La Junta de Extremadura multa con 42.120 euros a Carrefour por vender aceite de oliva a pérdidas

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos denunció en 2014 una promoción en la que ofrecía el litro de aceite de oliva virgen a 1,89 euros, precio imposible de vender sin estar por debajo del coste.

La Junta de Extremadura multa con 42.120 euros a Carrefour por vender aceite de oliva a pérdidas

Tras la multa de Madrid a El Corte Inglés, la Junta de Extremadura ha sancionado a la multinacional francesa Carrefour con 42.120 euros por vender aceite de oliva por debajo de los costes de producción, según informa el diario El País. Esta práctica fue denunciada por el sindicato agrario Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en 2014.

El sindicato denunció en 2014 a Carrefour por lanzar una promoción en la que ofrecía el litro de aceite de oliva virgen a 1,89 euros, precio imposible de vender sin incurrir en pérdidas.

En este caso, la organización agraria se ha mostrado más satisfecha con la cuantía de la multa, ya que considera que "se acerca más" al perjuicio económico que este tipo de venta, a pérdidas, provoca en el sector productor del aceite de oliva, aunque reclama a las comunidades autónomas que penalicen este tipo de prácticas con sanciones de una cuantía "suficientemente disuasoria".

Madrid ya ha sancionado a El Corte Inglés

La Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid notificó a la UPA la multa de 3.005,70 euros a El Corte Inglés por la venta a pérdidas de aceite de oliva. La resolución de Consumo de Madrid califica la infracción como "grave", pero sin embargo la sanción prevista a imponer resulta mínima. La UPA, pese a mostrar su alegría por la multa, ha considerado"evidente" que es "ridícula" para un gigante de la distribución como El Corte Inglés.

El precedente de Murcia

De hecho, no es Madrid la primera que ha notificado una sanción por esta misma razón. En concreto, la Región de Murcia ya impuso en marzo de 2015 una multa a Carrefour, Lidl y Día de 10.000, 9.000 y 6.000 euros respectivamente por vender distintos productos a pérdidas, entre ellos aceite. 

La Ley de la cadena alimentaria prohíbe las ofertas abusivas y el uso de productos reclamo por ser prácticas que perjudican a los productores al hundir el precio de los alimentos y suponer un engaño a los consumidores, ya que, según la UPA, las empresas recuperan el margen perdido mediante la venta de otros productos.

Ya somos 190.688