro del equipo de redacción de Consumerismo.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer Consumerismo
Ya somos 41.006