FACUA ya ha logrado indemnizaciones para más de la mitad de sus socios intoxicados por pollos del Grupo Sada

Las indemnizaciones oscilan entre 142 y 2.065 euros por afectado.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ya ha logrado indemnizaciones para sesenta y dos de los 120 intoxicados por pollos del Grupo Sada que se asociaron a la organización para defender sus derechos. Estas indemnizaciones representan hasta ahora un montante de 32.748 euros y oscilan entre 142 y 2.065 euros por afectado.

FACUA continúa negociando actualmente las indemnizaciones para otros cincuenta y ocho socios afectados por la intoxicación masiva que se produjo en todo el país en los pasados meses de julio y agosto. La mayor o menor cuantía de las indemnizaciones ha dependido, como anunció la Federación en agosto, de la aportación de pruebas que demuestren los perjuicios causados, como días de hospitalización y baja, gastos de viajes en taxis y comidas o pérdida de viajes de vacaciones.

La alerta alimentaria estalló tras detectarse la presencia en el mercado de pollos asados precocinados de las marcas Pimpollo y Sada contaminados con salmonella. El caso volvió a poner de manifiesto la necesidad de reforzar la cantidad y la calidad de los controles de las administraciones públicas.

La Federación representa los intereses afectados de dieciocho provincias de las comunidades de Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid y Murcia.

Las comunidades autónomas registraron más de 2.500 intoxicados, entre ellos un anciano que falleció en la Comunidad Valenciana, aunque el número podría ser mucho mayor. Valencia, Murcia, Alicante y Ciudad Real fueron las tres provincias con mayor número de intoxicados, según los datos de las comunidades autónomas recopilados por FACUA. Por autonomías, la Comunidad Valenciana fue donde se registraron más intoxicados, seguida de Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia.

La contaminación se produjo como consecuencia de irregularidades en las instalaciones empleadas por la empresa para el suministro de la salsa, las cuales habían sido modificadas, al igual que los componentes de la salsa, sin comunicarlo a los servicios de inspección castellano-manchegos, comunidad donde tiene su sede la empresa.

El Ministerio de Sanidad y Consumo anunció durante la alerta alimentaria una posible sanción, coordinada con las comunidades autónomas, para repercutir al Grupo Sada, perteneciente a la multinacional holandesa Nutreco, los gastos ocasionados a la Sanidad Pública, de la que no han trascendido más noticias. El Gobierno de Castilla-La Mancha ha impuesto a la empresa una sanción de 613.000 euros, que FACUA considera poco significativa teniendo en cuenta que en 2004 facturó más de 450 millones de euros y el importante número de afectados por la intoxicación.

Ya somos 203.748